Sociedad • ENTREVISTA

"Nadie se hizo cargo"

El marido de Syra Franconetti fue secuestrado junto a su hijo Eduardo el 17 de febrero de 1977. A él lo liberaron horas más tarde; al muchacho, no. Ese mismo día, los grupos de tareas se llevaron a Ana María, también hija del matrimonio, en Sarandí. Desde entonces Syra comenzó a movilizarse para encontrar a sus chicos. La búsqueda persiste hasta hoy.  

Juan Manuel Arana // Jueves 27 de septiembre de 2018 | 15:09

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"La única forma de que no militaran hubiera sido atarlos a la cama", dice Franconetti cuando recuerda a sus hijos desaparecidos.

-¿Qué fue lo primero que hizo después del secuestro de sus hijos?
-Ir a Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas. Sabía que podía acercarme a ese lugar porque las desapariciones venían ocurriendo desde 1974, con el Gobierno de Isabel Perón. No me puedo olvidar de que en 1975 aparecía casi todos los días la noticia de una persona muerta. También fui a la comisaría 40 del barrio de Flores con mi marido y nos trataron como a unos delincuentes. Nos decían que no teníamos pruebas de que nuestros hijos hubieran sido secuestrados.

 

-¿Cómo se portó la Iglesia con las madres que habían perdido a sus hijos?

-La Iglesia no ayudaba nada. Fue cómplice de la dictadura, al igual que Jorge Bergoglio, que hizo lo menos que pudo. Podría haber hecho mucho más. Ahora lo llaman progresista, pero en ese momento no excomulgó a (Jorge Rafael) Videla por los genocidios.

 

-Sus hijos Eduardo y Ana María formaban parte de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). ¿Cómo veía esa militancia en plena dictadura?

-La única forma de que no militaran hubiera sido atarlos a la cama. En esa época había que vivir la situación y ellos decidieron salir a las calles. Todos sus compañeros hicieron lo mismo. Eran 19 estudiantes y sólo quedaron dos con vida.

 

-¿Qué postura tiene con respecto a la división de Madres de Plaza de Mayo en 1986?

-Es lamentable, pero también inevitable en aquel momento. Las Madres de Línea Fundadora se sentaron a dialogar con (Raúl) Alfonsín y Hebe de Bonafini no quería saber nada. Admiro mucho su valentía, pero es una persona muy autoritaria que se pone por encima de todo. En una reunión una chica joven quiso hablar por la desaparición de su hermana y ella no la dejó. Le dijo: "Vos no sos madre". Fue algo insólito. Solo había que escucharla.

 

-¿Cuál piensa que fue el Gobierno que más hizo por los Derechos Humanos?

-El kirchnerista fue el único que tuvo una política oficial de Derechos Humanos. Hay que tener mucho cuidado con el Gobierno de (Mauricio) Macri porque se pueden retroceder muchos pasos y me da miedo la ignorancia de la sociedad frente a eso. La medida del 2x1 para los genocidas fue un golpe muy duro luego de tantos años luchando para que cumplan la condena que les corresponde.

 

-El caso ABO III, en el cual aparecían sus hijos, se cerró el año pasado y fueron condenados siete militares. ¿Le quedó algo por resolver?

-Si bien se hizo justicia para muchas familias, es un dolor muy grande el no haber encontrado a los represores que se llevaron a mis hijos. En esta causa se condenó a siete militares por participar de torturas en las fechas en las que fueron secuestradas otras personas. Por ahora no aparecieron militares responsables de hecho perpetrados el día que se llevaron a mis hijos. Nadie se hizo cargo, y a medida que pasa el tiempo es más difícil porque los represores se mueren. Es vergonzoso el tiempo que tardan los juicios.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter