Sociedad • Otra realidad

La revolución virtual ya llegó a Buenos Aires

Expertos y curiosos de esta nueva tecnología se reúnen para compartir proyectos e intercambiar ideas sobre el futuro de una industria que empieza a pisar fuerte en el país. Programadores, artistas, docentes y hasta psicólogos ya experimentan con ella.

Juan Charovky @jcharovsky // Viernes 01 de abril de 2016 | 18:06

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La experiencia creada por Lucid Dreams permite explorar un mundo onírico. (Foto: Psicotech)

Hasta donde alcanza la vista, el paisaje parece salido de un sueño. En la noche luminosa, los claros de nubes dejan ver decenas de lunas y planetas tan enormes y próximos que apenas parecen sostenerse del cielo plagado de estrellas. Alrededor, el bosque sube y baja entre sierras y quebradas. Y en el horizonte se elevan las montañas, adornadas por volcanes y cataratas y coronadas por gigantescas estatuas de dioses paganos, que trepan hasta el cielo entre fuegos fatuos y auroras boreales. La belleza del paisaje es tan intensa y real que cuando a uno le sacan el headset y los auriculares es difícil recordar que sigue en Fitz Roy 2021, Palermo, y que el mundo que acaba de recorrer es apenas una experiencia virtual que sólo existe en las entrañas de una computadora.

 

Postales como ésta abundan en las reuniones de VRLab, una pequeña pero creciente comunidad local de realidad virtual que el jueves pasado copó Tecnobar y reunió a casi cien desarrolladores, emprendedores y curiosos para compartir proyectos, probar lo último en hardware e intercambiar ideas sobre el futuro de esta industria que comienza a pisar fuerte en todo el mundo, incluida la Argentina.

 

Según la mayoría de los especialistas en realidad virtual (o VR, por sus siglas en inglés), 2016 será el "Año Cero" en la revolución de esta nueva-vieja tecnología, que supo generar una enorme burbuja de expectativa mediática en los 90 pero que no logró despegar. En los últimos años el desarrollo de esta quimera de la ciencia ficción recobró impulso de la mano de startups como Oculus VR (comprada por Facebook en 2014) y gigantes de la tecnología como Samsung, Sony y Google, que este año se preparan para lanzar al mercado masivo sus primeros dispositivos o headsets. Así, la idea es dar un golpe disruptivo en el mundo de los medios y el gaming. Pero eso no es todo lo que la VR tiene para ofrecer.

 

NO SÓLO PARA GAMERS

No es un videojuego, aclara sobre su obra el VJ y artista multimedia Ariel Azcurra, mejor conocido como Lucid Dreams, quien hace dos años incursionó en el mundo del arte VR. Su “experiencia virtual”, como la define, introduce al participante en un vasto mundo onírico que puede recorrer libremente, moviéndose con un joystick mientras mira a su alrededor con un Oculus Rift. Este headset cuenta con una pantalla inmersiva que aísla al usuario del mundo real, y con sensores que detectan los movimientos de sus manos y su cabeza, permitiéndole explorar el espacio virtual e interactuar con diversos objetos. “La idea es que la gente se sorprenda”, explica.

 

Si bien la VR es un campo especialmente fértil para diseñadores e informáticos, sus posibilidades virtualmente infinitas atraen todo tipo de profesionales. Lucas Labandeira es psicólogo y cofundador de Psicotech, una startup dedicada a la innovación tecnológica en el campo de la salud mental, que presentó en VRLab una novedosa experiencia para tratar fobias. “Pensamos que hay que adaptar la psicoterapia al sujeto del futuro y que el uso de la tecnología es un paso lógico teniendo en cuenta cómo evoluciona el ser humano”, explica el experto, y aclara que la relación entre la VR y el tratamiento de este trastorno “era inevitable”.

 

Lucas Labandeira experimenta el potencial de la VR para tratar fobias. (Foto: Psicotech)

 

En las experiencias desarrolladas por su equipo, el paciente se sumerge en un entorno que lo expone al objeto de su fobia de manera virtual, antes de hacerlo en el mundo real. En el caso de la acrofobia, o miedo a las alturas, un Oculus Rift y unos auriculares lo transportan a un ascensor que se mueve por la fachada de un rascacielos, donde no sólo puede ver cómo se eleva sino también sentirlo en todo el cuerpo.Como los distintos sistemas del cerebro están interconectados, cuando éste recibe la información audiovisual e interpreta que uno realmente está subiendo o bajando rápidamente, esa información se pasa a los otros sentidos”, explica Fernando Tarnogol, psicólogo miembro de Psicotech y desarrollador de la experiencia.

 

PIZARRONES VIRTUALES

"Cuéntame y lo olvidaré, muéstrame y lo recordaré, involúcrame y lo entenderé". Unos 2500 años después de su muerte, la célebre frase de Confucio toma un nuevo sentido de la mano de las herramientas didácticas que ofrece la VR aplicada al mundo de la educación. En 2015, Google fue una de las primeras empresas en notar este potencial cuando lanzó la versión experimental de Expeditions, una plataforma que hace posible transportar un aula entera a distintos escenarios históricos o naturales mediante experiencias virtuales colectivas.

 

En Villa María, Córdoba, esta nueva oportunidad pedagógica tampoco pasó desapercibida. Gustavo Cierra es docente de informática y encargado de Tecnologías de la Tecnoteca, un espacio educativo que busca generar igualdad de acceso a la tecnología para todos los jóvenes y ofrece talleres extraescolares de robótica, programación y VR para alumnos de primaria y secundaria. En VRLab, Cierra compartió su experiencia trabajando con chicos de primaria que en el trascurso de un año pasaron de aprender los fundamentos del diseño y la programación de videojuegos a desarrollar su propia experiencia virtual con temática de superhéroes. “Ahora cuando ven un tema nuevo en la escuela los chicos piden ir a trabajarlo a la Tecnoteca”, cuenta orgulloso.

 

Pero la educación con VR no es sólo un juego de niños. En colaboración con la Universidad Austral, un equipo de ingenieros de la startup Sensus 3D desarrolló un entorno virtual que entrena cirujanos para realizar laparoscopías y punciones lumbares. Allí el usuario usa un headset que simula un quirófano y utiliza un brazo robótico para controlar la experiencia. Además, ofrece un "feedback de fuerza" que recrea la sensación de explorar las propiedades físicas de distintos tejidos corporales, como la elasticidad de la piel o la viscosidad de la sangre.

 

 

Si bien no buscamos reemplazar la práctica actual, que es con cadáveres, nuestro sistema permite bajar la demanda de cuerpos y acercar este entrenamiento a hospitales que quizás hoy no tienen llegada a él. Esto va a hacer posible una reducción de los costos y los niveles de mala praxis actuales”, explica Juan Ignacio Molteni, ingeniero informático miembro del equipo. Además, según el desarrollador, el sistema recopila todos los datos que se generan cada vez que alguien lo usa, permitiendo perfeccionar el procedimiento.El día de mañana podríamos llevar esto a un robot cirujano como el Da Vinci para que pueda operar utilizando esta información”, pronostica.

 

En VRLab hay lugar para todas las disciplinas, pero como en todos lados, los videojuegos y el entretenimiento pisan fuerte. Desde pequeñas compañías de game design como Mantaray hasta verdaderas estrellas ascendentes de Silicon Valley como Vrtify, desarrolladores de todos los niveles se reúnen aquí para intercambiar ideas y hacer contactos. Para Guillermo Kelly, cofundador de Vrtify, en Buenos Aires “todavía no existe una comunidad de VR”, aunque eventos como VRLab contribuyen fuertemente a crearla. Por su parte, Rodrigo Perez Weiss, organizador del evento, cree que lo más importante es darse a conocer al público en general. “Necesitamos abrir el juego y ampliar la base de audiencia para los contenidos que se están desarrollando”, dice.

 

Mientras tanto, en el resto del mundo la VR avanza a pasos agigantados, cosechando inversiones millonarias y generando todos los días innovaciones sorprendentes en hardware y software. En pocos meses, los primeros headsets irrumpirán en la Argentina y entonces será hora de ver si los desarrolladores locales logran estar a la altura de un mercado cuyas expectativas no paran de crecen. Sin embargo, una cosa es segura: la revolución virtual apenas está comenzando.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter