Sociedad • DETALLES DEL ANTEPROYECTO DE LEY

Reclamo por un masaje formal

Desde hace 20 años, la Asociación Argentina de Masajistas (AAM) exige al Estado la regularización y oficialización de la profesión.

Ignacio San Román // Martes 22 de septiembre de 2015 | 20:23

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"Debería existir un reconocimiento de la práctica del masaje como terapia de la medicina complementaria", precisa Federico Martínez, asesor de la senadora García Larraburu.

Pasaron diversos intentos hasta que lograron presentar un anteproyecto de ley hace dos años, que no pudo ser tratado pero que llegó hasta la senadora Silvina García Larraburu, del Frente para la Victoria, quien tomó el tema y en la actualidad impulsa un pre proyecto para reconocer las diferentes disciplinas de la medicina complementaria, entre las que se encuentra la práctica del masaje.

 

“Creemos que un ser humano que está pasando por momentos de molestia a nivel muscular y articular necesita ser atendido por verdaderos profesionales, no por empíricos e improvisados. Lo más importante de todo es el consultante”, afirma Jorge Warnier, presidente de la AAM, y agrega: “La oficialización obligaría a que todos los que quieran ser masajistas se formen en anatomía, fisiología, histología y también en técnicas y sistematizaciones de masajes”.

 

Federico Martínez es asesor de la senadora García Larraburu y explica que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la medicina complementaria es un pilar fundamental para la atención de la salud en el mundo y recomienda que los países lleven adelante políticas nacionales para el reconocimiento, la difusión, el uso y la integración de este tipo de medicina en el sistema de salud. De modo que el ante proyecto intenta establecer un dispositivo legal e institucional que reconozca la medicina complementaria y desarrolle políticas para su integración en el sistema nacional de salud”.

 

Cada tres semanas, diversas instituciones, entre las que se encuentran la AAM y el Colegio de Acupuntores y Neurópatas, se reúnen junto al equipo de García Larraburu para redactar el anteproyecto con el objetivo de presentarlo a principios del año que viene.

 

El pre proyecto contempla la creación de un instituto de medicina complementaria donde las asociaciones tengan que presentar sus prácticas para que éstas sean aprobadas. Luego se eleva el pedido al Consejo Federal de Salud para que emita un dictamen para el reconocimiento de las diferentes actividades.

 

Sobre el rol que el Estado podría tener en un futuro, Martínez dice: “Una idea sería que la Universidad de Buenos Aires, por ejemplo, tuviera una carrera dentro de la Facultad de Medicina que dé medicina complementaria. También se podría crear una Facultad de Medicina Complementaria”.

 

Algunos inconvenientes

“El problema puntual que tienen los masajistas es que los únicos habilitados para dar masajes son los kinesiólogos. Los masajistas hacen una de las actividades que puede realizar un kinesiólogo, pero éstos son los únicos autorizados. Entonces a veces hay conflictos de tipo legal y hasta denuncias por ejercicio ilegal de la medicina”, manifiesta Martínez.

 

El asesor afirma que “para que no haya ningún tipo de persecución jurídica ni judicial debería existir un reconocimiento de la práctica del masaje como terapia de la medicina complementaria, para que los masajistas puedan tener su propio campo de acción”.

 

Otro inconveniente es la utilización del término masaje con otros fines, como la prostitución. Warnier expresa: “Sin ningún ánimo de discriminar ni ser despectivos con las personas que venden su cuerpo, buscamos que no se confunda la práctica del masaje con la prostitución”.

 

Cómo sigue el anteproyecto

“Aspiramos a que la presentación del proyecto sea acompañada por una buena cantidad de senadores. Por ahora estamos intercambiando ideas con asesores de otros senadores para ver si se suman al grupo de trabajo que funciona cada tres semanas”, señala Martínez.

 

La estrategia, según detalla, es consolidar el grupo de trabajo e incorporar a más representantes de asociaciones, como también abrir canales institucionales con el Ministerio de Salud de la Nación para sumar voluntades de cara a la presentación del proyecto el año próximo.

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter