Sociedad • ¿CÓMO EVOLUCIONARÁ LA CAUSA?

"El juez no explica por qué alejaron a Fede de nuestra casa"

Silvia Martín lo crío desde bebé hasta los siete años, pero sin atravesar el proceso de adopción "formal". Hace un mes, un juez de San Martín decidió apartarlo de esa familia y ubicarlo en un hogar. La familia del corazón no detiene su lucha: quiere recuperarlo. 

Zullo Salvucci Chiara @chiarazullosalv // Lunes 19 de junio de 2017 | 09:29

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El juez Alejandro Brissolese decidió separar a Fede de su familia adoptiva.

La historia de Federico es tan triste como injusta. Tiene siete años y vive en San Martín con su familia del corazón. En realidad, vivía, porque hace un mes el juez a cargo del caso, Alejandro Brissolese, del juzgado N°6 de San Martín, citó al niño y a su familia como de costumbre para poder ver y hablar con Federico. Sin embargo, esta vez, Brissolese no lo dejó volver a su hogar. “Me lo arrancaron, era mío”, se animó a decir entre sollozos Silvia Martín, la madre de Federico, en una entrevista con C5N.

 

Aunque Federico no fue adoptado con papeles y de la manera correcta, formal, vive en este hogar desde que tiene un año y un mes y recibe un amor incondicional por parte de sus padres y hermanos del corazón. “Federico llegó a mi casa a través de su padre biológico, que es remisero y no podía cuidarlo ni hacerse cargo cuando él tenía solo un año y un mes. Un amigo mío se subió al auto y el conductor le preguntó si conocía alguna familia que pudiera cuidarlo. Le habló de nosotros, de mi familia, que podíamos y queríamos tenerlo. Siete años después, el juez prefirió que Fede esté en un hogar con una familia que lo adopte a que se quede con nosotros”, se indignó Silvia.

 

Movilizaciones hacia el juzgado, videos y fotografías en todas las redes sociales con mensajes alentadores como “Todxs por Fede” o “Fede volvé”, una página en Facebook llamada “Todos ayudemos a Fede y su familia” y hasta una petición en Change.org dirigida a la Corte Suprema son el apoyo que le brindan los ciudadanos de todo el país a la familia de Federico. “Es inconcebible pensar que en nuestro país prefieran tener niños infelices en hogares sin familia, donde quizás aprendan a ser fríos, calculadores y hasta delincuentes”, escribió Beatriz Salas, impulsora de esta petición.

 

Pasaron siete años antes de vivir esta pesadilla y hace un mes las cosas parecen sin rumbo: “Hasta hoy, las cosas siguen igual, el juez no da la cara, no entrega el expediente ni da explicación de por qué alejaron a Fede de nuestra casa, vas a cualquier lugar, mencionás a Federico y te tratan como basura, hasta te echan”, contó Yanina, la hermana de corazón del niño. Hoy la familia sólo pide justicia: hace un mes no saben dónde está Federico y el juez sostiene que la situación de la tenencia es irregular. Aunque Silvia tiene claro que Fede no fue adoptado de la manera correcta, desde el año que llegó el niño a sus brazos, sus padres adoptivos firmaban un papel en el Servicio Local de Protección de Niños y Adolescentes de Billinghurst que aseguraba que el nene estaba a cargo de Silvía y compañía.

 

"UN DESPROPÓSITO QUE LO SAQUEN DE ALLÍ"

El abogado especializado en problemáticas familiares Carlos Dimitrijevich sostiene que el vínculo creado con su familia del corazón convierte en un “despropósito que lo saquen de allí” porque el niño tiene un hogar y es lo que debe privilegiarse. “Nada justifica arruinarle la vida a un nene de tan solo siete años”, finaliza.

 

La madre de Federico tiene 50 años, cinco hijos de sangre y enviudó al año de que el niño llegó a su casa. “El juez dice que mi mamá no es nadie”, se anima a decir Yanina, y agrega: “Confío en que Dios nos lo va a devolver en cualquier momento, vamos a hacer todo lo posible para que vuelva a casa”.

 

Federico hace un mes está lejos de su casa, de la familia que desde hace siete años le brinda un techo, un plato de comida y contención. Una familia que no baja los brazos frente a un juez que no quiere escuchar.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter