Sociedad • De la pantalla a las calles del conurbano

Capitán Menganno: el superhéroe real

En las películas se ven personajes como Batman, Spiderman o Superman, pero esta vez la realidad superó la ficción. Existe un encapotado argentino, oriundo de la localidad bonaerense de Lanús y sin poderes, que recorre las calles en su moto dando una mano a quienes lo necesitan y tratando de generar conciencia sobre la importancia de ayudar al otro.

Sol Giorgetti // Lunes 13 de marzo de 2017 | 17:32

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El traje de Menganno es un derivado de los del Capitán América e Iron Man. (Foto: Pablo Leguizamón)

Ser un superhéroe no es sólo combatir la inseguridad sino también recuperar la solidaridad, ir más allá del deber, que nuestras acciones sean reconocidas como heroicas en la mente y el corazón del prójimo. Ser superhéroe es ser humano”, define el llamado “Capitán Menganno”.

 

Todo empezó en 2001, cuando el hombre debajo de la capa era oficial de policía y quiso denunciar a sus superiores por robar objetos valiosos secuestrados a raíz de una causa judicial. “Pero mis superiores hablaron con los que iban a ser mis testigos y los convencieron de que no habían visto nada, entonces quedé yo solo denunciando”, recuerda quien como consecuencia fue retirado de su cargo

 

Menganno "vigila" las calles de Lanús 

 

Al perder su trabajo comenzó como empleado de seguridad y fue adquiriendo una experiencia que, sumada a la que ya tenía como policía, lo llevó a crear su propia empresa de seguridad privada, “Megaguard”, en 2003. Pero todavía se sentía en deuda: tenía una gran vocación de ayudar y su trabajo ya no le demandaba mucho tiempo. Fue en 2010 que se le ocurrió la idea de transmitir consejos de seguridad vestido de superhéroe. “A mis amigos no les sorprendió que saliera vestido así a la calle porque ya me conocen. El problema eran mis hijos de 10 y 15 años, que sintieron mucha vergüenza”, comenta.

 

Diseñó y creó su propio traje, un derivado de los del Capitán América e Iron Man, con luces de colores y un escudo con la letra “M”. Así patrulla las calles de Lanús desde 2013, ayudando a quienes lo necesitan y siempre con el fin de llamar la atención de los medios para que sus consejos lleguen más lejos. Su nombre, “Menganno”, se le ocurrió porque según él “cualquiera puede ayudar sin ser un superhéroe”. Sus poderes son principalmente llamar la atención e inspirar a quienes tienen la obligación de ayudar pero no la motivación para hacerlo. Sus consejos son, entre otros, sobre el cuidado del medio ambiente, la seguridad propia y del prójimo, la salud y la prevención.

 

 “Cualquiera puede ayudar sin ser un superhéroe”, afirma el Capitán.

 

En 2012 creó una escuela de superhéroes. Dictaba clases en la plaza “Villa Obrera” de Lanús con un enfermero y un bombero (“Enferboy” y “Bomberman”) en las que enseñaba a los chicos cómo cuidarse, cómo usar un matafuego, a qué teléfonos llamar en caso de emergencia y conceptos básicos de primeros auxilios, entre otros saberes. “Quería seguir contagiando el bien y me preguntaba por qué no puede haber más gente dispuesta a ayudar. Entonces pensé que quizás no sabían cómo, y se me ocurrió enseñar a los nenes desde chiquitos”.

 

Las clases terminaban con los chicos yendo a la guarida del héroe –la "Menganno-cueva"- para hacer un juramento: “Prometo ayudar a todos y todas con el poder del amor y de la imaginación desde ahora que soy chiquito y hasta el infinito”. También se les entregaba un certificado válido por un año y renovable si se demostraban buenas acciones durante todo ese tiempo.

 

Entre otras acciones, el Capitán Menganno fabricó su muñeco, que vendió para ayudar a un nene que necesitaba viajar a China para un trasplante de células madre. También vendió su moto y donó lo recaudado. “En realidad eran muñecos del Capitán América y los disfracé de Menganno”, confiesa. Siguiendo esa idea, frecuentó la cancha de Lanús para evitar la violencia en el fútbol. Cuando veía a los chicos haciendo gestos obscenos o insultando al rival, se encargaba de ir uno por uno a explicarles que lo que hacían está mal.

 

Menganno frecuentó la cancha de Lanús para evitar la violencia en el fútbol

 

Pero él también fue víctima de la inseguridad. En 2013, tres delincuentes quisieron robarle su auto cuando Menganno estaba en compañía de su esposa. Y si bien nadie salió herido, el vehículo recibió más de 20 tiros. Eso hizo que bajara los brazos. Según él, fue criticado fuertemente por medios oficialistas en ese momento. “Escuchar a algunos medios que decían que inventé todo para salir en la tele fue muy feo, pero sé que todo eso tenía algo de política, porque los medios que me criticaron eran los que no querían hablar de inseguridad y preferían decir que al disfrazado se le ocurrió tirotear su auto”, dijo.

 

Un año después inició una campaña que reunió a más de setenta personas para donar sangre y, vestidas de superhéroes, visitar a chicos enfermos. “Vi que mucha gente pedía sangre para sus familiares, y junté un grupo. De paso los chicos pensaban que tenían sangre de superhéroe y se curaban más rápido”, dice. “Yo no participo más, pero se hizo una costumbre y es una campaña muy linda, tuvimos el apoyo de muchos canales de televisión y de personajes públicos como Alejandro Fantino y Pamela David”, agrega.

 

 
Alejandro Fantino apoyó las iniciativas solidarias del superhéroe

 

Más allá de eso, el año pasado sacó su libro “¿Quién es Menganno?”, con el objetivo de construir un comedor que lleve su nombre. Este libro tuvo su firma de ejemplares en la 26° Feria del Libro Infantil y Juvenil en julio. Allí los chicos pudieron sacarse fotos y obtener el autógrafo del superhéroe real. “Seamos sinceros, ¿quién no ha soñado o querido ser, alguna vez, un superhéroe?”, dice en una de las páginas. Al final del día, el Capitán Menganno es un hombre como cualquiera, pero con una vocación muy grande que le permitió demostrar que se puede ser un superhéroe sin poderes extraordinarios como los que tienen Batman, Spiderman o Superman.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter