Especiales • Juicio a las Juntas - En tiempo real

"Esperen que tenga al hijo, después la mato"

Elena Alfaro denunció haber sido violada durante su embarazo e implicó al coronel Luque y al mayor Durán Sáenz como autores de las torturas y vejaciones que sufrió en el CCD El Vesubio.

M.Felicenzi, F.Chaves, A.Altamiranda, D.Salinas, A.Montoya // Viernes 03 de julio de 2015 | 12:39

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto

Alfaro se mudó a la casa de una tía en La Plata, donde recibía constantes visitas de Durán Sáenz y debía llamarlo por teléfono, para demostrar que no había escapado.

En una atmósfera de tensión, declaró ayer durante tres horas y media la testigo Elena Alfaro, quien relató cómo fue violada y torturada mientras estaba embarazada en el centro clandestino de detención (CCD) El Vesubio, ubicado en el partido de La Matanza de la provincia de Buenos Aires,  Además, explicó el contacto que mantuvo con el coronel Franco Luque, subjefe del centro, durante varios años después de haber sido liberada, y cómo él se convirtió en el padrino del hijo que dio a luz en cautiverio.

 

Alfaro fue secuestrada por un grupo de unas diez personas armadas, en la medianoche del 19 de abril de 1977, en su domicilio del barrio porteño de Boedo. Se encontraba haciendo reposo debido a su embarazo. Fue trasladada a El Vesubio, donde la llevaron a una sala de torturas en la que escuchó los gritos de su compañero y padre de su hijo Luis Fabri, empleado público, dirigente sindical y director del diario "Respuesta". Luego la torturaron con picana y fue sometida a un interrogatorio. Gracias a su buen comportamiento y a su no resistencia a la hora de declarar, la muchacha pudo ver por única vez a su marido.

 

Un punto importante en la declaración de Alfaro fue la relación que mantenía el mayor Pedro Alberto Durán Sáenz, jefe de El Vesubio, con algunas de las detenidas a las que obligaba a vivir con él. Cuando la jefatura se trasladó al Regimiento III de Infantería de La Tablada, Durán Sáenz llevó a Alfaro a su habitación y abusó de ella. “Cuando se enteraba de una relación sexual, Durán Sáenz sancionaba a los responsables, pero nadie podía sancionarlo a él”, apuntó la testigo.

 

Elena Alfaro durante su declaración. (Foto: Memoria Abierta)

 

Alfaro pasó siete meses en cautiverio y fue liberada el 4 ó 5 de noviembre de 1977. Luciano Benjamín Menéndez, el comandante del III Cuerpo del Ejército, había ordenado que la mataran, pero Durán Sáenz exigió: "Déjenmela a mí, esperen que tenga al hijo, después la mato yo". Sin embargo, eso no ocurrió y fue liberada tiempo después.

 

Alfaro se mudó a la casa de una tía en La Plata, donde recibía constantes visitas de Durán Sáenz y debía llamarlo por teléfono, para demostrar que no había escapado. El control del militar terminó en 1978, cuando él abandonó La Plata. Pero, desde entonces, comenzó a visitarla Luque, subjefe de El Vesubio, quien al enterarse de que el hijo de la testigo no había sido bautizado, le ordenó a Alfaro que lo hiciera y le informó que él sería el padrino.

 

Sobre el final de la audiencia, José María Orgeria, defensor de Roberto Eduardo Viola, presentó dos cartas del padre de la testigo dirigidas al coronel Luque en las que, de manera amistosa, Tomás Alfaro explicaba que su hija había viajado a Europa y se mantenía alejada de las actividades políticas, sin dejar de agradecerle: "A pesar del tiempo transcurrido desde que UD. Me la entregó sana y salva, no puedo olvidar todo lo que hizo por ella, hasta el punto de que fue elegido por Elena para que sea padrino de su hijo Luis Felipe. Es por todo esto que me llenan de espanto las declaraciones vertidas por ella".

 

En este fragmento de su declaración, Elena Alfaro recuerda las pintadas nazis en las paredes del CCD El Vesubio:

 

Enviando...
Comentarios

Dr.Seuss  |  03-07-2015 17:38:01

Otra vez "Danielita"?, no aprendes mas vos eh no hagas lo que no te gusta que te hagan.

Responder

Facebook

Twitter