Sociedad • Violencia de género

A pesar de los avances, los femicidios siguen aumentando

A dos años y medio de la creación del movimiento #NiUnaMenos, la violencia de género adquirió mayor visibilidad. El Estado escuchó y tomó medidas para combatirla. ¿Alcanza? Las cifras dicen que no. 

Bulos Milagros // Jueves 22 de febrero de 2018 | 17:25

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Miles de personas se movilizan en cada convocatoria contra la violencia de género.

El movimiento #NiUnaMenos, surgido a mediados de 2015, le dio repercusión al flagelo de la violencia de género. El problema se volvió más visible y se instaló un estado de alerta social. Sin embargo, los femicidios siguen aumentando: según la Corte Suprema de Justicia de La Nación, en 2016 hubo 254 femicidios, superando los 235 de 2015.

 

En marzo de 2009 se aprobó la ley 26.485 para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollan sus relaciones interpersonales. Luego, en 2012, el femicidio fue incluido dentro del código penal en la legislación argentina; de esta manera, se penan los asesinatos de mujeres en casos de violencia de género. Por último, en diciembre de 2015 la Justicia decretó la modificación de la Ley 1688, de prevención y erradicación de violencia doméstica. Esto exige al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires garantizar al menos un Centro Integral de la Mujer (CIM) por comuna.

 

Sin embargo, las medidas de seguridad por parte del Estado parecen no ser suficientes, ya que las muertes por violencia de género siguen incrementándose. Según el Movimiento de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá), en la Argentina cada 18 horas una mujer es víctima de un femicidio. En lo que va del 2017, se registraron 254 casos.

 

 

 

Sobre esto, Fabiana García Martín -Licenciada en Ciencias de la Educación y una de las fundadoras de la ONG Centro de Amparo, que trabaja en la problemática de la violencia en el contexto de la familia y de la escuela- sostiene que la violencia de género no se agota en el tema de la judicialización porque hay que fortalecer a la víctima. Cuando ya se llega a un femicidio es porque la Justicia no actuó como tenía que actuar.

 

Yo insisto en que hay que fortalecer a la víctima luego de la judicialización del tema ya que llevar el caso a la Justicia no va a solucionar el problema. Ir a hacer una denuncia y después tener que volver a tu casa es algo muy complicado, hay que hacer un trabajo anticipatorio de fortalecimiento a la mujer que atraviesa esta situación, que pueda enfrentar el poderío del victimario. La violencia de género es una relación de poder, donde uno somete al otro en todas sus facetas: emocional, física, económica, sexual, laboral, etc.”, sostiene la licenciada.

 

Durante muchos años, La Casa del Encuentro, asociación que se creó en 2003 con el fin de diseñar un proyecto feminista por los derechos humanos, fue la única fuente confiable con datos sobre violencia de género en la Argentina. Desde 2008 se dedica a realizar informes sobre estadísticas de femicidios en el país, basados en las publicaciones de casos en los medios. Las cifras oficiales comenzaron a aparecer recién en 2015 en el primer informe que realizó la Corte Suprema de Justicia de La Nación.

 

A partir de la primera manifestación de #NiUnaMenos, en junio de 2015, y luego de la repercusión que adquirió el tema, la Corte Suprema anunció que sistematizaría y divulgaría datos de los tribunales de todo el país. En noviembre de 2015 publicó el "Primer Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina". Las cifras correspondían a 2014 con un total de 225 mujeres asesinadas por violencia de género en todo el país, y a 2015, que registró 235 víctimas, lo que significaba una muerte cada 37 horas, superando al año anterior.

 

Por último, García Martín afirmó que está totalmente a favor de las marchas, ya que es una manera de concientizar: “La clave de un trabajo para mí es la sensibilización, la reflexión sobre la problemática y sobre todo el fortalecimiento a las víctimas y la prevención, el trabajo anticipatorio. También es necesario que haya muchísimos más refugios para las mujeres, todavía queda mucho por hacer”.

 

"La clave es el fortalecimiento a las víctimas y la prevención, el trabajo anticipatorio".

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter