Sociedad • Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo

El 13J de las MuMaLá: un día verde y feminista

La organización feminista se organizó desde temprano para la vigilia del miércoles de 13 de junio, día del debate sobre la despenalización del aborto. 

Silvia Guzmán Coraita // Jueves 14 de junio de 2018 | 02:44

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Las MuMaLá colgaron su bandera antes del amanecer del 13J. (Fotos: Silva Guzmán Coraita)

-¿Cómo hacemos para que no se caiga?- dice una de las militantes con el pañuelo verde en el cuello.

 

Patricia está parada sosteniéndola. Tiene los ojos grandes, y el pelo corto. En esa lucha a viento y frío, se da cuenta de que ni ella ni sus compañeras tienen precintos, soga o alambre para atar la bandera en las vallas puestas por la Policía Federal. La espera se hace eterna, el frío cala los huesos, y todavía es de noche.

 

Agustina,una militante de MuMaLá, (Mujeres de la Matria Latinoamericana) bajita de pelo corto con rulos, abrigada con guantes y bufanda, llega corriendo para avisar que hay un lugar en la esquina de Entre Ríos y Rivadavia sobre el vallado. Si se apuran ahí podrán colocar una de las banderas más grandes que tiene preparada la organización. Avisa al resto de sus compañeras, que deben apurarse antes de que ocupen ese lugar. Ya hay casi 20 agrupaciones instaladas.

 

Entre seis chicas, estudiantes de primer año de distintas carreras de la Universidad de Buenos Aires, “las hijas revolucionarias” como las llama Paola, abogada e integrante de la agrupación MuMaLá, suben la bandera. “Ellas saben decidir por sus cuerpos y son libres”, comenta Paola, mientras las observa. La bandera de diez metros de largo y color verde que dice con letras grandes en blanco “Aborto Legal, ahora es cuando” queda desplegada. El viento no las ayuda y se suman tres chicas más, entre ellas la coordinadora general de MuMaLá Capital, Fernanda González, que pide por teléfono que manden 10 chicas, porque se hace imposible sostener la bandera.

 

Comienza a amanecer y con la claridad llega una soga larga. La trae otra chica, viene apurada, casi corriendo, está envuelta en una frazada. Pueden atar la bandera a la valla. Mientras se abrazan vuelven a las carpas.

 

A las siete de la mañana, las chicas de Mumala comienzan a prepararse, van y vienen trayendo volantes, cajas y sillas desde una oficina ubicada en el Palacio Barolo hasta la carpa que instalaron frente a la plaza de los dos Congresos, en la esquina de Rodríguez Peña y Rivadavia.

 

Fernanda González lleva un aro en la naríz, tiene menos de 50 años y viene gestando desde 2015 “la marea verde”. Llegó a la mañana al Congreso casi sin dormir. Pasó la noche anterior chateando con sus compañeras para ultimar detalles. Mientras va y viene como el resto de las chicas. En su cara se puede ver el nerviosismo y la ansiedad que tiene. “Estoy pensando en todas las actividades que tenemos programadas para hoy, y ultimando detalles. Pensando ¿qué vamos a comer y donde van a descansar las chicas?, porque la jornada será extensa”, dice.

 

 

Mientras tanto, trata de gestionar una acreditación para poder acceder al Congreso durante el debate, para seguir convenciendo a los diputados indeciso. Hace más de una semana que vienen organizándose con otras agrupaciones, “que son muchas”, aclara González, como el colectivo de actrices. “Ellas ayudaron mucho aportando sus voces en los medios, también fue un gran apoyo el de la revista “MU” de Claudia Acuña y la diputada Victoria Donda, quien ocupó un lugar muy importante y transversalizó el debate. Esas caras concretas y conocidas por la mayoría de las personas son las que ayudaron a sostener éste proyecto”.

 

***

 

En la carpa principal de 6 metros por 2,5 de ancho, cuelga una soga hecha de tul de la que más tarde colgarán bombachas de colores. Esas bombachas son en respuesta a lo que algunos diputados les dijeron a las militantes a favor de la Ley de Despenalización del aborto, meses atrás en el Congreso: “Piensan con la bombacha”. Entonces, MuMuLá contestó que sí piensan con las bombachas y por eso organizaron una charla sobre “El deseo y el placer de disfrutar la sexualidad”.

 

Dos de las “hijas revolucionarias” pintan a todas aquellas chicas que fueron a la vigilia y ahora hacen fila para ser maquilladas. Mientras que a un costado se forma una ronda de mujeres, toman mate, mientras conversan sobre la última charla, a cargo de Denise Santana, candidata a concejal en Brasil, que habló sobre el asesinato y lo que significó la pérdida de Marielle Franco, activista brasileña de los derechos humanos y consejal del Partido Socialismo y Libertad, asesinada al finalizar un acto político.

 

- Nos quedamos sin materiales para maquillar-, dice Lucía Cabrera, una militante de MuMaLá y la primera en denunciar el acoso callejero.

 

 

Lucía es bajita y audaz, tiene el pelo muy cortito y es un torbellino que va y viene y que constantemente se ríe. “Hoy se debate por lo que vengo luchando hace tres años”, dice en medio de ese ida y vuelta. Junto a otras jóvenes de la organización se escapa hasta Once para comprar a materiales para seguir pintando a todas las chicas que quieren tener una banderita verde en la mejilla o una mariposa.

 

- MuMalá trata temas muy difíciles- cuenta Paola en un tono amable y casi nunca con fastidio. - Lo que hacemos es tratar de llegar con un mensaje amable, y le ponemos color a esas historias, con flores y mariposas. Al estilo de Britney y por eso al maquillaje artístico lo bautizó una compañera como la “britneyficación”.

 

A las ocho de la noche en la Plaza de los Dos Congresos se arriman mujeres que recién llegan y muchas chicas jóvenes, de 16 y 17 años.

 

-Hace un par de años que vemos este fenómeno del empoderamiento de las nuevas generaciones y lo están haciendo carne.

 

Cuando la vigilia ya lleva más de doce horas, en la carpa comienza el fogón. Lucía saca una guitarra, sus amigas reparten cancioneros y proponen combatir el frío entonando conocidas canciones de rock nacional, mientras esperan los resultados de ésta histórica jornada en el Congreso.

 

-Pasemos el frío cantando-, dice Lucía, que constantemente se ríe.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter