Sociedad • Entrevista

Rosa Roisinblit: “Encontrar un nieto es una gran conquista”

A 39 años de la desaparición forzada de su hija Patricia, una conversación a fondo con la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

S. Lopardo Chemen, V. Pérez Velazquez // Viernes 06 de octubre de 2017 | 19:23

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Rosa encontró a su nieto en 2001. Su hija estaba embarazada cuando fue secuestrada junto a su compañero, José Pérez, y la pequeña hija de ambos. (Foto: Télam)

Rosa Tarlovsky de Roisinblit es una luchadora. La vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo dedicó su vida a encontrar a su nieto, y una vez que lo hizo, siguió buscando a los nietos de otras abuelas. En la última dictadura militar, la hija embarazada de Rosa, Patricia, su pareja y su hija de un par de meses, Mariana, fueron secuestrados. Mariana fue devuelta a sus abuelos y el hijo de Patricia, que en el momento de la desaparición se estaba gestando, recuperó su identidad recién en 2001. Patricia y su compañero siguen desaparecidos.

 

La casa de Rosa está llena de diplomas y distinciones. Tiene fotos con sus nietos y una con la ex presidenta Cristina Fernández. Perfumada, con unos aros brillantes y las uñas pintadas, recuerda toda su búsqueda con lujo de detalles. 

 

-¿Cómo encontraron a su nieto?

-Un hombre llamó a Abuelas diciendo que había conocido a un chico con una descripción parecida a la de mi nieto. Resultó ser que justo ese llamado lo atendió mi nieta. Ese hombre se contactó con mi nieto y juntos fueron a Abuelas. Mi nieta lo recibió y le dijo: “Creo que somos hermanos”. Se hizo el análisis de sangre y coincidió con mi ADN.

 

 

Patricia Roisinblit, la hija desaparecida de Rosa 

 

-¿Cómo es su relación?

-Tengo una buena amistad con mi nieto. Cuando nos conocimos el trato fue idílico, pero él ya estaba alerta por cómo venía la cuestión. Su otra abuela y yo no estábamos preparadas para tanta cosa. Lo que él llamaba familia eran sus apropiadores, se presentaron al registro civil diciendo que mi nieto era su hijo, eso es un delito. Después, la Justicia los encarceló y mi relación con él cambió. No me quería ver. Un día lo llamé por teléfono y le dije: “Escúchame, esa mujer a la que llamas mamá, ¿es mi hija?”. Ahí hizo un clic, se dio cuenta de que contra la verdad no puede luchar, y comenzó a acercarse a mí nuevamente.

 

-¿Y ahora?, ¿sigue teniendo relación con sus apropiadores?

-Aparentemente ellos no se ven más, pero 21 años son más que 15, y a mí me llevó 15 años conquistar el cariño de ese hombre que no me podía querer porque no me conocía. Yo no le pregunto nada sobre su apropiadora. Tengo la tranquilidad de que los delincuentes están presos. Ellos sabían lo que hicieron.

 

-¿Cómo sabe que sabían?

-Mi hija estuvo encarcelada en la Regional de Inteligencia Buenos Aires (RIBA), en Morón, y el apropiador de mi nieto era el jardinero de ese lugar, que en realidad no era ningún jardinero sino un participante más que se quedó con mi nieto. Vivía con una pistola y varios documentos falsos en el bolsillo, arreglaba el patio con un revólver en el pantalón. Alguien que no tiene ninguna culpa, ¿anda así?

  

-¿Usted fue alguna vez a la RIBA?

-Sí, me ofrecieron comprarla. La casa quedó para ese municipio. Ahí no encontré nada; hubiera deseado, aunque sea, encontrar un rasguño en la pared. Nunca supe a ciencia cierta si mi hija estuvo ahí.

 

-¿Le queda algo pendiente?

-Sí. Todavía quiero saber dónde está mi hija y qué pasó con ella. Dónde fue a parar y dónde están sus restos. Pero no solo eso, también quiero saber dónde están los restos de los demás chicos que falta identificar. Yo busco a todos los nietos, sigo yendo a trabajar por eso.

 

-¿Cómo hizo para seguir adelante después de la desaparición de su hija?

-Hice de todo, viajé por el mundo. Antes hacía, como mínimo, tres viajes por año. Todo para averiguar algo de mi hija o de mi nieto. Se me agotaron las lágrimas. La casa de Abuelas es mi casa, es mi apoyo.

 

-¿Hay algún nuevo nieto probable?, ¿algún análisis de sangre que se esté llevando a cabo en este momento?

-Siempre hay un nuevo nieto probable.

 

-¿Cómo es el momento de encontrar nietos?

-Cada vez que encontramos un nieto es una fiesta. Hacemos conferencias de prensa y en todas estoy sentada adelante al lado de Estela (de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo). Encontrar un nuevo nieto es una gran conquista.

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.
Notas relacionadas

Facebook

Twitter