Sociedad • La opinión de los porteños

Ley de Acoso Sexual Callejero: desconocida y polémica

Publicable salió a la calle para preguntar a los ciudadanos si acuerdan con la legislación que pena el acoso sexual callejero con multas y trabajos de utilidad pública. También dialogó con Lucía Cabrera, quien efectuó la primera denuncia en el marco de esta norma.

V. Ramondino @VickyRamondino, J. Martínez Molina @JeanCMMolina, S. Guzmán Coraita@SilDoubleBass y S. Bonato @SolBonato // Viernes 11 de agosto de 2017 | 15:50

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La ley N° 5.742 fue sancionada el 7 de diciembre pasado, pero su desconocimiento es tal que parece seguir siendo un proyecto. (Fotos: Agostina Bronzini)

En 2015, Aixa Rizo publicó un video en YouTube en el que narraba la agresión que sufrió en la puerta de su casa cuando un grupo de obreros de la empresa Edenor, que realizaba trabajos en la zona desde hacía varios meses, intentó abusar de ella. El video fue visto por más de medio millón de personas y, en pocos días, llegó a los medios. Allí la joven manifestó que la denuncia hecha ante un fiscal no habría detenido las amenazas de este este grupo de hombres.

 

La repercusión de este caso llamó la atención de Pablo Ferreyra, del Frente para la Victoria (FpV), quien encabezó el grupo de legisladores porteños que aprobó, un año después, la Ley N° 5.742 de Acoso Sexual en Espacios Públicos, cuyo objetivo es prevenir y sancionar todo tipo de acoso en lugares públicos con multas que van desde los 200 hasta los 1.000 pesos, y con hasta diez días de trabajo de utilidad pública. La ley prevé campañas concientizadoras en colegios y en la vía pública, que deben ser financiadas por el Gobierno pero todavía no fueron implementadas.

 

Publicable salió a la calle para relevar qué opinan los porteños sobre el acoso callejero y si tienen conocimiento de la Ley.

 

 Cronista: V. Ramondino - Producción: S. Guzmán y S. Bonato - Cámara: J. C. Molina - Edición: DP

 

PRIMERA MEDIACIÓN

En abril de este año tuvo lugar la primera mediación en torno a un caso de acoso callejero. Lucía Cabrera, de 25 años, descubrió la existencia de esta ley luego de que un taxista la persiguiera por varias cuadras en el barrio de Chacarita.

 

El hecho sucedió “a las tres de la tarde de un lunes, en una zona llena de gente”, recordó la joven, que hasta tuvo que explicar a un policía lo que es el acoso callejero, "según él no existía”. Después de que se le ofreciera hacer una denuncia por “hostigamiento”, ya que el uniformado ignoraba la existencia de esta ley, Cabrera encontró la información en Google y logró que le tomaran la denuncia bajo la carátula de “acoso”.

 

A pesar de sentirse “rara” por participar de una mediación, ya que “nunca había estado en una instancia de esas características”, la joven asegura estar “contenta con los resultados” que obtuvo. Se resolvió que el taxista debe asistir a cursos formativos sobre violencia de género.

 

“Lo bueno es que MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana) me acompañó siempre y así contacté a la abogada que me ayudó a darle para adelante a este tema”, explicó Cabrera, quien contó con el apoyo de los movimientos por los derechos de las mujeres, como el colectivo Ni Una Menos.  

 

NI UNA MENOS

El colectivo participa activamente en el apoyo a las víctimas de la violencia de género y esta no es la excepción. Según Cabrera, este grupo de mujeres la acompañó en el proceso de mediación, a pesar de no estar de acuerdo con las multas  y sanciones planteadas por ley.

 

Para el colectivo no es posible una salida punitiva porque, como explicó la joven, “no va a cambiar el machismo de la sociedad por que haya hombres presos”. La única manera de terminar con esto es la educación, y lo demuestran en su conformidad con la resolución lograda. “Lo que elegimos en la mediación es que el taxista hiciera un curso, que reflexionara”, contó Cabrera, quien consideró que una multa “no iba a lograr que dejara de acosar”.

 

“Hace 60 años no votábamos, hace 10 no existía la figura de femicidio o matrimonio igualitario y hace un año no existía esta ley de acoso”, apuntó la joven que ahora se identifica con la lucha del colectivo Ni Una Menos y confía en que el apoyo entre mujeres puede lograr un cambio.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter