Sociedad • Salud

Impresiones 3D: una tecnología que revoluciona (también) la medicina

Las impresoras 3D llegaron para cambiar la forma en que producimos objetos. Desde el principio, sus impresiones estuvieron orientadas a la salud, a la posibilidad de ayudar tanto a pacientes como a los médicos.

Brenda Schultz // Lunes 16 de abril de 2018 | 17:17

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Periodicamente, Atomic Lab organiza "Manotones", jornadas largas de producción y reparto de prótesis producidas con impresión 3D (Fotos: FB Atomic Lab).

Gracias a los avances tecnológicos, las impresiones 3D lograron ser aplicadas en ámbitos médicos. Prótesis, biomodelos y muletas anatómicas son algunos de los diversos usos que se puede otorgar a esta nueva invención.

 

Los últimos 50 años de historia se han caracterizado por un avance vertiginoso en lo que a la ciencia respecta. Los médicos utilizan cada día más y mejores tecnologías a la hora de atender a sus pacientes. Pero la última innovación en el área es la aplicación de las impresoras 3D: unas máquinas que crean objetos tridimensionales mediante la superposición de capas de un determinado material. Aunque este sistema se emplea cada vez con mayor con frecuencia y especialistas de numerosos campos examinan sus diferentes usos, todavía hay miles de personas que no conocen su gran potencial.

 

En Argentina surgieron considerables industrias abocadas a producir este tipo de aparatos, y con ellas aparecieron compañías que los utilizan para realizar un bien social. Claro ejemplo de ello son las empresas que persiguen fines medicinales y buscan, así, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

 

Tal es el caso de Atomic Lab, fundada por Gino Tubaro, un joven que confecciona prótesis de manos mecánicas fabricadas con impresoras 3D. “Trabajamos en equipo para crear soluciones que cambien la vida de millones de personas en el mundo mediante las últimas tecnologías”, asume la empresa en su página web. Actualmente Atomic Lab tiene más de 6 mil "embajadores" que buscan difundir esta idea. "El objetivo es que todas las personas, tengan plata o no, puedan adquirir las prótesis. No queremos diferenciar. Nosotros buscamos que todos tengan la misma posibilidad", aseguró Tubaro en una entrevista.

 

Las impresiones 3D tienen innumerables empleos en todos los ámbitos, desde la educación hasta la cocina. "Se popularizaron mucho a partir de piezas de aparatos que se rompían y no se conseguían o era muy caro reemplazar", afirmó en una nota para el diario La Nación Nicolás Berenfeld, co-fundador de Trideo, asociación que desarrolla este tipo de maquinarias.

 

Existen diversos modelos: básicas para uso personal, que pueden partir desde los 20 mil pesos, y un poco más sofisticadas, para uso profesional, que cuestan aproximadamente 100 mil. ”El mecanismo consiste en la conversión de bits, es decir, ceros y unos, a átomos y partículas dentro de un entorno real”, explicó el licenciado Joan Cwaik, quien se define como innovador tecnológico, speaker, hunter de nuevas tecnologías, autor, consultor y productor.

 

Dentro del ámbito de la ciencia, la disminución de costos de producción que generan las impresoras 3D y la velocidad con la que trabajan están acelerando su expansión. De hecho, al igual que Tubaro, muchos tecnólogos tuvieron ideas para implementar esta innovación frente a distintas situaciones y patologías. “Contar con la impresión 3D en la medicina es fundamental. Nos facilita la tarea y permite tomar mejores decisiones a la hora de operar”, sostiene el doctor Alejandro Bertolotti, jefe de trasplante cardíaco y pulmonar de la Fundación Favaloro. Esto porque una de las tantas funciones de las impresoras es crear réplicas exactas de órganos o cualquier otra parte del cuerpo, lo que permite a los médicos contar con un modelo a escala real del área que van a intervenir, que los guía durante las cirugías.

 

Otra aplicación es la realización de muletas anatómicas a medida, así como de corsés ortopédicos personalizados. De este modo se logró tratar malformaciones en la columna de manera más cómoda y, a la vez, más estética.

 

Los tecnólogos continúan en busca de impresiones que contribuyan a la tarea de los doctores; en los hospitales todos se encuentran abiertos a nuevas opciones que faciliten la labor diaria, para  ofrecer un mejor servicio. Así, día a día la medicina avanza gracias (y junto con) esta innovadora tecnología.

 

Mirai 3D: biomodelos y simuladores para curar mejor

Con apenas 24 años, Santiago Birkner De Miguel está por recibirse de ingeniero en Física Médica en la Universidad Favaloro y, además, fundó Mirai 3D junto a sus amigos Lucas Mey, que cursa la misma carrera, y Matías Biancucci, alumno de Ingeniería Industrial en la Universidad Tecnológica Nacional.

 

-¿Qué es Mirai 3D?

-Es una empresa argentina de ingeniería biomédica que ofrece soluciones innovadoras para el cuidado de la salud. Combinamos el diagnóstico por imágenes con tecnología de impresión 3D para brindar herramientas revolucionarias a médicos, investigadores y estudiantes.

 

-¿De qué manera comenzó?

-Somos tres socios y amigos. La idea nació en unas vacaciones en Bariloche, mi ciudad natal -cuenta Birkner-. Teníamos ganas desde hacía tiempo de arrancar algún proyecto por fuera de la facultad. Se nos ocurrió la idea de armar una impresora 3D, volvimos y lo hicimos. Empezamos con trabajos para estudiantes de Diseño o Arquitectura, pero eso no nos apasionaba; la verdad es que era un embole. Buscamos qué se estaba haciendo afuera con impresión 3D, relacionado a la medicina, y se nos ocurrió esto. Y así arrancamos, sin ningún inversor.

 

Biomodelo para trasplante pulmonar (Foto: Mirai 3D)

 

-¿Qué es exactamente lo que hacen?

-Imprimimos biomodelos y simuladores. Los primeros son complementos de las imágenes médicas para la planificación de cirugías complejas. A partir de un estudio de Resonancia Magnética o Tomografía Computarizada podemos generar modelos en 3D de gran precisión, réplicas exactas de la anatomía del paciente. Esto permite a los médicos obtener un modelo físico a partir del cual analizar y ensayar procedimientos previo a efectivamente llevar a cabo una cirugía. Los simuladores, por su parte, son imitaciones de una patología que permiten reemplazar modelos cadavéricos y/o animales; brindan la misma sensación que la práctica real al replicar los tejidos con materiales similares de forma mecánica.

 

-¿Se pueden reutilizar?

 -Depende. Para cada cirugía hay que hacer un biomodelo nuevo. Se empieza el trabajo de cero porque cada persona es distinta, la simetría y geometría cambian entre paciente y paciente. No obstante, los simuladores son productos genéricos que copian alguna patología de un enfermo para, por ejemplo, simular un tumor u otra cuestión. Es siempre igual.

 

-¿Cuánto salen sus productos?

 -El costo varía mucho en cada caso, pero aproximadamente cada biomodelo está entre los 7 mil y los 9 mil pesos. Los simuladores, que son piezas más complejas, van de los 15 mil a los 20 mil. También hay algunos mucho más baratos, de mil pesos, pero todo depende de qué se requiera.

 

-¿Cómo se consiguen?

-Se puede comunicar con la empresa el hospital, el médico o el paciente. Como es un tema que no se conoce mucho en la sociedad, varios médicos lo piden pero pacientes no tanto.

 

-¿Cómo desarrollan sus creaciones?

- Para los biomodelos usamos un material que se llama PLA (ácido poliláctico), un plástico muy aplicado en impresión 3D. En los simuladores apelamos a una variedad de resinas con distintas contexturas, durezas y flexibilidades, para imitar los tejidos que necesita cada médico. Buscamos los materiales más parecidos a lo requerido, como un músculo, por ejemplo.

 

-¿Cuáles son los proyectos que vienen?

- Los próximos son guías quirúrgicas hechas a medida. Ahora, cuando hay que cortar un hueso, se utiliza una guía orientadora de la sierra para que se pueda cortar con precisión. El problema es que esas guías son estándares, tienen tamaños específicos, y por eso a veces cortan más de lo que se debería. Actualmente no queda otra opción. Nuestras impresiones se harían según las dimensiones que necesita cada paciente, para que sean exactas. También queremos hacer implantes a medida, pero eso más a futuro.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.
Notas relacionadas

Facebook

Twitter