Sociedad • ENTREVISTA

“El mercado inmobiliario considera un negocio la necesidad de la vivienda”

Gervasio Muñoz es el principal referente y fundador de la organización Inquilinos Agrupados, que desde hace más de un año lucha contra el abuso en los alquileres. En esta entrevista habla sobre cómo es la situación actual de quienes deben dejar gran parte de su sueldo para conseguir un techo.

Eva Novick @eva_novick // Miércoles 07 de junio de 2017 | 17:24

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"Logramos que los inquilinos sean mucho más conscientes de lo que pasa", dice Muñoz (Foto: Facebook Inquilinos Agrupados)

Todavía quedan vestigios de su pasado de inmobiliaria, aunque en ese pequeño local ubicado en el barrio porteño de Villa del Parque funcione actualmente Inquilinos Agrupados, una organización contra el abuso inmobiliario que defiende los derechos de aquellos que no tienen otra opción más que alquilar para tener vivienda. Gervasio Muñoz es su principal referente y fundador.

 

Hace tres años comenzó a recopilar historias de inquilinos y advirtió la gravedad en la escasa regulación de los alquileres. Las pocas normas que existen son generalmente incumplidas por inmobiliarias y propietarios. La situación habitacional queda en manos del mercado inmobiliario y la cotidianeidad de las familias que viven en propiedades alquiladas se transforma al ritmo de los vaivenes especulativos. Los inquilinos destinan alrededor de la mitad de su salario al pago del alquiler de su vivienda. Cada dos años se ven obligados a dejar todos sus ahorros en los costos de renovación de contrato. Debido a esta falta de capacidad de ahorro, los créditos hipotecarios para la compra de la vivienda propia resultan irremediablemente inaccesibles para este sector.

 

-Desde Inquilinos Agrupados promovieron y lograron la aprobación de la Defensoría del Inquilino y la creación del Día del Inquilino, que se votó por unanimidad en la Legislatura porteña en 2015. ¿Qué significado tienen estos logros para la organización?

-El Día del Inquilino puede parecer simbólico y se puede pensar que falta hacer mucho más, pero para nosotros haber logrado esas dos cuestiones a un año de nacer tiene un valor enorme. En ninguna otra provincia existe ni se conmemora el Día del Inquilino. Después de que se creó la Defensoría del Inquilino en la Ciudad de Buenos Aires, se empezó a discutir la necesidad de este espacio en el resto del país, y hoy existe una Defensoría del Inquilino en Rosario. Creo que son pequeñas batallas que vamos ganando y van logrando que el inquilino se sienta mucho más confiado en que tiene derechos y en hacerlos cumplir. Me parece que eso es fundamental para sostener la organización y demostrar al mercado inmobiliario que no nos vamos a resignar, que se terminaron la impunidad y el silencio de un sector que estaba completamente apagado. Vamos a seguir avanzando hasta que podamos alquilar de manera justa.

 

 

 

-Desde que se formó la agrupación lograron poner en discusión la regulación de los alquileres y demostraron que las inmobiliarias incumplían la ley. ¿Cómo se modificó la situación de los inquilinos?
-Creo que hubo un avance muy grande. Hemos logrado que los inquilinos sean mucho más conscientes de lo que estaba sucediendo. Ya no tienen naturalizado entrar a una inmobiliaria para que los estafen. Pelean, discuten y se informan. Ese era el objetivo más ambicioso que nos habíamos propuesto. Hay una canción de los Redonditos que dice “esos niños son como bombas pequeñitas”. Nuestro objetivo es que los inquilinos se transformen en bombas pequeñitas cada vez que entran a las inmobiliarias. Ya no aguantamos más el abuso del mercado, dejar todos nuestros ahorros en la inmobiliaria, que no nos digan porqué y nos roben. Creo que ese fue el gran logro que tuvimos. Ahora tenemos que dar herramientas al sector para que podamos cambiar las leyes y la correlación de fuerzas que existe frente al mercado inmobiliario y a un Estado que es socio en la impunidad con que se maneja ese inmenso mercado en negro.

 

-¿Qué hizo que el mercado inmobiliario lograra mantenerse durante décadas al margen de la ley y de los controles impositivos?

-El mercado inmobiliario es el gran negocio de los jueces, que no pueden decir de dónde sacan la guita y entonces la invierten en ladrillos; del narcotráfico, que también invierte en ladrillos; de la soja, que evade millones en impuestos y lo justifica a través de la construcción; y de la clase política, que también invierte en el mercado inmobiliario el dinero que no puede decir de dónde salió. Es un mercado que está en negro porque todos están en ese negocio. Hay un entramado por el cual a todos les sirve que sea un negocio en negro, por eso se mantuvo y se sigue manteniendo en la oscuridad.

 

-La quita del cepo al dólar produjo que los precios de la vivienda se dispararan. ¿Cómo impactó esa medida económica en el sector de los inquilinos?

-Las medidas económicas del nuevo Gobierno impactan en los inquilinos igual que sobre cualquier trabajador. Los inquilinos somos trabajadores que destinamos la mitad del salario al pago del alquiler. El aumento desmedido de precios está apretando el bolsillo y genera que sectores jóvenes vuelvan a vivir con los padres, que las familias vivan en departamentos cada vez más chicos o que abandonen la Ciudad para irse a vivir al primer cordón de la Provincia de Buenos Aires, dificultando así la relación con el trabajo y con la escuela de los hijos. Necesitamos políticas integrales que nos protejan, como sucede en casi todas partes del mundo. Pero lamentablemente hoy en nuestro país el mercado inmobiliario considera un negocio la necesidad de la vivienda. Y el Gobierno también.

Enviando...
Comentarios

Mabel Lombardi  |  09-06-2017 20:27:35

Bien interesaNTE LA NOTA ACERCA DE aLQUILERES/INQUILINOS!

Responder

Facebook

Twitter