Sociedad • Educación

"La lectura lineal ya no es la única forma de leer"

La licenciada en Enseñanza de la Lengua y la Comunicación y profesora de Prácticas del Lenguaje en el Colegio Jacarandá Marta Muttoni habló con Publicable sobre el impacto de los avances tecnológicos en la lectura de los jóvenes.

Belén Ríos @BeluRios26 // Viernes 28 de julio de 2017 | 19:20

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Muttoni insiste en la necesidad de que los docentes se adapten también a las nuevas tecnologías y acompañen a sus alumnos. (Foto: Télam)

-El uso excesivo de los medios digitales, ¿generó una crisis en la lectura de los jóvenes?

-El uso excesivo de los medios digitales generó crisis en los adultos que, ante las nuevas tecnologías, manifestaron sus dudas y debilidades. La mayoría de los jóvenes tiene acceso a mucho material bibliográfico digitalizado y en cualquier momento puede leer en su pantalla, cuando antes había que pagar por el libro o acudir a la biblioteca. El libro es un material valioso y el contacto con él es increíble, pero los medios digitales abren una puerta de acceso que brinda múltiples posibilidades.

 

Guido Carelli Lynch, en su nota "Los adolescentes sí leen: sostienen gran parte de la industria editorial", publicada en Clarín, afirma que los nuevos lectores tienen entre 13 y 25 años y participan de foros sobre sus libros favoritos. Forman una comunidad en Internet y juegan un papel decisivo inclusive para las editoriales, que además de hacer publicidad planifican sus nuevas publicaciones (también) en base a ese segmento.

 

-La Encuesta Nacional del Ministerio de Educación 2016 afirma que la mayoría de los jóvenes argentinos frecuentan más las pantallas que los libros pero no por ello se consideran no lectores. ¿Es deber de los educadores adaptarse a las nuevas formas de lectura, o es deber de los chicos adaptarse a los libros?

-La adaptación a las nuevas tecnologías es deber y obligación de cada docente. Hay que preparar a los jóvenes para que puedan interactuar en una sociedad que está en permanente evolución. Hay que darles las herramientas necesarias para estar incluídos. Los libros no deben dejarse de lado, hay que estar preparados para leer en todos los soportes que nos rodean. Muchos docentes hacen esfuerzos para que los alumnos muestren interés en el buen uso de las nuevas tecnologías, pero no hay acompañamiento de las familias y el celular se transforma en un “distractor”.

 

-¿Cuáles son los pro y las contras de la lectura digital en la escuela?

-Los pro se relacionan con la motivación, el interés, el vínculo con las nuevas tecnologías. La editorial Mandioca en sus libros de estudio incluye códigos para escanear y ampliar la información con películas y videos, entre otras herramientas que permiten estar actualizados. La contra es que se hacen más visibles las diferencias económicas y sociales. Son pocas las escuelas con pizarrones digitalizados, alumnos con computadoras y celulares. Hay grupos excluidos que no cuentan con la tecnología necesaria.

 

-Fernando De Vedia, autor de "Las espantosas historias de Morton Fosa", dice que los jóvenes leen más que nunca, pero no de forma lineal sino salteada y fragmentada. ¿Está surgiendo una nueva forma de lectura?

-Coincido con la opinión de De Vedia. Hoy los jóvenes viven en una “sociedad líquida”, todo fluye, es rápido y la información se multiplica a pasos agigantados. Hay que adaptarse. Con la globalización llegan la tecnología, la ciencia y los grandes cambios. Las empresas en general son virtuales, todo tiene fecha de vencimiento y la nueva información nos sorprende día a día. Todo es liviano. La información se lleva en un pendrive, y hasta el yogur es light. Hay necesidad de resolver rápidamente cada situación nueva.

 

En su mayoría los nuevos lectores emplean dos técnicas de lectura, una llamada “skimming” con la cual identifican rápidamente los conceptos, palabras clave, datos y fechas. La otra es la “scannig”, cuando ya saben qué buscar y simplemente realizan una lectura exploratoria para encontrar lo que necesitan.

 

-¿Fue la estructura de "Rayuela", de Julio Cortázar, una premonición de la lectura en tiempos de medios?

-Cortázar se anticipó; hoy se lee lo que se necesita y se deja de lado lo que el lector no considera de utilidad. Como en el juego de la rayuela, se saltan algunos capítulos o fragmentos para llegar al dato deseado. También Jorge Luis Borges ha escrito el cuento "La Biblioteca de Babel", en 1941, como si hubiese imaginado la tecnología actual. Describe a la biblioteca como un universo que tiene una arquitectura de galerías hexagonales cuyo número tal vez es infinito. Hoy cuando nos conectamos a Internet, nos encontramos con sitios a modo de galerías que nos van llevando de un texto a un hipertexto y viceversa.

 

En su cuento Borges escribió: “Como todos los hombres de la Biblioteca, he viajado en mi juventud. He peregrinado en busca de un libro, del catálogo de catálogos”. Navegando en Internet, peregrinamos en busca de información. Muchas veces nos encontramos con innumerables sitios, y en ese momento pensamos que es imposible disponer del tiempo necesario para acceder a ellos. El escritor Umberto Eco dijo que se necesitarían años para leer toda la información digitalizada, y quizás como dice Borges necesitaríamos dejar nuestra juventud para acceder a la información que nos llega desde todo el mundo. Entonces, efectivamente hay que pensar que leer en forma lineal ya no es la única forma de leer

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter