Sociedad • Aniversario

"No nos matan ustedes, nosotros elegimos morir"

Se cumplen 40 años de la muerte de María Victoria Walsh, hija del célebre periodista y autor de Operación Masacre.

Franco Vázquez // Jueves 29 de septiembre de 2016 | 18:27

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Rodolfo Walsh escribió sobre su hija "Vicki"en una carta a sus amigos.

"Mi hija no estaba dispuesta a entregarse con vida. Era una decisión madurada, razonada. Sabía perfectamente que en una guerra de esas características, el pecado no era no hablar, sino caer". Esas fueron las palabras del periodista y escritor Rodolfo Walsh, expresadas en una carta dirigida a sus amigos en referencia a la muerte de su hija, María Victoria Walsh, luego de enterarse de que ella había fallecido tras un enfrentamiento con fuerzas del Ejército en una casa de la calle Corro, en el barrio de Floresta, el 29 de septiembre de 1976.

 

María Victoria Walsh, Vicki para su familia, nació el 28 de septiembre de 1950. Fue periodista, al igual que su padre. Militó en agrupaciones gremiales ligadas al peronismo revolucionario. A los 22 años, comenzó a trabajar en el diario La Opinión. Allí, sus compañeros la eligieron como delegada gremial. Caracterizada por tomar decisiones firmes y claras, María Victoria tuvo que enfrentar, en un conflicto laboral, al jefe del diario, Jacobo Timerman, a quien despreciaba profundamente.

 

Luego de que no se resolviera ese conflicto, María Victoria renunció al cargo de delegada y pidió la licencia. Nunca más volvió al diario. Comenzó a militar plenamente, también al igual que su padre, en la organización Montoneros, donde fue oficial 2° y responsable de prensa sindical.

 

Allí tuvo su primera experiencia como militante en territorio. Comenzó a militar en una villa miseria de donde, según su padre, salió convertida con un ascetismo que impresionaba.

 

Vicki estaba casada con Emiliano Costa, militante montonero. En 1975, Costa fue detenido y desde entonces María Victoria nunca más supo de él. Victoria, la hija de ambos, nació meses después.

 

En 1976, ya instaurada la dictadura militar encabezada por Jorge Rafael Videla, María Victoria, al igual que todos sus compañeros, fue perseguida. Vivía en constante incertidumbre. No sabía ni cuándo ni cómo, pero tenía la certeza de que las fuerzas militares iban por ella. Es por eso que siempre dejaba a su hija en casa de algún amigo, amiga o familiar. Intentaba de esa manera evitar que, ante el caso de ser encontrada, alguien se llevase a Victoria.

 

Pero el 28 de septiembre de 1976, el día de su cumpleaños, María Victoria no tuvo con quien dejar a su hija, así que se quedó con ella en una casa de la calle Corro, Floresta, junto a otros sus compañeros de la organización.

 

A las siete de la mañana del 29, María Victoria fue despertada por unos gritos provenientes de los altavoces del Ejército. Las fuerzas militares ya estaban ubicadas frente a la casa donde ella se encontraba. De repente, comenzaron los disparos.

 

En la planta baja de la casa murieron tres de los cinco integrantes de la agrupación que se encontraban allí: los Oficiales Mayores montoneros Ismael Salame, Juan Carlos Coronel y Beltrán. En la planta alta, en la terraza, aparecieron inesperadamente María Victoria Walsh y Alberto Molina, secretario nacional de Montoneros.

 

"El combate duró más de una hora y media. Un hombre y una muchacha tiraban desde arriba, nos llamó la atención porque cada vez que tiraban una ráfaga y nosotros nos zambullíamos, ella (María Victoria), se reía", declaró un soldado del Ejército presente ese día en el enfrentamiento.

 

Según el militar, "la muchacha" había dejado la metralleta con la que disparaba, se asomó de pie sobre el parapeteo de la terraza y abrió los brazos. Todos habían cesado el fuego. De repente, comenzó a hablarles en voz alta. El mismo soldado que detalló lo ocurrido ese día no recordaba cuáles fueron las palabras, pero sí recordó una última frase que nunca más pudo olvidar. "Ustedes no nos matan. Nosotros elegimos morir", fue lo último que dijo María Victoria Walsh antes de llevarse, al igual que su compañero, una pistola a la sien y matarse frente a todos los soldados allí presentes. Tenía 26 años.

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter