Sociedad • Salud

La Argentina quiere seguir respirando

Estudios del Ministerio de Salud, el Observatorio de Drogas Argentino y encuestas nacionales demuestran una baja del 50% en el consumo de tabaco en lugares públicos. Bares y restaurantes, los espacios más favorecidos; las discotecas, la excepción a la regla.

Joaquín Grabia // Lunes 26 de febrero de 2018 | 08:44

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Respirar humo de tabaco ajeno aumenta las probabilidades de contraer cáncer pulmonar entre quienes no fuman.

Si la Argentina tenía la tarea de concientizar respecto de la mala conducta que significa para el cuerpo humano consumir tabaco, algo logró: en los últimos 15 años, el porcentaje de personas que admitieron haber estado expuestas al humo ajeno en lugares públicos bajó de un 86,7 -año 2001- a un 32,8 -2016-, según informes del Ministerio de Salud y el Observatorio de Drogas Argentino. A su vez, un 92,3% de las personas encuestadas en el país declaró estar de acuerdo con las leyes nacionales que prohíben fumar en espacios públicos y lugares de trabajo cerrados, cifra que aumentó sensiblemente con respecto al año 2003, cuando sólo un 68,2% se pronunciaba a favor de la privación.

 

 

En lo que refiere a la conciencia respecto del daño que genera la exposición al humo ajeno, en el año 2015 el 92,6% de las personas de 15 años y más consideró que esta causa graves enfermedades en los no fumadores, y es aquí donde se ve el gran progreso que generó la puesta en vigencia de la Ley Nacional de Control de Tabaco (Nº 26.687) sancionada en 2011, que regula la publicidad, la promoción y el consumo de los productos elaborados con tabaco, siempre con fines de prevención.

 

En 2006, la percepción de riesgo por consumo de tabaco alcanzó al 79,2% de la población; en 2008, al 82,1%, y en 2010 a un 83,7%. En este sentido, cabe destacar también la evolución en la percepción de los estudiantes de enseñanza media: en el año 2001, sólo el 32,5% creía que la exposición al tabaco ajeno era perjudicial para la salud, mientras que para 2015 los guarismos se elevaron a 72,9%.

 

En la misma línea, la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo para enfermedades No Transmisibles (ENFR), que empezó a medir la exposición del humo ajeno según distintos lugares a partir del año 2009, reflejó que, si bien en todos los ámbitos se observa un descenso significativo, en los bares y restaurantes este fue más pronunciado: en 2009, un 47,2% de las personas que estuvieron en esos establecimientos en el último mes notaron gente fumando en ellos, mientras que en 2013 lo admitió sólo un 23,5% de las personas consultadas. El contrapunto para esta tendencia menguante radica en las discotecas, en las que un 86,2% de los encuestados afirmaron estar expuestos al "tabaquismo pasivo".

 

Según el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de Salud, respirar humo de tabaco ajeno incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades respiratorias entre quienes no fuman. El Ministerio de Salud de la Nación calcula que, de las 40 mil muertes anuales por tabaquismo en el país, 6 mil corresponden a personas que nunca fumaron pero estuvieron expuestas al humo de tabaco "ajeno".

 

"El tabaco ha sido una de las pocas, -si no la única- sustancias psicoactivas sobre las que se logró una consistente evolución, y mucho tuvieron que ver las publicidades que van en detrimento del consumo".

 

María Verónica Brasesco, titular del Observatorio Argentino de Drogas, detalló los avances realizados para el descenso del consumo: "Por primera vez se han destinado 110 millones de pesos a la prevención de adicciones. Hoy en día, el país está atravesando un momento complicado con respecto a la ingesta de sustancias psicoactivas, y es por eso que hemos implementado Dispositivos Integrales de Abordaje Territorial (DIAT), centros preventivos asistenciales gratuitos para luchar contra las drogas. En este sentido, el tabaco ha sido una de las pocas -si no la única- sustancias psicoactivas sobre las que se logró una consistente evolución, y mucho tuvieron que ver las publicidades que van en detrimento del consumo, a partir de la sanción de la Ley Nacional de Control". 

 

Desde el 5 de enero de 2012, Buenos Aires se convirtió en una ciudad "100% libre de humo", luego de ser aplicada la Ley N° 3718. Fue una de las últimas capitales sudamericanas en adoptar dicha política; las estadísticas marcan que el resultado ha sido netamente positivo. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter