Sociedad • #RenovaciónEvangélica

El matrimonio igualitario divide al anglicanismo

La discusión por el casamiento entre personas del mismo género enfrenta a los partidarios del culto, al punto que existe posibilidad de quiebre si no se logra un consenso. 

J.M. CALIGIURI, F. FERRARI y F. OSÉS // Viernes 30 de noviembre de 2018 | 14:31

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El primer casamiento anglicano en Argentina fue entre Jesús Regules (30) y Jonathan Díaz (28).

En el amplio espectro que abarcan las diferentes ramas del cristianismo, el anglicanismo es una de las iglesias evangélicas más tradicionales, con la tercera comunidad cristiana más grande del mundo después de la iglesia católica apostólica romana y los cultos ortodoxos orientales.

 

Al separarse de la iglesia católica en 1534, desconocer la autoridad del Papa y rechazar una estructura jerárquica rígida, el anglicanismo se convirtió en una comunión amplia y tolerante frente a los diferentes grupos que se consolidaron dentro de ella. Esta actitud inclusiva y la oposición general a una bajada de línea han provocado debates constantes en el transcurso de la historia anglicana, debates que hoy se intensifican ante un contexto cada vez más desfavorable para cualquier postura conservadora. Claro ejemplo de esto es la inclusión de mujeres en el clero, aprobado en Inglaterra en 1992 después de 20 años de intensas discusiones internas.

 

Siempre habían logrado superar los desacuerdos hasta hoy, cuando una controversia amenaza por primera vez en separarlos para siempre: el casamiento igualitario.

 

 

“A nivel mundial la iglesia anglicana se encuentra en un proceso muy complicado para mantenerse unida. Hay una gran polarización entre los que están de acuerdo y en desacuerdo con esta cuestión”, sostiene Mónica Tompkins, pastora de la parroquia de Todos los Santos, en la ciudad de Quilmes.

 

El problema surgió cuando distintas iglesias en el mundo comenzaron a manifestarse a favor del matrimonio igualitario. No solo para darles la posibilidad a sus fieles, sino también a favor de que los mismos clérigos puedan hacerlo. “Hubo una separación dentro de la comunidad mundial, a tal punto que se suspendió a la iglesia anglicana estadounidense por tres años. No la dejaron participar en las conferencias ni en las comisiones de diálogo que se realizan periódicamente”, asegura Osvaldo Balbin, empleado administrativo y fiel de la parroquia San Juan Bautista ubicada en el Microcentro.

 

La postura oficial en la Argentina es en contra del matrimonio igualitario. Sin embargo, existe una iglesia anglicana en la provincia de Mendoza que ha comenzado a realizar matrimonios con personas del mismo género: se trata de la parroquia de Nuestra Señora del Valle, ubicada en San Roque, Mendoza, la cual forma parte de lo que se considera el anglicanismo libre. “Nosotros estamos más alineados al pensamiento de Estados Unidos, incluso tenemos clérigos y eventualmente tenemos diáconos que pertenecen a la comunidad LGTBIQ”, afirma Gerardo Bustamante, pastor de la parroquia.

 

El primero en el país

El primer casamiento en la Argentina se realizó el 15 de julio de 2016, en el aniversario de la sanción de la Ley de matrimonio igualitario, entre Jesús Regules (30) y Jonathan Díaz (28). “Ya hacía tres años que estábamos casado por la parte civil, pero nos faltaba la bendición espiritual. Era algo que veníamos buscando desde hace tiempo y las demás congregaciones no nos daban la posibilidad de realizar, afirma Regules.

 

Justin Welby, actual Arzobispo de Canterbury

 

La unión entre personas del mismo sexo genera una profunda división entre anglicanos. “En nuestra diócesis, dentro del paraguas de la iglesia anglicana oficial, sin duda que no ha habido ningún matrimonio igualitario. Supimos de una iglesia anglicana donde se dieron estas uniones, pero la realidad es que nosotros no la llamaríamos anglicana porque no es parte de la comunión oficial, sostiene Tompkins.

 

Bustamante, en cambio, sentencia: “Si bien no estamos alineados con la Iglesia anglicana tradicional, que tiene su referente en el obispo de Canterbury, tenemos su reconocimiento como miembros del anglicanismo. La diferencia es que nosotros tenemos una mirada más pluralista. Todo lo religioso entra en una lectura de los textos sagrados, y todo aquel que lee lo hace posicionado desde un determinado lugar. Y sin dudas que la mirada actual de la sociedad es una mirada binarista y heteronormativa, la cual termina contaminando la lectura de esos textos”.

 

Dentro de la comunidad anglicana, que cuenta con más de 85 millones de fieles alrededor del mundo, el 50 por ciento dice estar a favor de que los casamientos entre personas del mismo género, según un informe presentado por la consultora NatCe en 2017. Este estudio muestra que ha crecido un 3 por ciento la cantidad de laicos a favor de esta unión en comparación al 2014.

 

Si bien aún son minoría las iglesias que decidieron otorgar el matrimonio igualitario, cada vez son más las que cambiaron su parecer. Sin embargo, las ramas más conservadoras parecen no dar el brazo a torcer, por lo que será cuestión de tiempo para ver si el anglicanismo puede permanecer unido, una vez más, a pesar de sus diferencias.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter