Sociedad • Un rebusque ante la crisis económica

El regreso del trueque

Debido a la inflación y la enorme caída del poder adquisitivo, los sectores más vulnerables volvieron a recurrir al método de intercambio de mercaderías y servicios que tuvo un auge durante la crisis de 2001. Actualmente, y solo en el conurbano bonaerense, hay 245 espacios dedicados a esta actividad.

C. Agüero, N. Roldán y C. Aguilar // Jueves 18 de octubre de 2018 | 15:24

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Crédito de la Red Global del Trueque. (Foto: Cintia Aguero)

Según los últimos datos arrojados por el INDEC en lo que va del 2018, el aumento de precios acumula un 24, 3 % y en doce meses un 34, 4 %. Estos índices se traducen en la inflación que viene sufriendo el argentino y argentina desde hace tiempo. Acompañado de esta inflación comenzó a hacerse cada vez más visible la práctica del trueque, postal que recuerda a la crisis del 2001- 2002. 
 
La acción de dar una cosa y recibir otra a cambio ha ido mutando con el correr de los años o paradójicamente, con la suba de la inflación. Si bien no existen datos oficiales que permitan saber cuántos espacios de intercambios existen en este momento, un relevamiento realizado por la organización Barrios de Pie en el mes de abril detecto 245 espacios de trueque en el conurbano bonaerense. El coordinador de la organización, Daniel Menendez, considera que estos espacios, que se realizan al aire libre, en plazas, o en una casa, visibilizan la pobreza.
foto
“Con la situación actual del país comenzamos a organizarnos para ayudarnos entre todos y todas a mediados de junio de este año”, contó Florencia Amaya, una de las administradoras del trueque que se realiza en la estación Sol y Verde de la localidad bonaerense de Jose C. Paz. Además Florencia destacó que se intercambian cosas nuevas o usadas pero lo que más se busca es mercadería y comida. 
foto
Jesica Galera es una de las organizadoras y administradoras del trueque cambio por mercadería, sede San  Miguel. Comenzó con el trueque en su casa en abril de 2016 pero el número de asistentes fue creciendo y ya no cabían en su hogar. Hoy el canje lo realizan en la vieja estación de San Miguel los lunes y viernes y los sábados en la sede del PJ de Muñiz. Se estima que los días lunes concurren aproximadamente 100 personas y los viernes entre 300 a 400. “Es lamentable que existan estos espacios porque son producto de la crisis económica que estamos atravesando pero a la vez son una salvación para muchas familias que se les complica mantener la economía del hogar”, dijo Galera. 
video
 “Durante la crisis del 2001/02 todos los que estamos acá (en referencia a las personas que los sábados por la tarde se juntan a trocar en un casa) estuvimos en trueques de más de mil personas. Fue una situación muy especial, no había menos de 100 clubes de trueques funcionando en simultáneo por día. Todo estaba replegado y el truque se volvió lo que nunca pensó ser: una sociedad de beneficencia, un refugio, una sociedad de contención. Hoy no estamos en esa situación pero todo puede ocurrir”, comentó Daniel Ravena, uno de los fundadores en 1995 de la Red Global del Trueque. 
Foto 
Por otro lado Ravena opinó que lo que aumenta hoy son las ferias informales donde el primer contacto que se hace es realmente para trocar pero al no ver la necesidad del otro, característica del trueque, el foco se desvía y en muchas de estos espacios comienza a circular el dinero, “que es justamente lo que hoy escasea”, sentenció.  
Cada espacio tiene sus reglas, así en “trueque por mercadería” una de las normas es que siempre alguna de las partes que realiza el intercambio tiene que llevarse mercadería y no se intercambia productos que tengan cadena de frio. Se le otorga un valor a la cosa, el cual en la actualidad es de $ 30, pero puede variar con la inflación. Por su parte en el espacio de Jose C. Paz la oferta y demanda se da través de las redes sociales y el intercambio se lleva a cabo los martes y jueves, solo los sábados tiran la manta (es decir una persona concurre al lugar y ahí mismo realiza la oferta). En la Red Global del Trueque respetan las normas de higiene y apuntan al truque para productores de bienes y servicios y al igual que en el 2001 siguen utilizando los créditos que tienen una fecha de vencimiento. 
Foto

Según los últimos datos del INDEClos precios acumulan un alza del 24,3 por ciento en lo que va de 2018, y de 34,4 por ciento en un año. Estos índices traducen el golpe al bolsillo que vienen sufriendo los argentinos. A la sombra de esa inflación comenzó a hacerse visible el trueque, postal que recuerda la crisis de 2001. La acción de dar una cosa y recibir otra a cambio ha ido mutando con el correr de los años o, paradójicamente, con la suba de la inflación.

 

Si bien no hay datos oficiales sobre cuántos sitios de intercambio existen en este momento, un relevamiento realizado por la organización Barrios de Pie en abril último detectó 245 espacios de trueque en el conurbano bonaerense. El coordinador de la organización, Daniel Menéndez, considera que el hecho de que las familias se congreguen en estos espacios, que suelen ser plazas o casas, visibilizan la pobreza.

 

        El club del trueque del partido de José C. Paz inicia una nueva jornada

 

"A mediados de junio comenzamos a organizarnos para ayudarnos entre todos y todas”, cuenta Florencia Amaya, una de las administradoras del trueque que se realiza en la estación Sol y Verde de la localidad bonaerense de José C. Paz. Amaya destaca que se intercambian ropa y objetos nuevos o usados, pero lo que más se busca es comida.

 

  Vecinas y organizadoras intercambian ropa, objetos y, sobre todo, comida

 

Jéssica Galera es una de las organizadoras y administradoras de las reuniones de intercambio que tienen sede en San Miguel. Comenzó con el trueque en su casa en abril de 2016, pero el número de asistentes fue creciendo y por eso buscó un lugar más grande. Hoy el canje se realiza en la vieja estación de San Miguel los lunes y viernes, mientras que los sábados la gente se congrega en la sede del Partido Justicialista de Muñiz. Se estima que los lunes concurren aproximadamente 100 personas y los viernes, entre 300 y 400. "Es lamentable que existan estos espacios porque son producto de la crisis económica que estamos atravesando. Pero a la vez son una salvación para muchas familias a las que se les complica mantener la economía del hogar, dice Galera.

 

    Trueque organizado por Jéssica Galera en San Miguel

 

"Durante la crisis de 2001 y 2002, todos los que estamos acá (en referencia a las personas que los sábados por la tarde se juntan a trocar en un casa de la Ciudad de Buenos Aires) estuvimos en trueques de más de mil personas. Fue una situación muy especial, no había menos de 100 clubes de trueques funcionando en simultáneo por día. Todo estaba replegado y el truque se volvió lo que nunca pensó ser: una sociedad de beneficencia, un refugio, una sociedad de contención. Hoy no estamos en esa situación, pero todo puede ocurrir”, comenta Daniel Ravena, uno de los fundadores en 1995 de la Red Global del Trueque.

 

Por otro lado, Ravena opina que lo que ha aumentado son las ferias informales. Allí con el primer contacto se busca trocar, pero al no ver la necesidad del otro, característica del trueque, el foco se desvía y en muchos casos comienza a circular el dinero, “que es justamente lo que hoy escasea”, asegura.  

 

Rubén Ravena e integrantes de la Red Global del Trueque (Foto: Cintia Agüero)

 

Cada espacio tiene sus reglas. Una de las normas del “trueque por mercadería” es que alguna de las partes debe llevarse mercadería y no se intercambian productos que tengan cadena de frío. En este espacio se otorga un valor a las cosas -en la actualidad, de 30 pesos-, que por supuesto puede variar con la inflación. Por su parte, en el espacio de José C. Paz la oferta y demanda se dan a través de las redes sociales y el intercambio se lleva a cabo los martes y jueves. Solo los sábados "tiran la manta", es decir, las personas concurren al lugar y ahí mismo realizan la oferta.

 

En la Red Global del Trueque respetan las normas de higiene y apuntan al truque para productores de bienes y servicios. Al igual que en 2001, siguen utilizando los créditos que tienen una fecha de vencimiento.

 

El trueque experimenta un resurgimiento como opción para quienes necesitan cubrir los requerimientos básicos de sus familias con un ingreso insuficiente y, muchas veces, en medio de situaciones de soledad y emergencia. Así, el trocar (como lo llaman los habitué del intercambio) no solo ayuda en la economía del hogar, sino que también es un espacio de contención y solidaridad. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter