Sociedad • ANÁLISIS

Rugbiers y violencia: razones de un combo peligroso

¿El deporte los vuelve agresivos o la sociedad los estigmatiza? Un repaso por varios episodios y la opinión de especialistas del mundo de la ovalada. 

K. Fiszman y D. Artaza // Viernes 07 de abril de 2017 | 21:51

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Los Cedros quedó en la mira recientemente cuando cuatro jugadores del club fueron detenidos en Río de Janeiro.

"Dentro de la cancha es a morir, pero una vez que concluye el partido, se termina la fricción y todo lo que pasó con el oponente", advierte G. Chaves, vice de Alumni.

El rugby comenzó a expandir su popularidad en el país a partir del Mundial 2007, cuando el seleccionado argentino hizo historia no sólo por haber llegado a instancias definitorias en Francia, sino por transmitir los valores del juego limpio. Desde Los Pumas hasta Infantiles de cualquier club, el rugby se autoproclama un deporte de caballeros. Sin embargo, en los últimos tiempos, se multiplicaron los casos de violencia fuera de las canchas con rugbiers involucrados. ¿La fuerza interna del juego traspasa las barreras? ¿Son más violentos que otros deportistas? ¿Cuál es la razón?

 

En 2016 fueron varios los hechos que se volvieron noticia: el 11 de marzo, en Brasil, cuatro jugadores del club Los Cedros, de San Miguel, fueron detenidos en Río de Janeiro, acusados de fracturarle el maxilar a un comisario de la policía local durante una pelea en un bar.

 

El 5 de octubre, en una fiesta de egresados, una patota de quince rugbiers golpeó brutalmente a Joaquín Mieres y lo dejó en terapia intensiva. En septiembre, circuló en las redes un video que muestra la agresión de un jugador de San Cirano, Julián Cirigliano, a un indigente que caminaba por la vereda. El club lo suspendió de por vida.

 

 

En ese mismo mes, dos jugadores del club de Olivos fueron acusados de agredir en San Isidro a un joven a la salida de la disco House. La víctima terminó con fractura de cráneo.

 

Segundo Gonzáles Chaves, vicepresidente de la Asociación Alumni y exjugador y entrenador de rugby, opina que los jugadores que protagonizaron hechos de violencia en el último tiempo están “en el foco de la tormenta” como cualquier otro deportista podría estarlo. En ese sentido, no le adjudica la responsabilidad al deporte sino a los excesos. “Son adolescentes y lamentablemente se pelean, pero creo que el alcohol es uno de los mayores factores, lo que es muy preocupante”, expresa el directivo.

 

"ENCONTRARON UN FOCO VENDEDOR"

Con respecto a la mediatización de los hechos de violencia, Jorge Búsico, reconocido periodista especializado en rugby (coautor del libro “Ser Puma”, autor del blog periodismo-rugby y columnista de La Nación), analiza: “Los medios de comunicación encontraron un foco vendedor y, cuando un jugador de rugby lastima a alguien en un boliche, hacen de eso una noticia. Creo que se debe a un hecho de marketing ya que vende más, como todo en los medios de la Argentina”.

 

Sobre qué genera la violencia, opina: “Lo que influye en este ambiente son los excesos, generalmente en los terceros tiempos (reuniones post partido en las que se juntan a comer y beber) de la Primera División”. Esta cuestión, sumada al físico trabajado de los rugbiers, genera una combinación que veces se torna peligrosa.

 

En esta misma línea, Gustavo Artaza, exjugador de rugby, expresa que le da pena y tristeza lo que sucede con los chicos porque asegura que la educación que se da en este deporte no es esa. “Siempre nos enseñaron a respetar y a tener valores. Lo que está sucediendo hoy pasa por una cuestión de educación”, afirma. “Desde chicos que te inculcan que no se puede discutir ni pelear con el árbitro”.

 

PREVENCIÓN A CHICOS DE 9 AÑOS

En cuanto a la responsabilidad que tienen los clubes sobre estos hechos, lo principal es la prevención y las decisiones que se toman luego de sucedidos. Gonzáles Chaves insiste en que la manera de evitar este tipo de situaciones es promoviendo buenas conductas dentro de las instituciones. “Somos completamente enemigos de la violencia tanto dentro y fuera de la cancha. En el club hacemos charlas y cursos de prevención de adicciones. Antes empezaban desde los 13 años, pero ahora las charlas se dan para niños desde los 9”, explica el vicepresidente. “En este proyecto están incluidas charlas para padres también, porque muchas veces no les ponen límites a los chicos, y es fundamental trabajarlo desde la casa”, agrega.

 

Asimismo, explica: “En Alumni y en muchos otros clubes, hace años que se empezó con un programa de concientizar después de los partidos. El chico que maneja tiene una pulsera que indica que no puede tomar alcohol. También hay un horario en el que se corta la barra y hay que comer”. También cuenta que se eligen diez o quince responsables que controlen que no haya ninguna pelea ni “se pasen de copas”.

 

Pero además de la posición que deban tomar los clubes, instituciones como la Unión Argentina de Rugby (UAR) o la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) deberían tomar cartas en el asunto. Así lo cree Búsico: "La UAR sacó un comunicado lamentable, en donde se lavan las manos diciendo que es un problema de la sociedad y no del rugby”.

 

¿UN SPONSOR EQUIVOCADO?

Gonzáles Cháves también difiere con el accionar de estas entidades. Teniendo en cuenta que los excesos son uno de los mayores generadores de violencia, destaca el carácter contradictorio de tener sponsors de bebidas alcohólicas. “Me parece que la URBA o la UAR no deberían poner como auspiciante a Imperial. No tiene sentido querer combatir el alcohol y por otra parte tenerlo como sponsor”, subraya Chaves.

 

Por otro lado, es imposible negar la vehemencia con la que se practica este deporte. Sobre esto, el directivo del club de Tortuguitas admitió: “Dentro de la cancha es a morir, pero lo bueno del rugby es que una vez que concluye el partido, se termina la fricción y todo lo que pasó con el oponente”.

 

Si la violencia que se da en el deporte es reflejo de la sociedad o no seguirá en debate. En cuanto al rugby en particular, quienes lo practican no dudan en que los valores primordiales son el respeto y el compañerismo. “El jugador que no entiende eso, no entendió nunca nada de este deporte”, sentenció Artaza.

<iframe width="854" height="480" src="https://www.youtube.com/embed/8GQPoQNKXh0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter