Sociedad • De gira por Estados Unidos

Miami: políglota y camaleónica

Meca de la clase media aspiracionista durante los '90, refugio de celebridades, ricos y famosos, la playa emblemática del sureste norteamericano esconde un compendio de culturas e identidades forjado durante cinco siglos de inmigraciones. Diario Publicable comparte su historia.

Francisco Romano @ffranromano // Martes 10 de febrero de 2015 | 00:29

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Los valores de las propiedades crecieron un 7,8 por ciento en 2014 y es el tercer año consecutivo de progreso en el rubro luego de la crisis de 2008.

"Es un lugar atractivo para ricos y famosos, pero se clasifica como una de las ciudades principales más pobres del país", indica el sitio web oficial.

Miami es la ciudad estadounidense que está ubicada en la parte sureste del estado de Florida. Es, también, la líder en importación y exportación de la zona y una de las ciudades más densamente pobladas del país. Su carácter internacional se traduce en una metrópoli que rebalsa de diversidad de barrios étnicos. Pero, ¿por qué Miami es lo que es?


Para dar respuesta es necesario revisar su historia, que se remonta al año 1513, cuando el conquistador español Ponce de León llegó a la región tras el descubrimiento de América. Los españoles se establecieron y colonizaron el sur de Florida, el que finalmente se consideró un nuevo estado dentro de Estados Unidos en 1821.

 

Pero la historia moderna de Miami comenzó con el millonario Henry Flagler. El magnate petrolero tuvo la idea de construir un ferrocarril hasta el norte de Florida para atraer a los turistas que escapaban de las nevadas invernales del norte. Flagler amplió la extensión de su ferrocarril llegando hasta la actual Miami, dando paso a que otras personas pudieran llegar y poblaran la región. La economía de aquel entonces era mayormente impulsada por el turismo y la agricultura.

 

 

El crecimiento urbano parecía imparable en los años '20: los precios inmobiliarios llegaron a cuadruplicarse en cuestión de cinco años, pero la especulación fue frenada por el huracán de 1926. Esto llevó a Miami a una profunda crisis económica tres años antes que el resto del país. Sin embargo, no permaneció así por mucho tiempo y consiguió salir de la depresión de 1929 antes que los demás territorios, en parte gracias a la industria de la aviación. Durante la Primera Guerra Mundial se estableció en la zona un centro militar para entrenamiento aéreo.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos soldados se quedaron en Miami y la ciudad continuó prosperando. Según Valeria Carbone -historiadora especialista en estudios sobre los Estados Unidos, investigadora becaria del CONICET y del Instituto de Investigaciones de América Latina, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (INDEAL)-, “la ciudad adquirió cierta relevancia durante la guerra, debido a su puerto y al ser una importante base del ejército y la marina de los Estados Unidos, presentando una importante población militar”.

 

Artistas, celebridades y personas de renombre comenzaron a mudarse a esta ciudad ya renovada. Se construyeron hoteles que a su vez atrajeron una gran cantidad de mano de obra explotada de afroamericanos, centros nocturnos, bancos y comercios, iniciándose un auge inmobiliario que continúa en la actualidad.

 

CAMBIOS REVOLUCIONARIOS

La posguerra fue próspera para la ciudad. La radicación de nuevos habitantes continuó y el turismo creció exponencialmente, estimulando aún más el boom de la construcción. Cuando la Revolución Cubana tomó el poder en 1959, la historia de Miami tuvo un giro inesperado: en sólo una década más de 400 mil cubanos que huían del Comunismo llegaron a la ciudad. El primer éxodo de cubanos fue en su mayoría de familias de clase media y se establecieron especialmente en la zona de Riverside, que luego pasó a llamarse Little Habana. “Este fenómeno transformó una ciudad de ritmo lento en 'la capital de América Latina'", afirma el órgano de expresión oficial de la National Geographic Society de Estados Unidos.

 

No hay relaciones formales de tipo políticas, diplomáticas o económicas entre La Habana y Miami. La ciudad costera es la 'capital' de los emigrados cubanos, acérrimos opositores al régimen de la primera y segunda generación de exiliados, y en Miami hay un lobby anti-castrista políticamente muy fuerte”, afirma Carbone.

 

En 1980 se produjo la segunda oleada de inmigrantes, conocida como el Éxodo del Mariel, con 150 mil cubanos. Este grupo se diferenció del primero por ser -en su mayoría- pobres, de bajo nivel cultural. Ese año, además, la ciudad presenció un incremento de inmigrantes haitianos, que se instalaron en una zona que luego se conoció como Little Haití. “Miami es donde vive más de la mitad de todos los cubanos de Estados Unidos”, afirma la National Geographic.

 

 

El Profesor Titular Plenario de la cátedra Historia de los Estados Unidos de América del Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, Pablo Pozzi, asegura: “En realidad es una ciudad inventada por la industria turística hace ya casi un siglo, y, como se asentó en una zona donde había una cantidad de pueblos pequeños, incorporó una cierta población hispana y otra de pueblos originarios”.

 

El especialista comenta que en la década de 1990 creció la población argentina y pasó a ser una ciudad compleja, muy latinoamericana y también muy derechista por la fuerza de los exiliados cubanos, nicaragüenses y los ricos (corruptos) latinoamericanos que invertían sus bienes malhabidos allí. “El resultado es una ciudad compleja, escasamente agradable una vez que uno penetra la fachada tras el sol y las playas. Para decirlo de cierta manera, la vieja serie Miami Vice retrataba bastante bien ese mundillo”, concluye.

 

UN NUEVO HORIZONTE

El panorama comenzó a cambiar favorablemente a principios del siglo XXI, y hoy es una ciudad abierta al comercio internacional, especialmente con América Latina. “Con una visión continúa en las economías globales, Miami se convirtió en la sede de muchas empresas multinacionales e instituciones financieras. La ciudad tiene la mayor concentración de bancos internacionales en el país. También es conocida como un lugar atractivo para ricos y famosos, pero consistentemente se clasifica como una de las ciudades principales más pobres del país”, afirma el sitio web oficial del lugar.

 

En los últimos años, el influjo de inmigrantes hispanos no cubanos cambió la conversación de la 'cubanización' de Miami a su 'latinoamericanizaicón'. La noción de crisol de razas sigue siendo allí una parte vital de la vida americana”, asegura el sitio.

 

Para la historiadora, la cuestión de la enorme diversidad de barrios étnicos presentes en Miami es relativa, ya que todos los centros urbanos en los Estados Unidos tienen divisiones residenciales segregadas: Chinatown, Little Italy, Little Brazil, Little Havana, Little Buenos Aires, entre otras, son ejemplos de este fenómeno. Para ella, en realidad, la segregación residencial es tanto nacional como de clase. Y dado que es una de las diez ciudades más importantes de los Estados Unidos, “es lógico que tenga niveles de inmigración y diversidad considerables”.

 

MIAMI HOY

Es un hecho que más habitantes de Miami hablan español que inglés. Para un viajero, el carácter internacional de Miami se traduce en una metrópoli que rebalsa de una asombrosa diversidad de barrios étnicos donde las lenguas y costumbres son preservadas en la vida familiar, los cafés y los restaurantes con sus comidas autóctonas. Los locales y mercados comercian los artículos esenciales y antojos de las particulares tradiciones y herencias de las comunidades”, dice la National Geographic en la guía turística de la ciudad.

 

Dentro de Miami se encuentran enclaves afroamericanos, hombres y mujeres colombianos, guayanos, haitianos, jamaiquinos, nicaragüenses, puertorriqueños, triniteños y venezolanos. En el Gran Miami vive la comunidad judía, la segunda más grande de Estados Unidos después de Nueva York, que nació por la interacción entre las fuerzas sociales y los giros históricos. Llegaron por cuestiones climatográficas y por la posibilidad de establecerse en una economía joven y en formación.

 

El Miami Visitantes y Convention Bureau Mayor publicó datos que muestran que un mayor número de visitantes llega a través de los puertos de la ciudad y un crecimiento de las tasas de ocupación de habitaciones de los hoteles. Los valores de las propiedades crecieron un 7,8 por ciento en 2014, convirtiéndose en el tercer año con un aumento después de la crisis inmobiliaria de 2008. “Esta inversión, junto con el aumento visible en la planificación de la construcción y la actividad en la ciudad apuntan a la recuperación de la economía de la ciudad”, afirma el sitio oficial de Miami.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter