Sociedad • Un emblema nacional

La Plaza de Mayo y sus sentidos históricos

Símbolo material y geográfico de la democracia argentina, es el epicentro de manifestaciones sociales de diversa índole. Un recorrido por las principales marchas de 2017 ¿y un anticipo de 2018? 

Dolores Cuestas @lolicuestas // Jueves 08 de marzo de 2018 | 20:45

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La Plaza de Mayo, centro de expresión de la conflictividad social. (Foto: Télam)

Durante 2017, la Plaza de Mayo fue un espacio público clave de encuentro de la comunidad y como forma de manifestación ante diversos temas de conflictividad social. Cinco marchas atravesaron el año, ya fuera por su gran convocatoria como por la amplitud de las consignas: la Marcha Federal Educativa (22 de marzo), la Marcha por la Memoria (24 de marzo), la movilización en repudio al 2x1 (10 de mayo), Ni Una Menos (3 de junio) y la marcha a un mes de la desaparición de Santiago Maldonado (1 de septiembre).
Marzo fue un mes colmado de movilizaciones, en el marco del conflicto docente, el ajuste y tarifazo, y la negociación de paritarias. El 22 de marzo, la comunidad educativa se nucleó frente a la Casa Rosada, en el cierre de la Marcha Federal Educativa en reclamo de una paritaria nacional docente y en defensa de la educación pública. Las seis confederaciones gremiales nacionales reunieron a más de 300 mil personas. “Vienen por la educación, vienen por la mercantilización”, advirtió Sonia Alesso, titular de CTERA, en repudio a las políticas del macrismo.
Por otra parte, el 24 de marzo se marchó por la Memoria, la Verdad y la Justicia, a 41 años del último golpe cívico-militar. Fue convocada por los organismos de derechos humanos, y abrazó varias consignas: la reivindicación de la cifra de 30 mil desaparecidos, el apoyo a los docentes, el pedido de liberación de Milagro Sala. También se cuestionaron las medidas económicas del Gobierno: “El mismo plan económico, la misma lucha. Paremos la miseria planificada”. 
GALERÍA DE IMÁGENES
El 3 de junio, un fallo de la Corte Suprema concedió el beneficio del 2x1 al represor Luis Muiña. Una semana después, una multitud se concentró en Plaza de Mayo en repudio a la aplicación del privilegio para delitos de lesa humanidad. La convocatoria unificó a gran parte del espectro político, a la CGT y a las dos CTA, además de a los organismos de derechos humanos. El acto lo encabezaron Madres Línea Fundadora y Abuelas de Plaza de Mayo. “Ningún genocida suelto. Señores jueces: Nunca más”, rezaba una leyenda en el escenario, en recuerdo al cierre del Juicio a la Juntas.
A mediados de año, el colectivo Ni Una Menos convocó a la tercera marcha contra la violencia de género y en defensa de los derechos de las mujeres, bajo la consiga "Basta de violencia machista y complicidad estatal". "Todos los días una mujer, una niña, una travesti, aparece muerta. El patriarcado se sostiene con esa violencia sobre nuestros cuerpos", expresaron en un documento que leyeron la periodista Liliana Daunes y la titular de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas. Se pidió por la liberación de Milagro Sala y de Higui Dejesús.
El caso de la desaparición forzada de Santiago Maldonado conmocionó a la sociedad. El 1 de septiembre, a un mes de ser visto por última vez, en el marco de una represión a manos de gendarmería, miles de personas se concentraron en Plaza de Mayo para pedir por “la aparición con vida” del joven artesano. También exigieron la renuncia de Patricia Bullrich, ministra de Seguridad. La movilización culminó con violentos incidentes y con un total de 31 personas detenidas.
Plaza de Mayo: construcción de sentidos históricos
“Alrededor de la Plaza de Mayo se construyeron múltiples sentidos históricos: es un espacio público que se revela como espacio de poder, como punto de encuentro de la comunidad y a la vez es el espacio de expresión al que llegan los diferentes grupos sociales para reclamar o cuestionar la autoridad”, expresa el antropólogo Alejandro Grimson. “En la Plaza de Mayo tuvieron lugar los acontecimientos cívicos más relevantes y las manifestaciones públicas más significativas. Desde 1810, se ha constituido en un genuino ‘lugar’, en un espacio simbólico capaz de crear en quienes se han apropiado de él, identidad, relación e historia”, expresa la socióloga Silvia Sigal en La Plaza de Mayo: una crónica (2006). La autora retrata como la plaza articula, en tanto símbolo material y geográfico, los conceptos de cabildo, mercado, patria, protestas, balcones, dictadura, madres y democracia.

Durante 2017, la Plaza de Mayo fue un espacio público clave para el encuentro de la comunidad y, a su vez, escenario de manifestaciones ante diversos temas que generaron conflictividad social. Cinco marchas atravesaron el año por su gran convocatoria y la amplitud de las consignas: la Marcha Federal Educativa (22 de marzo), el Día de la Memoria (24 de marzo), la movilización en repudio al 2x1 (10 de mayo), Ni Una Menos (3 de junio) y la marcha a un mes de la desaparición de Santiago Maldonado (1 de septiembre).

 

Marzo fue un mes colmado de movilizaciones, en el marco del conflicto docente, el ajuste, el tarifazo, y la negociación de paritarias. El 22 de marzo, la comunidad educativa se agrupó frente a la Casa Rosada, en el cierre de la Marcha Federal Educativa en reclamo de una paritaria nacional docente y en defensa de la educación pública. Las seis confederaciones gremiales nacionales reunieron a más de 300 mil personas. “Vienen por la educación, vienen por la mercantilización”, advirtió Sonia Alesso, titular de CTERA, en repudio a las políticas del macrismo.

 

Por otra parte, el 24 de marzo se marchó por la Memoria, la Verdad y la Justicia, a 41 años del último golpe cívico-militar. Fue convocada por los organismos de derechos humanos, y abrazó varias consignas: la reivindicación de la cifra de 30 mil desaparecidos, el apoyo a los docentes, el pedido de liberación de Milagro Sala. También se cuestionaron las medidas económicas del Gobierno: “El mismo plan económico, la misma lucha. Paremos la miseria planificada”. 

 

 

El 3 de junio, un fallo de la Corte Suprema concedió el beneficio del 2x1 sobre la condena del represor Luis Muiña. Una semana después, una multitud se concentró en Plaza de Mayo en repudio a la aplicación del privilegio para delitos de lesa humanidad. La convocatoria unificó a gran parte del espectro político, a la CGT y a las dos CTA, además de a los organismos de derechos humanos. El acto lo encabezaron Madres Línea Fundadora y Abuelas de Plaza de Mayo. “Ningún genocida suelto. Señores jueces: Nunca más”, rezaba una leyenda en el escenario, en recuerdo al cierre del Juicio a la Juntas. 

 

A mediados de año, el colectivo Ni Una Menos convocó a la tercera marcha contra la violencia de género y en defensa de los derechos de las mujeres, bajo la consiga "Basta de violencia machista y complicidad estatal". "Todos los días una mujer, una niña, una travesti, aparece muerta. El patriarcado se sostiene con esa violencia sobre nuestros cuerpos", expresaron en un documento que leyeron la periodista Liliana Daunes y la titular de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas. Se pidió por la liberación de Milagro Sala y de Higui Dejesús.

 

El caso de la desaparición forzada de Santiago Maldonado conmocionó a la sociedad. El 1 de septiembre, a un mes de ser visto por última vez, en el marco de una represión a manos de Gendarmería, miles de personas se concentraron en Plaza de Mayo para pedir por “la aparición con vida” del joven artesano. También exigieron la renuncia de Patricia Bullrich, ministra de Seguridad. La movilización culminó con violentos incidentes y un total de 31 personas detenidas. 

 

Plaza de Mayo: construcción de sentidos históricos

 

“Alrededor de la Plaza de Mayo se construyeron múltiples sentidos históricos: es un espacio de poder, es un punto de encuentro de la comunidad y a la vez es el espacio de expresión al que llegan los diferentes grupos sociales para reclamar o cuestionar la autoridad”, expresa el antropólogo Alejandro Grimson. “Allí tuvieron lugar los acontecimientos cívicos más relevantes y las manifestaciones públicas más significativas. Desde 1810, se ha constituido en un genuino ‘lugar’, en un espacio simbólico capaz de crear en quienes se han apropiado de él, identidad, relación e historia”, sostiene la socióloga Silvia Sigal en La Plaza de Mayo: una crónica (2006). La autora retrata cómo la plaza articula, en tanto símbolo material y geográfico, los conceptos de Cabildo, mercado, patria, protestas, balcones, dictadura, madres y democracia.

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter