Sociedad • ¿Estamos a minutos del fin?

El reloj del Juicio Final

Debido a los sucesos políticos, sociales, económicos y climáticos ocurridos en 2017, científicos de la Universidad de Chicago aseguran que la humanidad se encuentra a “minutos de su destrucción total”.

Luciano Capristi @LucianoCapristi // Domingo 31 de diciembre de 2017 | 16:09

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Algunos científicos consideran casi un milagro la vida en el planeta.

El Reloj del Apocalipsis es un parámetro simbólico creado por el Boletín de Científicos Atómicos de la Universidad de Chicago que se publica cada dos años y analiza el panorama mundial para representar y advertir posibles amenazas para la raza humana. Los académicos temen que a raíz de los conflictos bélicos, tensiones políticas, cambios de paradigma y desastres climáticos que se dieron a lo largo del año, “la ajuga se allá movido aun más que en enero”, donde se mostraba a dos minutos y medio del final.

 

Después de las bombas atómicas detonadas en Hiroshima y Nagasaki, el físico alemán Albert Einstein reflexionó: “Si hubiera sabido esto, me habría dedicado a la relojería”. En 1947, expertos nucleares que formaron parte del Proyecto Manhattan crearon el Doomsday Clock, un reloj metafórico que calcula los minutos que le quedarían a la humanidad hasta que un cataclismo acabe con todo. En principio representaba la amenaza de una guerra nuclear global, pero a esto se le agregaron factores que pudieran infligir algún daño irreparable.

 

El fundador del comité de científicos, Hyman Goldsmith, le pidió a la artista Martyl Langdorf un diseño para la revista de ciencias de la Universidad de Chicago. En el '49, Langdorf eligió un reloj para transmitir urgencia y peligro posicionando la aguja a 7 minutos de la medianoche. Luego de la Guerra Fría en los '80, donde Estados Unidos y Rusia competían por el poder deportivo, informativo, militar y social, el reloj fue perdiendo importancia dentro del ámbito científico, porque las amenazas habían cesado y decrecía la aguja. En 1984, el conteo se mostró a las 23.57, ya que hubo una aceleración mundial en cuanto a la carrera armamentística.

 

 

Este horario volvió a repetirse en 2015 mostrando un escenario similar causado por el aumento de armas nucleares en Medio Oriente junto a desastres climáticos. Cifras que no pararon de aumentar en 2017, llegando a sumar unos 30 segundos más luego de la asunción de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, quien al principio implementó políticas racistas para los inmigrantes al suspender la entrada a los refugiados y después la volvió a permitir pero con “restricciones”. Además, en el año hubo incontables atentados en lugares como Irak, Siria, Afganistán, Malí, París, Pakistán, Kabul, Egipto, Estocolmo, Manchester, Bangkok, Londres y Barcelona, entre otros.

 

 

“El gobierno argentino no es ejemplo de nada en cuanto al cuidado del medio ambiente desde que el menemismo aprobó leyes mineras, la privatización de YPF, las leyes forestales y la aprobación de transgénicos con uso de agrotóxicos”, sentenció Valentina Suárez, bióloga y genetista. La científica se preocupa por el “ataque” que las grandes empresas, como Benetton, le hacen a la tierra en diferentes partes del mundo. Amnistía Internacional contabilizó 250 casos y su conclusión es que las empresas agropecuarias, petroleras y mineras actúan en complicidad con los gobiernos.

 

Pero, ¿estamos verdaderamente a minutos del fin? Quizá no lo parezca, pero la vida en la tierra es frágil. Algunos científicos consideran casi un milagro la vida en el planeta, desde un punto de vista químico y cosmológico. Un gran cambio climático hasta un asteroide de un kilómetro de diámetro podría causar la extinción. Pero la mayor amenaza es la antrópica, en la que la Suárez hace hincapié: “Lo mas triste es que antes de cualquier factor externo, somos nosotros quienes tenemos mas probabilidades de destruirnos”.

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter