Sociedad • Violencia machista

"Si invertimos en educación va a disminuir la cantidad de violadores"

María Elena Leuzzi, presidenta y fundadora de la ONG Asociación de Ayuda a Víctimas de Violación, habló con Publicable sobre la Justicia, la política y el movimiento Ni Una Menos. 

Antonella Pisetta // Viernes 04 de agosto de 2017 | 16:27

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Leuzzi cree que la educación es una herramienta clave para combatir las violaciones.

-¿Cuál es su opinión sobre el nuevo decreto que establece que el Registro de Violadores de la Provincia sea público?

-Me parece magnífico porque tenemos derecho a conocer con quiénes convivimos. Así como tenemos obligaciones, también tenemos derechos y ya es hora de que mínimamente conozcamos quiénes viven a nuestro lado. Vamos a estar atentos, a alejar a nuestros hijos, nietos y sobrinos de las cercanías de estas personas. Me parece bueno que desde ese lugar la prevención la podamos hacer nosotros mismos, porque el Estado está bastante ausente. Y cuando esto sucede, las personas nos organizamos en ONGs y fundaciones, que existen en el sistema para colaborar con un Estado colapsado.

 

-¿Cuál es su opinión sobre la liberación de Higui?

-Es justa. Deberían haberla liberado hace mucho tiempo. Por otro lado, el Servicio Penitenciario Bonaerense y Federal no está capacitado para recuperar a nadie y menos para cuidar de alguien. Sólo sirve para castigar más de lo que la Justicia permite.

 

-¿Cómo es la situación actual y cuál es su visión acerca de lo que se vive en los penales?

-Los presos sufren muchos vejámenes. Estoy en contra de las torturas y violaciones tanto de hombres como de mujeres. No puede ser que los apuñalen y que estén todo el día en el calabozo sin hacer nada. Hemos perdido las escuelas de oficios. Tenemos poblaciones muy elevadas dentro de los servicios penitenciarios que deberían formarse y no estar al pedo tatuándose, escuchando la radio o preparando motines. Hay muchas carencias desde el Estado y desgraciadamente todavía no hemos tenido un buen político que pueda disponer en educación lo que nos está faltando. Cuando falta educación, falta todo en la vida. Por eso el Estado tiene que invertir, aumentar el presupuesto y exigir.

 

-¿Cómo se financia AVIVI?

-Con los bombones que voy dejando en las panaderías y los almacenes, para que se vendan en cajas o por gramos. Y también con el pan que vendemos acá, en la sede. Lo compro por AVIVI y como es próximo al vencimiento, lo podemos vender más barato y 5 o 10 pesos nos van quedando de cada venta. La plata la utilizamos para hacer fotocopias de las causas y los expedientes que involucran a las chicas. No debo nada a nadie, puedo tirar mierda a todos los políticos.

 

-¿Cómo es el trabajo diario que lleva a cabo la ONG?

-Trato de ser una herramienta más; busco tener un buen diálogo con el fiscal para comunicarle lo que la víctima no pudo explicar al momento de hacer la denuncia por el shock, y acompañar a esta en el juicio. Intento guiarla cuando tiene que reinsertarse en la sociedad. Doy talleres de cocina, bombones y duendes para que puedan generar su propio dinero. Como no tengo un espacio físico y tampoco recibo ayuda del Estado, los talleres los doy en mi cocina. AVIVI es estar, es saber que pueden contar con alguien.

 

-¿Se siente representada por algún partido político?

-Hoy me siento representada por un hombre que conocí hace muy poco tiempo. Nos representó a mí y a todas las mujeres cuando propuso que el Estado se hiciera cargo de las víctimas de violación. Me parece buenísimo que un diputado nacional -Sergio Massa, aclara- lo propusiera y peleara por eso, y que se haya aceptado. Cuando pedí una entrevista con él, me atendió su esposa y pude ver que tenía sensibilidad. Le conté nuestras experiencias desde la institución y también mi caso personal y se le llenaron los ojos de lágrimas. A muchas de las víctimas a las que asisto que son de otras localidades las puedo llevar a Tigre porque las reciben y atienden como si fueran de ese partido. La señora Malena Galmarini es lo máximo: intenta lo que sea que le pidas para una de las víctimas, se contacta con las familias y ayuda. Necesitaríamos muchas más Malenas.

 

-¿Cómo fue su relación con el PRO cuando usted era coordinadora del Programa de Asistencia a las víctimas de delitos sexuales que pertenecía a la Secretaría de Derechos Humanos?

-Tuve una mala experiencia con María Eugenia Vidal y a Mauricio Macri no lo elegiría para que nos gobierne. A ella no la quiero porque es mala persona y gobernadora. Los dos hablan de violencia y predican lo que no cumplen. Cerraron el programa de delitos sexuales que habíamos armado en Capital. Casi que me arrodillé cuando María Eugenia dijo que no le alcanzaba el presupuesto para seguir manteniéndolo. Le pedí por mi hija, para que no la echara. Yo iba a seguir haciendo lo que Dios me mandó a hacer, con los codos si era necesario. Pero ella, mi hija, es una víctima recuperada, una chica de estudios que se reinsertó en la sociedad y que tiene un hijo celíaco. Y Vidal nos hizo echar a las dos a través de Claudio Avruj, un sinvergüenza. Fue como si nos hubiera puesto a Hitler. Me echó por teléfono y nos mandó con un chofer dos cajas con alimentos para personas celíacas. No me lo puede desmentir. El motivo era que tenían que achicar el presupuesto. Veinte mil pesos era mucho para mantener y cuidar a las víctimas.

 

-¿Malena Massa o algún político le ofreció sumarse a su partido?

-No, desde el dolor de las víctimas no hago política. No milito, no me pongo la camiseta de nadie y si me la pongo, me bajo de AVIVI. A María Elena Leuzzi le gusta y ama la política, pero la presidenta y fundadora de AVIVI no hace política. Las víctimas tienen una sola bandera, la de Argentina.

 

-¿Qué piensa del movimiento #NiUnaMenos (#NUM)?

-Es una pelotudez. ¿Vos pensás que las que estaban siendo golpeadas fueron? Esas mujeres no pudieron ir porque los tipos las estaban reventando a palos o iban a hacerlo si volvían a sus casas y no las encontraban. Si querés ayudar a alguien, comprometete. Andá como lo hago yo a pelearte con el fiscal, enfrentá a los jueces y hablá con el cuerpo médico forense. Acompañá a las víctimas, brindales tu apoyo. Eso es involucrarse: amar y querer salvar a tu prójimo. No jugar con tristes políticas de Estado a cargo de personas que no están capacitadas para asistir a un ser humano. A las chicas no se las tiene en cuenta, las ven como "las violadas". Ellas tienen una vida como cualquier hija de un político, juez o fiscal.

 

-¿Por qué piensa que las marchas #NUM no sirven para influenciar a los jueces?

-El efecto es otro. Se está desafiando al golpeador, que a la mujer le dice: "Andá a marchar, conchuda; andá a perder el tiempo y vas a ver cómo te mato a palos". Esas son muchas veces las palabras que usa un golpeador o violador, que termina matando a la mujer a palos. Yo no estoy para jugar una pulseada con ellos. Quiero que vayan presos.

 

-¿Cuáles son las políticas públicas que implementaría y modificaría para terminar con la violencia de género?

-Falta tanto... Debemos empezar a formar hombres de bien porque tenemos muchas generaciones perdidas. Los violentos vienen de un hogar donde hay violencia. Por eso hay que educar desde las salas de jardín de infantes y enseñar el respeto hacia los mayores y los compañeros, el cuidado del cuerpo. Es fundamental tener dentro de los jardines maestras capacitadas para escuchar al niño. Los jardines y los colegios deben ser de jornada completa. Si invertimos en educación, a la larga el problema se corrige y va a disminuir la cantidad de violadores.

 

*AVIVI está ubicada en Sarratea 2760, San Fernando. Su teléfono es 4890-0672 y funciona las 24 horas. 

 

 

María Elena Leuzzi, presidenta y fundadora de la ONG ‘Asociación de Ayuda a Víctimas de Violación’ recibió a Periodismo Popular en su casa, donde funciona la asociación desde junio de 2003. Con una mirada decidida y penetrante, no le tiembla la voz al hablar de violadores, política y el movimiento ‘Ni una menos’. Es una luchadora incansable, hija de italianos senegaleses que dedica su vida a asistir, ayudar y contener a mujeres que fueron violadas.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter