Sociedad • COBERTURA ESPECIAL 8M

Un grito que une el planeta

Desde Bolivia hasta Tailandia, Publicable conversó con organizadoras del Paro Internacional previsto para mañana en tres continentes. ¿El objetivo?, relevar la situación de las mujeres y sus expectativas respecto de los actos que tendrán lugar durante la histórica jornada.

J. Maestri @julimaestri // Martes 07 de marzo de 2017 | 16:21

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Millones de mujeres se movilizarán mañana en América, Asia y  Europa, en contra de la violencia y a favor de las políticas de género. (Foto: Télam)

Lejos quedaron los tiempos en que el Día de la Mujer era una una excusa para que las casas de electrodomésticos intentaran vender lavarropas. Hoy ellas eligen salir a la calle. Y parar.

La lucha feminista alrededor del mundo no reconoce fronteras: 54 naciones se preparan para movilizarse mañana bajo el lema Mujeres organizadas. Mujeres empoderadas. Mujeres en huelga. Países de todos los continentes, cada uno con su singularidad, costumbres y cultura, se hermanan para reivindicar los derechos laborales de la mujeres y dejar de callar la desigualdad social. 

 

Bolivia: “Todas las mujeres del mundo son trabajadoras”

Ante una violencia de género sistemática, el Estado boliviano debe declarar la emergencia nacional”, afirma Belén Luna, organizadora del evento y miembro del colectivo #NiUnaMenos en Bolivia.

 

Luna, quien además es una activista feminista, cuenta que en su país tienen planificado un cese de actividades y un “ruidazo”, idea que sacaron del Paro Internacional de Mujeres (PIM) en Argentina.  Luego se realizará una marcha por puntos emblemáticos de La Paz que finalizará en la Universidad Mayor de San Andrés, donde habrá distintas manifestaciones de arte que “buscarán evidenciar las protestas político-culturales”. 

 

 

Tailandia: Las escobas como símbolo de protesta

En el país asiático, la mayoría de las mujeres trabajan como amas de casa no remuneradas o en zonas rurales con sueldos bajísimos. “Si bien nuestros trabajos no nos permiten parar, sí podemos actuar”, dicen Oa Somwong y Mai Muangjan, organizadoras del #8M en Tailandia.

 

Por ese motivo, decidieron protestar de una manera un tanto particular: invitando a las mujeres de Chiang Mai a que se junten en las plazas de la capital tailandesa llevando escobas, objeto característico en la figura del ama de casa que no es reconocida como trabajadora.  

 

Para aquellas mujeres que no puedan abandonar sus trabajos, la consigna consiste en colgar las escobas del lado de afuera de las puertas de los domicilios, en solidaridad con la causa. “Tenemos que estar juntas como las hebras de una escoba” es la metáfora utilizada por las tailandesas de cara a lo que será la movilización a nivel mundial.

 

 

Guatemala: “El patriarcado nos jode a todxs”

En Guatemala los femicidios conforman el tercer delito contra la vida: muere una mujer cada 12 horas. A estos escalofriantes números se le suman un Estado ausente, una sociedad ultraconservadora y una Iglesia que interviene en las políticas públicas.

 

Lizzy Rojas, organizadora del PIM en el país caribeño, se comunicó con Publicable y declaró que mañana centenares de mujeres participarán del acto al que denominan “Procesión de la Sagrada y Poderosa Vulva”, un evento en el cual una vagina de plástico de un par de metros de altura será trasladada por la ciudad de Guatemala.

 

 

Irlanda del Norte: “Hay que poner un fin a la inequidad”   

A tan solo una semana de que se celebren las elecciones en el país europeo, miles de mujeres irlandesas harán oír su voz al nuevo gobierno. Entre los temas más controversiales se encuentran el derecho al aborto y la vulnerabilidad de las mujeres pobres.

 

Mel Bradley, quien organiza el PIM en Irlanda del Norte, contó a Publicable que acceder a un aborto seguro es tan difícil en su país que miles de mujeres viajan a Gran Bretaña para realizárselo, muchas veces en condiciones insalubres. Además, aquellas que buscaron en Internet cómo abortar con pastillas de forma casera fueron perseguidas, e incluso tuvieron que enfrentar causas legales. “La mujer que quiere abortar es tratada como criminal”, explica.

 

Tenemos que honrar a todas aquellas que se tomaron el día en el trabajo para ir a abortar y a todas las que nunca volvieron”, concluye Bradley.

 

 

Dónde se marcha

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter