Sociedad • Debate en la iglesias

La educación sexual, en manos de Dios

Como el aborto, la educación sexual en las escuelas tampoco ha pasado desapercibida para los representantes de diversas religiones. Desde el apoyo irrestricto hasta la oposición más férrea, las posiciones varían de credo en credo.

J. Macchi, C. Arias, B. Barzi, I. Tkaczek, C. Cristalde y M. González // Viernes 28 de diciembre de 2018 | 20:53

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Antes de retirarse, Héctor Aguer, ex arzobispo de La Plata, fue una de las voces católicas más fuertes contra la educación sexual en las escuelas. (Foto: Télam)

Cada religión tiene sus fundamentos, sus propias razones y motivos de discusión acerca de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) aunque todos concuerdan en una cosa: su importancia. Y ya no solo para cuestiones referidas a la prevención de enfermedades sexuales o embarazos no deseados, sino que ahora las cuestiones de género han tomado mucho impulso y exigen ser debatidas desde la adolescencia en los colegios, frente a lo cual no hay fe ajena a esta cuestión.

 

En octubre, la Comisión Episcopal de Laicos y Familia y la Comisión Episcopal de Educación de la Iglesia Católica reivindicó la importancia de la educación sexual integral de los jóvenes a través de la "insustituible tarea y derecho" de los padres con el apoyo de la escuela y sus elementos teóricos, científicos y pedagógicos. No obstante, dentro del catolicismo, hay quienes se han opuesto de forma muy tajante en el pasado. Como el ex arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, quien, en su momento, lideró la critica a la ley provincial 14.744 de Educación Sexual Integral aprobada por la Legislatura bonaerense tildando de inconstitucional el artículo 6, donde se pide ayudar al alumno a que elija su orientación sexual. “La Constitución provincial de 1994, en su artículo 199, establece que la educación tendrá por objeto la formación integral de la persona, formando el carácter desde los principios de la moral cristiana”, sentenció entonces y destacó que "resulta indispensable entonces, ser sumamente cuidadosos con los contenidos a transmitir”.

 

El pastor Marcelo Gómez coincide con ese rechazo. Opina que "para abordar la sexualidad en las escuelas, tienen que ir expertos, y más cuando se trata de chicos que recién comienzan en este camino. Usar penes de juguete para ponerles un preservativo no me parece una manera correcta de concientizar a los chicos de secundaria”.

 

El tema recorre todas las religiones y muchos ya hace varios años la aplican en su aprender religioso. Ari Berim, rabino, cuenta que para él la educación sexual es fundamental, porque conocernos y saber de qué forma funciona nuestro cuerpo es lo que nos diferencia de los animales. “En el judaísmo no existen 'tabúes', si un niño/adolescente tiene una pregunta hay que saber responderles acorde a la mentalidad del chico, pero nunca dejarlos sin respuesta, remarca.

 

Por último, Eduardo Rodríguez, obispo de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días (que centraliza el culto conocido como "mormón"), respalda la iniciativa aunque se muestra algo desconfiado respecto a cómo se implementa: "No es que esté en desacuerdo, pero sí me parece que hay que tener cuidado con quién va a ser la persona que hable sobre este tema. No me parece que una persona ajena a mi familia eduque a mis hijos sobre su sexualidad y se anteponga a mis principios”.

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter