Política • Elecciones en Brasil

El destino de la izquierda

El derechista Jair Bolsonaro pica en punta de cara a los comicios presidenciales del próximo domingo, seguido muy de cerca por Fernando Haddad. El candidato del PT, respaldado por Lula da Silva luego de su encarcelación, espera contar con el voto de casi todo el electorado progresista en una posible segunda vuelta, pautada para el 28 de octubre.

R. de Vedia, M. Gallovich Palermo, J. Rodríguez Soto y M. Noceti Achával // Jueves 04 de octubre de 2018 | 16:45

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La mayoría de los sondeos indican que la fórmula Haddad - D’Ávila obtendría el 21 por ciento de los votos. (Foto: Flickr)

En agosto, la por entonces candidata a presidente por el Partido Comunista de Brasil (PCdoB), Manuela D’Ávila, anunció el abandono de su candidatura para unirse al Partido de los Trabajadores (PT) como vice de Fernando Haddad en la fórmula presidencial que competirá en las elecciones del próximo domingo. Esta unión surgió como una jugada política frente a la impugnación de la candidatura del ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, actualmente detenido en el marco del caso “Lava Jato” por haber recibido coimas durante su presidencia. De esta manera, la izquierda intentará sumar en una sola fórmula la mayor cantidad de votantes para vencer al ultraderechista Jair Bolsonaro, quien actualmente lidera las encuestas.

 

Lo cierto es que a D’Ávila no le fue difícil inclinarse por esta alianza ya que, desde hace tiempo, apoya abiertamente las políticas del PT. Ariel Goldstein, sociólogo, magíster en Ciencias Políticas y autor del libro “Prensa tradicional y liderazgos populares en Brasil”, lo aclara: “Cuando en abril se hizo el acto en el que Lula se entregó a la Justicia, a su lado estaba Manuela D’Ávila. Esto demuestra que la alianza entre el PT y el PC está construida hace bastante tiempo y que, de hecho, hay un vínculo programático entre ambos que empezó durante el petismo. No en vano, durante los gobiernos del PT el Ministerio de Deportes estuvo a cargo del PC”. Así, a pesar de que la fórmula Haddad - D'Ávila será conformada por representantes de dos partidos con trayectorias diferentes, ambos mantienen una misma línea, lo que facilitará la toma de decisiones en caso de que triunfen en los comicios.

 

Sin embargo, más allá de que Haddad sigue creciendo en las encuestas y que su identificación con Lula continúa en aumento, es importante destacar la existencia de otro candidato atrayente para una parte del electorado de izquierda: Ciro Gomes, ex ministro de Integración del PT y aspirante por el Partido Democrático Laborista (PDT). En un escenario de extrema polarización entre izquierda y derecha, algunos siguen preguntándose por qué Gomes, cuya intención de voto es del 11 por ciento, no pudo confluir con Haddad en una candidatura que pudiera aglutinar una más votos izquierdistas.

 

 Haddad fue respaldado por Lula luego de su encarcelación. (Foto: Ricardo Stuckert)

 

Nicolás Trotta, rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y autor del libro “Latinoamérica piensa”, analiza: “Era muy difícil que la candidatura de Lula pudiera confluir con la de Ciro Gomes, quien no tiene la misma capacidad de tracción ni la confiabilidad que Haddad. Igualmente, luego del crecimiento exponencial de Haddad en las últimas semanas, todo hace suponer que Gomes apoyará al PT en una posible segunda vuelta”. Cabe recordar que el ballottage se realizaría el 28 de octubre sólo si ninguno de los candidatos obtiene más del 50 por ciento de los votos.

 

Una segunda vuelta entre Bolsonaro y Haddad es casi un hecho. Cabe preguntarse qué rol jugarán en dicha instancia Gomes y otros candidatos de izquierda como Guilherme Boulos, líder del Partido Socialismo y Libertad (PSOL). “El apoyo de todos los candidatos de izquierda hacia el PT quedó de manifiesto cuando a Lula lo apresaron y tanto Boulos como el PCdoB, entre otros, salieron a oponerse. Es que el campo de la izquierda reconoce a Bolsonaro, y a las políticas neoliberales que aplicaría si llegase al gobierno, como la principal amenaza, señala Goldstein.

 

"La izquierda reconoce a Bolsonaro, y a las políticas neoliberales que aplicaría si llegase al gobierno, como la principal amenaza". A. Goldstein

 

Aunque el 20 de febrero cinco partidos de izquierda (PT, PC, PDL, PSOL y PSB) firmaron un documento en el que plantearon la necesidad de unirse y de diagramar un nuevo proyecto nacional, actualmente hay una fragmentación en la izquierda. O sea, varios candidatos con baja intención de votos pero que podrían definir la suerte del PT en un hipotético ballottage.

 

Así las cosas, el ultraderechista Bolsonaro pica en punta para la primera vuelta de los comicios que definirán quién será el próximo presidente de Brasil, seguido muy de cerca por Haddad. En esa hipotética segunda vuelta es donde el PT espera contar con el voto de casi todo el electorado de izquierda.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter