Sociedad • El psicólogo de la contracultura

Timothy Leary: una vida alucinada

Aunque nunca asesinó ni secuestró a nadie, fue considerado el criminal más peligroso de Estados Unidos durante la presidencia de Richard Nixon. ¿Cómo llegó a ocupar ese lugar?

Martín Aon // Jueves 16 de febrero de 2017 | 17:08

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Leary fue uno de los íconos de la contracultura en las décadas del 60 y 70.

Con su característica tranqulidad, Timothy Leary fue un psicólogo y orador en la Universidad de Harvard. Pero lo que no muchos saben de él es que a la vez fue un símbolo de la cultura hippie en la década de los 60 y el padre de la psicoterapia psicodélica.

 

Timothy se interesó por las drogas psicodélicas luego de viajar a México y probar la psilocibina, principal compuesto alucinógeno presente en determinadas especies de hongos. Después de esa experiencia, fundó la Liga para el Descubrimiento Espiritual, religión que tomaba el LSD como su santo sacramento, e invitó a jóvenes a su casa para ver cómo influía la sustancia en la conducta humana, cuando el LSD aún era legal.

 

En 1967 el psicólogo pronunció un discurso ante un grupo de 30 mil hippies en Golden Gate Park, San Francisco, donde expuso la frase que lo llevó a la inmortalidad en el ámbito juvenil de los 60: “Turn on, tune in, drop out”. Este slogan promovió beneficios del uso del LSD como la apertura de la mente humana y la cura de depresiones y adicciones. Fue en ese momento que, con su sonrisa pícara y su peinado desprolijo, Leary comenzó a molestar a los sectores más elitistas de la política estadounidense.

 

Sus problemas con la ley comenzaron cuando, en 1968, fue arrestado por posesión de marihuana y alegó que el policía que lo detuvo conspiró en su contra. Un año más tarde la Corte Suprema lo llamó a juicio y el psicólogo ganó el caso, conocido como "Leary contra Estados Unidos".

 

El mismo día de su liberación, anunció su candidatura para la gobernación de California y se convirtió en el rival de Ronald Reagan. Unas semanas más tarde, John Lennon, vocalista de The Beatles, compuso la canción “Come Together”, que fue usada para apoyar la campaña política del psicólogo. Su candidatura no tardó en molestar a los sectores más conservadores de Estados Unidos y en 1971 Leary fue arrestado y condenado a 90 años de prisión por el caso de 1968.

 

Leary estuvo encerrado en una cárcel de poca seguridad gracias a una prueba psicológica que, con su ingenio, logró burlar. Un tiempo después consiguió escaparse y se exilió en Argelia. Luego de su exilio, recorrió varios países de Europa y volvió a ser capturado en Afganistán, desde donde fue extraditado a Estados Unidos. Los jueces que lo condenaron alegaron que si se le permitía estar libre, iba a hacer publicidad de sus ideas.

 

Leary siempre se quiso distinguir del montón: no quería llevar una vida rutinaria como el resto de la sociedad. Desde la secundaria hasta la universidad se destacó por su mala conducta y fue expulsado de varias instituciones por contrabandear bebidas alcohólicas, actitudes que contradecían su hablar pacífico y su mirada despreocupada.

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter