Especiales • JUICIO A LA JUNTAS - EN TIEMPO REAL

Declararon Grondona y Gainza Castro

Además de los periodistas, ofrecieron su testimonio testigos de las desapariciones de los matrimonios Moyano y Fortunatos, secuestrados en 1976. El revés de la impugnación de Viola al juicio.

M. González, F. Perrone, L. Evangelista, G. Mastrangelo. // Miércoles 03 de junio de 2015 | 19:04

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto

"Los que no sabían era porque no querían saber", afirmó el periodista Gainza Castro.

Una nueva semana comenzó en el Juicio a las Juntas Militares. La jornada de hoy se vio convulsionada por la presencia de dos testigosde alto perfil convocados por la defensa de Videla: el conductor del programa de televisión Tiempo Nuevo, Mariano Grondona, y el director del diario La Prensa, Máximo Gainza Castro.

 

El primero en sentarse en el banquillo de los testigos frente al Tribunal presidido por León Arslanián fue Gainza Castro, quien denunció la censura sufrida durante el gobierno militar y respecto de los desaparecidos, dijo: "Me sorprende la cantidad de personas que ahora dicen que no sabían lo que ocurría. Los que no sabían era porque no querían saber".

 

Máximo Gainza Castro se refirió también a las amenazas recibidas: “el hecho de ser periodistas nos tiene acostumbrados a recibir amenazas y atentados” y dio como ejemplo una llamada que recibió su esposa en la que le dijeron que sus hijos -que, en ese momento, se encontraban en la plaza- podrían ser atropellados por un camión al volver a casa. Respecto de la censura, dijo que después de publicar solicitadas y denuncias sobre personas desaparecidas, recibieron “una llamada de atención y un boicot publicitario.

 

El siguiente testigo fue Mariano Grondona. Al comienzo del juicio, el periodista norteamericano Robert Cox había declarado que Grondona le había dicho que existía un pacto de sangre entre los militares, por el cual hasta quienes cumplían funciones administrativas eran llamados a ser parte de ejecuciones de prisioneros.  Respecto de esto, Grondona dijo no recordar ese diálogo con Cox, pero admitió la verosimilitud de la frase ya que "era una versión que circulaba ampliamente en esa época".

 

En su declaración, Mariano Grondona manifestó que “nuestro gremio sufrió muchas bajas”, aludiendo a la desaparición de periodistas “muy amigos” suyos, entre ellos el dueño de El Cronista Comercial, Rafael Perrota, Julián Delgado y Horacio Agulla, director de Confirmado. Grondona agregó no saber la causa de sus desapariciones, solo poseer “conjeturas”. Grondona admitió no haber hecho nunca ninguna gestión por personas desaparecidas.

 

Los periodistas Mariano Grondona y Máximo Gainza Castro

 

"Acá vivían unos montoneros de m..."

Después de un cuarto intermedio, una serie de testigos relataron cómo el 21 de abril de 1976 Daniel Hugo Fortunato y su mujer Elena Vaca fueron secuestrados de su casa en San Miguel y nunca más se tuvo noticias de ellos.

 

El siguiente caso tratado fue el de José Andrés Moyano y su esposa, Susana Leonor López, secuestrados en su domicilio de Capital Federal el 30 de junio del mismo año. Alberto López, padre de Susana, contó que luego de ser raptada su hija logró comunicarse con su madre y le confirmó que estaba “secuestrada, pero se encontraba bien”. Aseguró que hubo un segundo y último llamado. “Después de eso, nunca más supe de ella”. Agregó que cuando fueron con su mujer a la casa de su hija y yerno la encontraron “destrozada” con pintadas en las paredes que decían: “acá vivían unos montoneros de m…” Luego de eso, la casa fue desvalijada por las Fuerzas Armadas y los bomberos. Ambos permanecen desaparecidos.

 

"NO HA LUGAR"

La Cámara Federal no dio lugar a la impugnación realizada por José María Orgeira, uno de los codefensores del general (RE) Roberto Viola, que pidió la suspensión del juicio por “irregularidades” cometidas por la fiscalía por mantener diálogos previos con los testigos. Tras el anuncio de los jueces, los testigos -por primera vez en una sala- provocaron un masivo aplauso rápidamente frenado por las autoridades judiciales.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter