Sociedad • Cambio de paradigmas

Juguetes con "E": cuando jugar no tiene género

Emplazada en el corazón de Palermo Queen, IKITOI nació en 2014 con una propuesta novedosa de productos libres de género, abiertos y sustentables. Sus fundadores cuentan las dificultades que enfrentaron para sembrar su filosofía en un mercado de identidad binaria.

C. Gelabert Bengtsson, J. Gómez Tiutiunnyk, M. Maldonado y A. Marchese // Jueves 20 de diciembre de 2018 | 10:54

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Ni "para nenes" ni "para nenas": los juegos de ITIKOI no responden a una lógica binaria. 

IKITOI deriva de la combinación de "iki" -término japonés que significa "sofisticación", "originalidad" e "ingenio", expresados de manera directa y sin complicaciones- y de "toi", representación de la palabra "juguete" (en inglés, "toy"), modificada con la i latina. En Argentina, IKITOI es una fábrica que invita a jugar sin pensar en nenes y nenas.

 

Ubicada en el corazón del barrio porteño de Palermo, IKITOI nació en 2014 de la mano de los diseñadores industriales Laura Lospennato y Manuel Saintotte.Nos basamos en tres ejes principales: que los juguetes debían ser libres de género, abiertos (que permiten muchas posibilidades de juego), y que trabajaríamos en la creación de juguetes con materiales reciclados y reciclables”, recuerda Manuel. Partiendo de la teoría lúdica que fijaron, explica que desde el diseño, no podían clasificar los productos en juguetes para nenes o nenas ya que debían abrir la posibilidad de que fueran lo que cada niño o niña quisiera y no limitarlo.

 

Paloma, empleada de IKITOI que se sumó al equipo de trabajo en 2015 y que le dio un contenido teórico a lo que Laura y Manuel soñaban, señala: “La idea de los juguetes abiertos nace, no solo desde la temática de género, sino también desde la filosofía general de IKITOI, que apunta a que sean juguetes con el que cada niño o niña tenga espacio y herramientas para crear”.

 

 

Con el objetivo de formar una empresa de juguetes, Manuel y Laura sumaron al proyecto a los actuales socios y cofundadores de la juguetería, Emiliano, Juan y Facundo, y comenzaron a trabajar en el concepto de IKITOI y en cómo debían ser sus productos. Ingresar en el mercado para IKITOI y su filosofía de juguetes libres de géneros no fue sencillo: la estrategia de venta fue cambiando a medida que el equipo de trabajo aprendió de sus dificultades.

 

Nuestra primera estrategia fue la de ir por jugueterías o grandes canales de venta, pero nos dimos cuenta de que nuestra temática era muy específica y que teníamos que intentar comunicarnos con nuestros clientes de manera más directa, afirma Manuel. Las redes sociales y la web de la fábrica de juguetes empezaron a ganar peso hasta convertirse en el canal directo con los potenciales clientes en lugar de competir en la góndola con otros productos con mayor desarrollo de packaging y comunicación tradicional.

 

El contacto de IKITOI con sus clientes se volvió más directo y en base a eventos donde muestran sus productos con los que los niños y niñas pueden jugar. Hay además un showroom para testear los juguetes. Para las fechas especiales, como el Día del Niño o Navidad, el showroom permanece abierto y en cualquier momento del día se puede asistir para jugar y probar los productos.

 

Los clientes pueden acercarse al showroom en Palermo para probar los productos.

 

“Nosotros hacemos juguetes. Con todo lo que vino pasando a nivel social en el país se armó un contexto que está buenísimo para nosotros”, explica Manuel, en referencia a los movimientos feministas que tomaron impulso en los últimos años en Argentina defendiendo la igualdad de género. En este marco, para IKITOI el concepto de los juguetes libres de género cobró gran relevancia, ya que hoy parte de la sociedad empieza a entender la propuesta de que los juguetes no tienen que ser exclusivamente para niños o niñas.

 

“La división dual de los juguetes según el género nace en esta división del mundo en dos polos: uno masculino y uno femenino, donde el segundo está muy vinculado con la debilidad”, marca Paloma. Y destaca también que esta dualidad que asocia lo masculino a lo fuerte y lo femenino a lo débil se plasma en los juguetes y que no es casual que los juegos destinados a las nenas se relacionen con las tareas domésticas o con la belleza, reproduciendo un estereotipo social, mientras que al varón se lo asocia con la fuerza y la acción.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter