Política • Catalanes independentistas vs. el gobierno español

Marchas y detenciones en otro capítulo de la disputa española

Múltiples allanamientos se han producido este miércoles en distintos ministerios y secretarías de Cataluña con el objetivo de desarticular el referéndum del 1° de octubre (1-O). La Guardia Civil arrestó a una decena de altos cargos catalanes.

Martin Raschinsky @martinraschin // Miércoles 20 de septiembre de 2017 | 20:17

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La tensión entre el gobierno central español y los separatistas catalanes es cada vez mayor. (Foto: Télam)

"Haré todo lo necesario, sin renunciar a nada, para evitarlo", dijo Rajoy, presidente de España.

La Guardia Civil Española detuvo, hasta el momento, al menos 14 personas entre las que pueden encontrar funcionarios políticos, dirigentes y empresarios. Además, se realizaron más de 41 irrupciones policiales a ministerios, secretarías y hogares particulares, buscando material que pueda tener relación con referéndum del 1 de octubre (1-O).

 

Según revelaron fuentes al diario catalán La Vanguardia, el juez justifica las detenciones por el “incumplimiento de la suspensión acordada por el Tribunal Constitucional en diversos pronunciamientos de la culminación de la Transición Nacional y dentro de ello, los actos para la preparación del referéndum”.

 

En un contexto álgido para España se ve otro capítulo de este tire y afloje entre los catalanes independentistas y el gobierno español. Luego de que el 7 de septiembre se aprobara una ley para permitir el referéndum del 1-O, donde se decidirá si esta región se convierte en República o continúa siendo una comunidad autónoma, una serie de represalias por parte del gobierno del presidente Mariano Rajoy comenzó a caer sobre la región del nordeste, comenzando el mismo 7 de septiembre, cuando el Tribunal Constitucional español suspendió de urgencia esa normativa. Al día siguiente, los independentistas aprobaron otra ley, llamada ley de desconexión, que contempla todos los pasos para proclamar la república de Cataluña y la cual también fue anulada por el Tribunal Constitucional.

 

La realidad es que los últimos 13 días estuvieron signados por constantes enfrentamientos entre dirigentes catalanes como el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que piensa llevar el referéndum hasta las últimas consecuencias, y dirigentes anti independentistas, como Rajoy, quien afirmó: "Haré todo lo necesario, sin renunciar a nada, para evitarlo". El 13 de septiembre la fiscalía imputó a 712 alcaldes que públicamente apoyaban el 1-O y amenazó con arrestar al menos a 700 si no daban marcha atrás con su postura.

 

“El referéndum está bien, pero debería ser obligatorio. Es que, si no, van a ir a votar sólo unos pocos, y no sería representativo de la sociedad”, afirma José, escritor uruguayo que prefiere no dar su apellido, radicado en la región de Girona hace más de veinte años. Y es que si bien el referéndum puede perder legitimidad para algunas personas por esta razón, una gran parte -cada vez mayor- de la población que habla catalán se posiciona a favor del 1-O.

 

LOS MOTIVOS

Ya sea por un sentimiento independentista que llevaban dormido, como por las continuas intervenciones de las distintas fuerzas de seguridad españolas, así como por la diferente situación económica que se vive en aquella región a comparación con el resto de España. Y esto se vio reflejado en la multitudinaria marcha de la DIADA, la cual se realiza en Barcelona los once de septiembre y que congregó a mas de 400 mil personas.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter