Sociedad • Salud

Tabaquismo: aumentan los precios pero no disminuye el consumo

Ciento veintitrés personas mueren por día a causa del tabaco en Argentina. El costo directo es de 33 mil millones de pesos, que se invierten para financiar políticas de salud y contra enfermedades provocadas por el tabaco.

Viviana Monticelli @VivimontiOk // Martes 14 de marzo de 2017 | 15:05

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El Programa Nacional Antitabaco prevee distintas medidas de prevención, incluida la cartelería en la vía pública. (Foto: Ministerio de Salud de la Nación)

"Las advertencias gráficas sobre las consecuencias del tabaquismo son más efectivas que los textos de las cajetillas", asegura la OMS.

El tabaquismo es una enfermedad y una adicción, no una costumbre que fácilmente se pueda controlar. Alejandro Martínez, ex fumador, en diálogo con Diario Publicable, dice: “Fumé desde los 12 años cuando mi hermano mayor me dio un cigarrillo por primera vez. A los 17 ya fumaba entre 20 y 30. Siempre de la misma marca y más cuando salía con mis amigos. Nunca pensé en dejarlo, siempre me gustó fumar, hasta que tuve un infarto a los 42 años. Fumaba a escondidas, no quería que mi familia sufriera pero no podía dejarlo. Hasta que hice un tratamiento. Ya son seis años sin fumar, me liberé".

 

El tabaquismo tiene un costo social elevado por las enfermedades y muertes que produce, y económico por lo que el Estado invierte en la atención de enfermedades relacionadas con el hábito de fumar. Sin embargo, las tabacaleras siguen facturando, sus ganancias son millonarias y tienen artimañas necesarias para seguir con el negocio, que involucran la contratación de poderosos estudios de abogados que las representen y defiendan.

 

El Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco (CMCT OMS) se puso en vigor el 27 de febrero de 2005, 90 días después de la adhesión, ratificación y aceptación de 40 Estados. Se basa en las pruebas necesarias para defender el derecho de las personas al máximo nivel de salud. Su misión es cambiar el desarrollo de estrategias con las que abordar todas las sustancias adictivas. Para ello se ocupa del suministro y de tácticas eficientes para reducir la demanda.

 

El objetivo es proteger a las generaciones presentes y futuras de las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y de la exposición a su humo. A pesar de haber firmado el convenio en septiembre de 2003, Argentina es uno de los pocos países del mundo que todavía no lo ratificó. 

 

El  Programa Nacional de Control de Tabaco del Ministerio de Salud de la Nación fue implementado a fines de 2003. Trabaja sobre pilares fundamentales para su efectividad: se enfoca en la prevención primaria, los ambientes libres de humo y el cese de la adicción. En 2011 se promulgó la Ley Nacional Antitabaco (N° 26.687) que regula la producción, publicidad y consumo de los productos elaborados con tabaco.

 

Las regulaciones más importantes en Argentina

 

 

Los vínculos entre las tabacaleras y el fumador

La ley establece responsabilidades para los dueños de las tabacaleras. El trabajo de producción y venta es una actividad lícita y regulada, muchas veces subsidiada por el Estado, y que además recibe un porcentaje alto de los impuestos. En Argentina la ley 19.800 autoriza y promueve la producción tabacalera y crea el Fondo Especial del Tabaco.

 

"La ley nacional de control de tabaco y su reglamento prohíben las promociones de descuento, pero la industria encontró el artilugio de las ediciones especiales para hacer descuentos en sus marcas premium y no perder consumidores", declaró en una entrevista con Télam Verónica Schoj, directora ejecutiva de Fundación InterAmericana del Corazón (FIC Argentina).

 

 

El Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas de la Nación se comprometió a presentar un proyecto de ley de impuestos al tabaco que se agregue al decreto 626/2016, que fija en 75 por ciento el gravamen para los cigarrillos, en la Ley de impuestos internos, y una suba en el precio de venta al público, para reducir el margen de maniobra que tiene la industria tabacalera

  

El proyecto de ley buscará reducir el tabaquismo a mediano y largo plazo, así como igualar la carga impositiva en todos los productos del tabaco, aplicar un monto fijo por paquete que no permita de parte de las tabacaleras la sustitución por marcas más baratas, y garantizar las suficientes actualizaciones periódicas para que todo proceso de inflación no impacte en la medida ejecutada.

 

De acuerdo con el estudio realizado por el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), el tabaquismo es la principal causa prevenible de muerte y enfermedad a nivel mundial. Cada año, más de cinco millones de muertes en el mundo son atribuibles al consumo de productos del tabaco y se espera que para el 2025 la cantidad de decesos anuales alcance los 10 millones. En Argentina, se estima que el 22 por ciento de las mujeres y el 32 por ciento de los hombres son fumadores.

 

En cuanto a la dependencia, la especialista en tabaquismo y miembro de la Asociación Argentina de Tabacología (AsAt) Gabriela Senatore aclara: “La dependencia psicológica y social que se crea con el tabaco se da por ser un acto incorporado en casi todos los hábitos de la vida (comer, tomar café, salir). No hay que delinquir, es barato, no cambia nuestra conducta. Es la única adicción socialmente aceptada".

 

El tabaquismo no sólo afecta la salud y el bolsillo de cada consumidor, también impacta en el medio ambiente. Pocos saben del impacto en la deforestación mundial que causan las plantaciones de tabaco. Los desechos químicos que genera la fabricación de cigarrillos contaminan el agua potable. Ríos y mares son contaminados con colillas.

 

“La decisión de dejar de fumar fue un gran avance. Además de la posibilidad de usar parches, chicles y la medicación en reemplazo de nicotina, pesó la ayuda profesional para el seguimiento del tratamiento y para superar cualquier intento de recaída. Somos adictos, aprendí con los tratamientos qué es la abstinencia. Sigo intentando, todavía no lo logré", cuenta Carmen Rodríguez, fumadora. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter