Sociedad • Almirante Brown

El rugby como deporte de inclusión

El Taller de rugby Betharram es un proyecto solidario que enseña el deporte a chicos y chicas de barrios humildes.

Camila Chiabrando // Viernes 10 de febrero de 2017 | 17:48

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
En el equipo juegan juntos chicos y chicas de 15 años que conforman tres equipos. (Fotos: FB)

El deporte saca a los jóvenes de la calle, les enseña valores y los forma como personas. Claro está que el rugby no es la excepción. Por eso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los chicos que viven en los barrios más humildes de Almirante Brown mediante una actividad sana para ocupar sus tiempos libres, seis adultos de la localidad bonaerense de Adrogué crearon un taller de rugby en el que el resultado más importante no es el de los partidos.

 

La idea surgió de Gonzalo Saralegui –ex director técnico del Club Pucará-, a quien los chicos apodaron el abuelo. “Hacía tiempo que tenía la idea de armar un proyecto así y lo llevé a cabo en la Iglesia Betharram”, dijo Saralegui. “El cura Guido me recibió y aceptó sin problema, porque le gusta el rugby y también fue jugador”, agregó.

 

Este taller-escuela nació en marzo de 2013 formado por chicos de 15 años. En la actualidad, Fabián Cid, Darío González Verón, Martín Román, Guillermo Ceparro y Germán Leeuwarden ocupan los roles de directores técnicos y entrenadores.

 

La convocatoria para la formación de este proyecto comenzó por las catequistas que enseñan en la Capilla de la Sagrada Familia de Adrogué y los entrenadores se sumaron repartiendo folletos por las casas de uno de los barrios más humildes de Almirante Brown. Entre los chicos que asisten a las clases de catecismo y los que frecuentan los comedores se formó el taller.  

 

Los entrenamientos se realizan todos los sábados en el predio de Betharram, ubicado detrás de una villa de emergencia. El grupo inicial estaba conformado solo por varones; hoy participan 50 chicos que están divididos en tres equipos de los que también participan seis chicas.

 

No es un club ni tampoco pretende serlo, la idea del taller es transmitir el deporte y que los chicos enfoquen su energía en una actividad sana y positiva, enseñarles lo que es un juego en equipo y alejarlos de los vicios de la calle. “El deporte es una herramienta fundamental y el rugby en particular tiene una característica que lo hace único porque ayuda a la inclusión, enseña valores y forma personas”, afirmó Saralegui.

 

“El Club Pucará nos abrió una puerta importante, nos invita a jugar partidos y también nos llevó a la fiesta de cierre de las categorías infantiles, ocasión en que los chicos pudieron disfrutar de un partido con el plantel de primera e intermedia, contó el ex técnico de Pucará. Además, Gonzalo Saralegui se contactó con la ONG Botines Solidarios, que promueve la inclusión social a través del deporte y sus valores. Durante el primer año recibieron pelotas y protectores, luego se fueron sumando más donaciones.

 

“Persevera y triunfarás” es una de las frases con la que se define el Taller Rugby Betharram, junto con solidaridad, humildad, compañerismo y respeto. Los entrenadores afirman que no se puede entrar a la cancha sin estos valores. Antes de cada partido se reúnen y hablan al respecto, pero también enuncian una oración y bendicen los alimentos que comerán después del partido.

 

Haciendo hincapié en la violencia que se vive en el fútbol hoy, Saralegui compara: “En el fútbol hay mucha presión de los adultos hacia los chicos, les gritan y les dicen cómo tienen que jugar”, dijo. “Acá los técnicos bajan una línea de cómo quieren que juegue el equipo pero no se corrige nada más, esa es la diferencia”, agregó. “El chico viene a disfrutar del deporte sin tener presión desde afuera, entonces cuando juega disfruta y descarga todo en la cancha”.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter