Sociedad • EFECTO POST-CRISIS

La generación "NiNi" crece a nivel mundial

La problemática se desató luego de la crisis económica de 2009. A pesar de las medidas implementadas por algunos gobiernos y ONGs, los números continuán siendo críticos.

Eugenia Semeria // Lunes 21 de octubre de 2013 | 13:05

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Jóvenes con "estados de angustias difusas" y "sensación de sin sentido". (Fotos: Germán R. Udiz)

El fenómeno denominado “NiNi”, jóvenes de entre 15 y 24 años que no trabajan ni estudian, ha sufrido un gran crecimiento en los últimos años. Según cifras oficiales actuales brindadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), son 75 millones los jóvenes que están desempleados. Aún más alarmante es el número de aquellos que no estudian, el cual se calcula cercano a los 290 millones, o sea, una cuarta parte de los jóvenes del planeta.


El término “NiNi” deriva del acrónimo inglés NEET, “Not in Employment, Education or Training” (no trabaja, no estudia, ni tiene entrenamiento) y fue utilizado por primera vez en el Reino Unido, extendiéndose por todo el mundo.

 

Entre los factores que influyen para la conformación de esta generación "NiNi" se puede mencionar una extensa lista. Algunos de ellos son: la falta de oportunidades laborales, la deficiente educación escolar, la poca motivación, el rol de los padres y la escasa orientación vocacional.


Lo cierto es que la crisis económica mundial de 2009 fue la principal causa para que este fenómeno aumente considerablemente. El diario británico The Economist explica que, por un lado, las empresas, al ver amenazada su situación financiera, acaban por despedir primero a los recién llegados al mercado de trabajo que en su mayoría son jóvenes y, por otro lado, los empleos, al ser intermitentes y de poca duración, no permiten adquirir suficiente experiencia y formación profesional, elementos fundamentales para permanecer dentro del competitivo circuito laboral. The Economist destaca también que los países cuya cultura de educación y trabajo priman en sus políticas públicas han logrado reducir paulatinamente su tasa de desempleo, mientras que los países que no valoran ni intervienen sobre la educación son un terreno fértil para el aumento de los "NiNi".


Si bien los países en desarrollo ostentan un altísimo porcentaje de jóvenes en esta situación, también en las potencias las cifras son preocupantes. En este sentido, el licenciado en Sociología y especialista en medios y política internacional Daniel Cholakian explica: “Aún cuando las sociedades son diferentes y la caracterización de los 'NiNi' no es la misma, las causas son similares. El origen está en el deterioro del trabajo en la crisis del capitalismo post-industrial, que produjo, como primer efecto, la desocupación”. No obstante, no se debe caer en el error de analizar números de manera aislada: “Estaría mal considerar similares a los jóvenes desocupados de la opulenta Europa Occidental que a los jóvenes de las favelas cariocas”, aclara.


CRISIS CULTURAL

A la crisis económica hay que sumarle la crisis cultural. Al respecto, Cholakian señala: “La economía puso en crisis a la sobre estructura cultural, la que impugna el sentido del trabajo y del estudio en tanto proveedores eficientes de, por un lado, reproducción de la vida material de las personas y, por el otro, mano de obra capaz de reproducir y ampliar la ganancia capitalista”.


El caso de la Argentina encuadra en este supuesto y así lo describe la docente inglesa Christine Walsh, egresada de la Universidad de Cambridge. “He sido docente en la Argentina por muchos años y he visto cómo actitudes han ido cambiando. La crisis global sin duda ha tenido una fuerte influencia en la cultura. En el pasado tanto padres como hijos daban por sentado que los jóvenes tenían que ocuparse de alguna actividad útil, sea estudio o trabajo, y frecuentemente ambos”. A pesar de que las tasas de deserción escolar han caído en los últimos diez años por la implementación de programas de la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas (DNPS), desde su formación y experiencia Walsh aclara: “En algunos países se implementa en la escuela secundaria una suerte de práctica laboral, especialmente con los alumnos que no tienen intenciones de ir a la universidad. Por otro lado, hace falta una capacitación seria, no improvisada, para los docentes que tienen que trabajar con los chicos, y al mismo tiempo intentar llegar a los padres”.


En ámbito psicológico, Laura Jazmín Gulí, licenciada especializada en constelaciones familiares, afirma que los "NiNis" en nuestro país se encuentran afectados por “estados de angustias difusas”, lo que significa que se encuentran con una "sensación de sin sentido". En otros términos, no saben qué hacer, ni para qué esforzarse y por lo tanto terminan abandonando los estudios.


Cabe preguntarse, en esta era, qué papel cumplen las redes sociales. Cholakian sostiene: "Echar efectos nocivos a las redes sociales en términos colectivos es no entender las diferentes formas históricas que adquirió la comunicación entre las personas. Es poner el problema siempre afuera de uno”. Sin embargo, en casos particulares, Gulí argumenta que aquello que hoy se ofrece como estímulo de diversión y de distracción puede generar, en muchos casos, déficits atencionales. Esto se debe a que el chico está acostumbrado a la estimulación externa que lo dispersa, no pudiendo conectarse consigo mismo y con sus deseos a fin de poder fijar sus propios objetivos.


Si bien las soluciones que se plantean hoy aún no son lo suficientemente efectivas, la toma de conciencia sobre esta problemática es claramente un primer paso hacia una solución eficiente y definitiva.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter