Política • Ni una menos

"Necesitamos justicia"

Tres historias de lucha de familiares de víctimas de violencia de género que participaron en la multitudinaria marcha del Día Internacional de la Mujer.

Nadia Gestal // Viernes 09 de marzo de 2018 | 18:32

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Mónica Ferreira, madre de Araceli Fulles, con el nombre de su hija colgado del cuello. (Fotos: Melany Di Blasio)

Entre los cientos de miles de carteles con palabras cargadas de sentido, las ausencias se hicieron oír bajo la consigna "Ni una menos".

"La causa está parada. Estamos peor que cuando empezamos", cuenta Mónica Ferreyra, la madre de Araceli Fulles, asesinada en abril de 2017 en el partido de San Martín. Llegó a la marcha con un grupo grande de amigos de su hija, con carteles y fotos que la recuerdan con amor, pidiendo justicia. Denuncia complicidad policial con los asesinos de Araceli, que fue encontrada debajo de escombros en el patio trasero de la casa de Darío Badaracco. Se presume que el femicida es Carlos Cassalz, quien estuvo detenido pero luego fue liberado. Las pruebas "se perdieron", y la Justicia liberó a los sospechosos. "Sueño que mi hija me dice: 'Mami, ayudame´", cuenta con emoción y bronca Mónica. "Fue aberrante lo que le hicieron, no quiero que le pase a ninguna más. Por eso estoy acá. Necesitamos justicia", agrega con entereza, rodeada de mucha gente que se acerca a darle fuerza y ofrecerle compañía.

 

Se presume que el femicida de 
 Araceli Fulles es Carlos Cassalz, 
 pero las pruebas "se perdieron" y 
 la Justicia liberó a los sospechosos.

 

Fernanda Albornoz encontró en el dolor muchos motivos para acercarse a ayudar a otros que pasaron por lo mismo que ella. En enero de 2010, su hermana Florencia fue asesinada por su ex pareja, con quien tenía dos hijos. Varias veces lo había denunciado antes por violencia de género. El femicida, ex policía, se encuentra detenido, pero familiares de la víctima denuncian que cuenta con privilegios dentro del penal. Junto con su madre y sus otras cuatro hermanas, Fernanda formó un grupo que está cerca de convertirse en una ONG: Atravesados por un femicidio, que reúne a familiares de víctimas que se ayudan y se acompañan en la búsqueda de justicia. "Cuando te pasa algo así no sabés para dónde ir, qué hacer ni cómo manejarte", cuenta Fernanda, y agrega: "Por eso me parece importante juntarnos y ayudarnos entre nosotros"

 

Fernanda Albornoz formó el grupo Atravesados por un femicidio.

 

Marta Pizl asegura que a su hija la mataron dos veces. La primera, a golpes en el partido bonaerense de La Matanza, la segunda cuando la Justicia dejó libres a los tres asesinos de su hija, uno de ellos policía retirado. A poco de cumplirse dos años del asesinato de Maricela Pozo Pizl, su madre sigue pidiendo justicia. Ante la Fiscalía se presentaron seis videos en los que puede verse la brutal paliza a la que fue sometida la víctima a plena luz del día. "Al juez y al fiscal no les conozco la cara, jamás me llamaron. A los asesinos les hicieron un juicio abreviado y hoy están libres", agrega con una entereza admirable. "Necesitamos que se reabra la causa y que la Justicia haga bien su trabajo, sin complicidades. Estos jueces se vendieron, esto no puede pasar más", afirma mientras sostiene un cartel con la foto de su hija, que fue asesinada a los 27 años.

 

"Al juez y al fiscal 
 no les conozco la cara, jamás me llamaron. A los asesinos les hicieron un juicio abreviado, y hoy están libres", dice Marta, la mamá de Maricela Pozo Pizl.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter