Política • Análisis

"La ley de Obediencia Debida salvó el sistema democrático"

A 30 años de su promulgación, Rodolfo O' Reilly, ministro de Deportes durante el gobierno de Alfonsín, y el historiador Gustavo Álvarez evalúan el rol que cumplieron esta y la Ley de Punto Final en el momento de su sanción. 

Yadir Hamze // Lunes 09 de octubre de 2017 | 19:49

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Alfonsín promulgó la polémica Ley de Obediencia Debida en junio de 1987. 

El ministro de Deportes de la Nación durante el gobierno de Raúl Alfonsín, Rodolfo O' Reilly, dijo en entrevista con Publicable que las leyes de Obediencia Debida y Punto Final  “salvaron el sistema democrático”. Según O' Reilly, “Alfonsín estaba muy preocupado porque los oficiales que eran citados a declarar no se presentaban en Tribunales, entonces buscó la mejor manera para resolverlo. Una parte mayoritaria del Gobierno estaba convencida de que ese era el camino a seguir”.

 

Por su parte, el historiador Gustavo Álvarez señaló la preocupación de Alfonsín, a quien “se le había ido de las manos el tema porque había que juzgar a todas las Fuerzas Armadas (FF.AA.)” y “sancionó la Ley de Punto Final para poner plazos a los juicios”, explicó.

 

En diciembre de 1986 en la Cámara de Diputados, Alfonsín había planteado como objetivo de la nueva norma prevenir que el espíritu de la justicia, deformado por la pasión, fuere el marco que hiciere posible una campaña de venganza, que la sociedad argentina rechaza”.

 

 

Sin embargo, la sanción generó que la ciudadanía intentara juzgar aun más a las FF.AA., por lo que un grupo de las fuerzas llamado “los carapintadas” inició el levantamiento de Semana Santa de 1987, en Campo de Mayo. “Alfonsín viajó hasta allí y negoció, aunque antes había dicho que no negociaría con esos ‘delincuentes´", explicó Álvarez. Después de esa Semana Santa, se sancionó la Ley de Obediencia Debida.

 

La meta de la flamante regla era “definir órdenes y grados de responsabilidad en delitos de lesa humanidad , eliminar tensiones que deben superarse y enterrar definitivamente el pasado”, según comunicó el entonces senador radical Fernando De la Rúa el 28 de mayo de 1987 en el Senado.

 

O' Reilly dijo que él hubiera puesto el pueblo a caminar hacia Campo de Mayo y argumentó que si el entonces presidente hubiese hecho eso, Argentina hubiera dado un paso muy grande hacia el sistema democrático y la Unión Cívica Radical (UCR) hubiese gobernado mucho más tiempo. No obstante, recalcó que “la UCR no tiene nada que criticar a Alfonsín. En el radicalismo, el ex mandatario sigue siendo intocable”.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter