Política • Masacre de Avellaneda

"No fue un mero hecho policial, fue perpetrado por el Estado"

A 15 años del asesinato de Darío Santillán (21) y Maximiliano Kosteki (22), organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos realizaron ayer un homenaje en la ex estación Avellaneda, donde los jóvenes fueron acribillados por la policía bonerense.

Laura Alcazar @ALCAZARMALE // Lunes 26 de junio de 2017 | 14:12

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Las paredes de la estación "Darío y Maxi": un homenaje constante a los jóvenes militantes asesinados el 26 de junio de 2002. (Fotos: L. Alcazar)

En el anfiteatro se inauguró una escultura en homenaje a Kosteki y Santillán, se expusieron fotografías, dibujos y pinturas, y se realizaron actividades para niños.

“Fue otra jornada de mucha fuerza, amor, respeto y lucha”, dijo Alberto Santillán en el acto que coronó las actividades que se realizaron ayer en conmemoración a los 15 años del asesinato de su hijo Darío y de Maximiliano Kosteki, de 21 y 22 años respectivamente, en la antigua estación Avellaneda del ferrocarril General Roca, que desde 2013 lleva el nombre de los jóvenes militantes del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD).

 

Sobre la responsabilidad estatal y política en el asesinato, Santillán agregó: “Esto no fue un mero hecho policial, fue perpetrado por el Estado. Si tenemos un Estado de mierda que nos tiene que cuidar y nos mata, el crimen tiene que encausarse dentro de los delitos de lesa humanidad. Son causas que no pueden prescribir y que no van a prescribir, porque tenemos ovarios y pelotas para seguir honrando y luchando por Darío. Justicia por Darío, justicia por Maxi”. 

 

Arte, música y radio abierta

Antes del mediodía el colectivo Muralismo Nómade había realizado una intervención artística en la fachada de la estación. Loana, miembro del grupo, dijo que en esas paredes se buscó simbolizar distintos tipos de elementos que se “unen entre sí”, como la olla popular, los docentes y las Madres de Plaza de Mayo. También están la wiphala, la bandera de la diversidad, y la hatta representando la defensa de los pueblos palestinos. “Arranca con la olla popular, de ahí sale una bandera gigante que se une a todas las banderas e incluso con la música, que es muy importante en la cultura. Representamos el simbolismo que hay en la estación y lo que le significa al movimiento”, explicó.

 

Detalle del mural que Muralismo Nómade pintó en el hall de la estación. Es la tercera intervención artística que el colectivo realiza en el lugar

 

Durante toda la jornada, en el escenario montado sobre la avenida Hipólito Yrigoyen se presentaron bandas y músicos solistas que interpretaron canciones y leyeron escritos y poemas creados como homenaje a los jóvenes asesinados. Entre una presentación y otra podían escucharse las voces en off de Kosteki y Santillán en antiguas grabaciones en las que hablaban sobre su militancia, el espacio al que pertenecían y la lucha del pueblo ante la situación que atravesó el país durante la crisis económica de diciembre de 2001.

 

Sobre la avenida, a un lado del escenario, se instalaron puestos de venta de libros, comida y distintos productos elaborados por organizaciones sociales. En el anfiteatro se inauguró una escultura en homenaje a Kosteki y Santillán, se expusieron fotografías, dibujos y pinturas, se realizaron actividades para niños y el grupo Teatro del Agite representó obras breves en las que se homenajeó a distintas personas que fueron víctimas del gatillo fácil o la violencia policial. En el hall de la estación el periodista y escritor Mariano Pacheco presentó su libro bibliográfico sobre Darío Santillán, titulado "El militante que puso el cuerpo", y posteriormente se instaló una mesa de debate en la que un panel abordó los desafíos del movimiento de trabajadores y trabajadoras.

 

“Con mucha alegría damos comienzo a esta radio abierta organizada por la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA). Hay que decirlo: la comunicación popular es la que hacemos todos y todas desde nuestras luchas, y esto va a ser una muestra, un espacio para compartir distintos momentos y seguir exigiendo justicia para los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda”. Con estas palabras, una de las participantes de la radio abierta instalada en el hall de la estación inauguró el espacio en el que participó Lucía Alonso, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en el sur del conurbano, quien junto con miembros de organizaciones feministas se refirió a las problemáticas de género. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter