Sociedad • Disputas en la pantalla

Unión por el cine nacional

Asociaciones de directores, productores y técnicos audiovisuales de todo el país marcharon al Gaumont y realizaron una asamblea a raíz de una resolución del Instituto de Cine que impone nuevas restricciones al otorgamiento de créditos. Lanzaron un plan de acción para continuar con los reclamos.

Juan Ignacio Grille @IgnacioGrille // Lunes 02 de octubre de 2017 | 17:51

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El encuentro fue organizado por la Multisectorial Audiovisual. (Fotos: Josefa Matamala)

Distintas asociaciones de directores, productores y técnicos cinematográficos marcharon el jueves desde las puertas del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) hasta el cine Gaumont. Allí realizaron una asamblea para exigir la derogación de la reciente resolución que reglamenta los requisitos de acceso a los créditos y subsidios a la producción audiovisual nacional.

 

El encuentro fue organizado por la Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual Nacional, que nuclea 16 asociaciones del rubro, y contó con la participación de directores de la talla de Adolfo Aristarain y Luis Puenzo, actores, trabajadores del Instituto, docentes y estudiantes de cine. En la desbordada sala 1 del Gaumont manifestaron que la Resolución 942, publicada el 18 de septiembre en el Boletín Oficial, condiciona la obtención de créditos y subsidios provenientes del Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC) con cláusulas que consideran imposibles de cumplir, convirtiendo un ente de fomento cultural en un mero órgano de financiamiento.

 

Con la nueva reglamentación se adjudicaría sólo el 20 por ciento del total del dinero una vez aprobado el proyecto, mientras que el resto del crédito llegaría recién cuando las productoras certifiquen el cumplimiento de esos requisitos. Desde la Multisectorial señalan que los plazos para filmar son de un año, cuando el 90 por ciento de la actividad necesita de un promedio de tres para finalizar el ciclo porque no tiene capacidad financiera. De ese modo, advierten que sólo podrán filmar las productoras grandes, capaces de afrontar los costos de producción sin necesidad de un apoyo inicial.

 

 
Adolfo Aristarain, uno de los propulsores de la Ley de Cine de 1994

 

"El cine sin fomento estatal no existe en países como el nuestro, lo devora el mercado. A éste no le importan la cultura, el cine independiente o los documentales ni aunque tengan éxito en festivales internacionales: da lo mismo. No sé cómo se puede atacar esto sin llegar a formas revolucionarias. Hay que seguir peleando, como sea y contra lo que sea", arengó Aristarain, director de "Tiempo de revancha".

 

Por su parte, Puenzo opinó que la Ley de Cine de 1994 no es perfecta ni se mantendrá para siempre pero debe respetarse, y que los funcionarios no la cumplen al no garantizar la distribución y exhibición de las producciones nacionales: "La Ley fue pervertida en muchas gestiones con decretos y resoluciones, hay que limpiar todo eso. En el Festival de San Sebastián triunfan muchas películas argentinas con pésimos resultados, que no merecen, en los cines locales. Me contaron que invitaron a alguien de la cadena de cines Hoyts que aplaude las obras nacionales mientras las arruina en Argentina", afirmó. Asimismo, argumentó que las películas estadounidenses se estrenan con casi 500 copias en un país de 800 salas, lo que reduce las posibilidades locales: "El INCAA tiene los resortes legislativos, por ejemplo con la calificación de salas que no se aplica desde hace años. Pero destruyeron las distribuidoras nacionales y regalaron los negocios a las extranjeras".

 

Otro de los oradores fue Fernando Krichmar, dirigente de Documentalistas Argentinos (DOCA) y uno de los seleccionados para conformar el próximo Consejo Asesor del INCAA, el órgano encargado de aprobar los presupuestos y elegir los comités de evaluación. "El Consejo no funciona desde junio porque el Presidente (Mauricio Macri) no firma las designaciones. Hay un avance contra los comités, les plantean que rehagan actas porque ceden hasta tres veces menos fondos de los ya aprobados para proyectos en ficción y documentales", aseguró, y afirmó que la gestión actual no tiene el consenso de la comunidad: "Están mintiendo masivamente en medios favorecidos por la pauta oficial. El INCAA se autofinancia con el uso del espectro y las entradas de los cines, no se desvían fondos estatales de otras áreas como quieren hacer creer".

 

En la asamblea se estableció un plan de lucha para los próximos días

 

A su turno, el delegado general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el INCAA, Camilo Moreira, agregó otro reclamo a la lista: "Desde mayo cierran festivales nacionales porque se cortó el apoyo económico anual; el único beneficiado fue el Festival de las Alturas, que es del hijo del gobernador de Jujuy (Gerardo Morales, de Cambiemos)". En tanto, sostuvo que por la subejecución presupuestaria no hay mantenimiento de las 80 salas del Incaa en el país ni de la red de 24 cinemóviles, en situación de deterioro. "El 1° de junio tuvimos cuatro despidos de trabajadores contratados de forma precaria, y dos son egresados de la (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica) ENERC. Hoy en el INCAA hay 300 trabajadores precarizados con contratos que terminan el 30 de diciembre", añadió.

 

"Se nos vino la noche: no sólo desapareció (el artesano Santiago) Maldonado sino también un cine", dijo una representante de la Asamblea de Vecinos y Amigos en Defensa del Cine Arte Cinema, que reclama la reapertura de ese complejo cerrado el 30 de julio en Constitución. "El cine pertenece a una productora privada y cerró por dejar de recibir un subsidio otorgado por el Estado desde 2011 para mantener entradas populares a 15 pesos, la mitad para estudiantes y jubilados, y 1,5 para discapacitados. Desde el INCAA nunca contestaron ninguno de nuestros contactos", detalló la vecina.

 

PLAN DE ACCIÓN

Con el aval unánime de representantes de la Mesa de Directores Cinematográficos Argentinos, la Asamblea Abierta de la Comunidad Audiovisual y la Coordinadora de Estudiantes de Cine de todo el país, en la asamblea se acordó un plan de acción a partir de la celebración de la Semana del Cine Argentino, organizada por el Incaa y el Ministerio de Cultura nacional desde ayer y hasta el miércoles, que ofrece proyecciones de películas nacionales a un precio único de 35 pesos. En las sedes se difunden los detalles de los reclamos para contrarrestar lo que definen como "operaciones de prensa", en alusión al informe de Luis Majul en su programa "La Cornisa", que hace un par de semanas abordó las denuncias presentadas por la Oficina Anticorrupción ante la Justicia por el presunto pago de coimas a funcionarios del INCAA para facilitar y acelerar créditos entre 2014 y 2015.

 

 

La crisis en el Instituto tuvo su antecedente más cercano con el desplazamiento de Alejandro Cacetta, el exdirector de la productora Patagonik Film Group. En 2015 fue nombrado presidente de INCAA por el ministro de Cultura Pablo Avelluto, quien el 12 de abril de este año lo obligó a renunciar por, según declaraciones oficiales, "no combatir la corrupción dentro del organismo". Desde entonces ocupó su lugar el antes vicepresidente Ralph Haiek, secundado desde principios de agosto por el juez porteño, periodista y crítica Fernando Juan Lima como vice.

 

Mientras se producía la asamblea en el Gaumont, desde el INCAA convocaron a los miembros designados para el Consejo Asesor a una reunión con las autoridades este lunes en la sede de Lima 319. En consecuencia, la comunidad también decidió organizar una movilización fuera del edificio mientras se desarrolla el encuentro, y la realización de un "pantallazo nacional" el 7 de octubre en el Gaumont, con proyecciones continuadas y un espacio para una nueva asamblea.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter