Política • A cuatro años

El laberinto de la Ley de Medios: del AFSCA a ENACOM

Un recorrido por los vaivenes de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual antes y después del cambio de gobierno.

Camila Carballo // Lunes 12 de diciembre de 2016 | 19:37

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Durante los casi siete años que duró el conflicto entre el kirchnerismo y el Grupo Clarín por la Ley de Servicios de Comunicación hubo decenas de movilizaciones y actos en defensa de la normativa. (Fotos: Télam)

Luego de la vuelta a la democracia, el 10 de diciembre de 1983, surgió la necesidad de derogar la Ley de Radiodifusión creada durante la dictadura militar. Para ello, los presidentes Raúl Alfonsín, en 1988, y Fernando de la Rúa, en 2001, presentaron múltiples proyectos que luego no fueron tratados debido a fuertes presiones por los intereses involucrados. Finalmente, después de 26 años y varias modificaciones, el 10 de octubre de 2009 se sancionó la Ley 26.522 de Servicios de la Comunicación Audiovisual (LSCA), para regular el sistema de medios de la República Argentina. No obstante, debido a la presentación de varias medidas cautelares por parte del Grupo Clarín, la aplicación de la ley se paralizó durante cuatro años, hasta el 29 de octubre de 2013, cuando se determinó su constitucionalidad. 

 

Los objetivos de la ley eran evitar la formación de monopolios y diversificar los prestadores, garantizar el derecho a la información, asegurar frecuencias y espacios audiovisuales que garanticen la pluralidad, fomentar diversos contenidos, incentivar la producción local -reservando el 30 por ciento del espectro para la industria nacional- y abrir y poner en circulación un registro público de prestadores. Sin embargo, la oposición aseguraba que la norma había “nacido vieja”, ya que no se incluía Internet dentro de la regulación.

 

El abogado especialista en comunicación Damian Loreti, que es uno de los principales redactores de la ley, opinó sobre este tema durante una conferencia de prensa brindada para alumnos de la escuela de periodismo TEA, y aseguró que el proyecto "no se olvidó de Internet" y que la red no se reguló porque no se la quiso regular. “Si regulábamos Internet, nos hubieran dicho que éramos stalinistas que queríamos revisar correos electrónicos. En Ecuador y Venezuela la regularon y ahora están a los gritos”.

 

Luego de ser elegido presidente, Mauricio Macri firmó un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que anuló varios artículos de la Ley de Medios y disolvió la Autoridad Federal de Servicios de la Comunicación Audiovisual (ASFCA), que controlaba que se cumpliera la ley, y creó el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

 

El nuevo ente discute con distintos sectores de la sociedad civil propuestas para crear una nueva Ley de Convergencia de Medios que se enviará al Congreso en marzo y buscará reemplazar la normativa actual. El nuevo proyecto busca que confluyan en un mismo esquema regulatorio las telecomunicaciones, la radiodifusión y las nuevas tecnologías.

 

Teniendo en cuenta esto, ENACOM presentó 17 puntos esenciales que “sintetizan el espíritu de la Ley, cuyos pilares son la pluralidad, la diversidad, el acceso a la información, la libertad de expresión y de prensa, el federalismo y la producción nacional de contenidos”, según publicaron en un comunicado. Cabe destacar que si bien la Ley debe contemplar estos principios, no necesariamente estarán incluidos en la nueva norma.

 

"UNA COMUNICACIÓN DE CALIDAD Y CON VARIEDAD"

El Presidente Ejecutivo de ENACOM, Agustín Garzón, indica que “la idea fundamental de la Ley es ampliar el derecho a una comunicación de calidad y con variedad”. Además destacó que se busca “promover un protagonismo equitativo de pluralidad de voces y fortalecer la libertad de expresión”.

 

Sin embargo, el expresidente de AFSCA y licenciado en Comunicación Santiago Aragón no cree que el Estado se ajuste al derecho nacional e internacional que asiste al sector sin fines de lucro de la comunicación. También señala que la “mayor guerra” y el “nuevo mapa de medios” se van a ver en 2018, cuando “los medios que subsistan serán los que tengan la capacidad económica para subsistir”.

 

El pasado 26 de octubre integrantes de medios comunitarios se concentraron en las puertas del ENACOM para reclamar por las deudas del Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (FOMECA) que impacta en la sostenibilidad de estos medios, el incumplimiento del 33 por ciento del espectro para el sector sin fines de lucro y las interferencias de la empresa Canal 13/Artear sobre Barricada TV y Urbana TV.

 

Ese mismo día, ENACOM aprobó el reglamento para las cinco líneas de aportes no reembolsables de FOMECA, que según explican en la página oficial, presenta mejoras en comparación con las ediciones anteriores ya que prevé un solo desembolso para administrar mejor el subsidio y menor porcentaje de contraparte para pueblos originarios; además, otorga “mayor flexibilidad” para presentar la documentación requerida. Luego de la divulgación, la Red Nacional de Medios Alternativos señaló que esta publicación “no incluye a los medios empadronados, que son la mayoría de medios en `zonas de conflicto´ (zonas con mucha presencia de medios y por ende menos espectro disponible)” y tampoco incluye a los medios “que no tienen nada de nada”, que son una gran parte de los medios comunitarios, alternativos y populares.

 

Entre las últimas modificaciones que se realizaron sobre la regulación del sistema de medios se encuentra también la resolución 247 firmada por la Secretaría de Comunicación Pública, con lineamientos y criterios para la asignación de publicidad oficial a partir de octubre, un tema que fue debatido durante años debido a las denuncias que recibió el Estado nacional por manejos discrecionales y fallos incumplidos durante el gobierno anterior.

 

Con respecto a esto, la directora del ENACOM, Silvana Giudici, afirma que durante la presidencia de Cristina Kirchner “se generó todo un sistema de medios paraestatales que solo replicaban el mensaje gubernamental”; además, destaca que esos mismos medios eran los que el Estado ayudaba con el aporte de la publicidad oficial, restringiendo o eliminando la pauta para aquellos que “no tenían una línea editorial afín al gobierno”.

 

Por su parte, Aragón plantea que si bien le parece una buena idea regular la pauta oficial, es todo un proceso poder acostumbrar a los medios a un nuevo sistema y no piensa que logren llevarlo a la práctica; al mismo tiempo, añade que la resolución es “un maquillaje para que no acusen al oficialismo de lo mismo que se acusó al gobierno anterior”.

 

En efecto, quedan cuatro meses para terminar de redactar una nueva ley que regule el sistema de medios y la ENACOM ya recibió la colaboración de alrededor de 50 organizaciones de diversos sectores. Además, creó la plataforma web “Sumá tu aporte”, especialmente para este fin, donde se reciben aportes y opiniones en 300 caracteres.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter