Especiales • Juicio a las Juntas - Desde el presente

La comisión del Nunca Más

Cinco días después de asumir la presidencia, Raúl Alfonsín creaba la CONADEP, un equipo de personalidades distinguidas por su compromiso con los derechos humanos que investigó los asesinatos, desapariciones, torturas y otros crímenes ocurridos entre 1976 y 1983. Su trabajo sirvió como punto de partida para juzgar y condenar a los ex comandantes de las Juntas Militares.

Mayra Goi @MAYRAGOI // Martes 14 de abril de 2015 | 19:35

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto

 

Entre los miembros de la Comisión Nacional por la Desaparición de personas (CONADEP), se destacaban por su trascendencia pública la periodista Magdalena Ruíz Guiñazú, el escritor Ernesto Sábato -elegido presidente por el resto de los miembros-, el rabino Marshall T. Meyer, el obispo Jaime de Nevares, el cirujano René Favaloro y la integrante de la APDH y madre de un joven desaparecido Graciela Fernández Meijide (click sobre el ícono a la derecha de cada imagen para visualizar la información sobre cada integrante).

 

La comisión fue creada el 15 de diciembre de 1983 mediante el decreto 187/83 del Poder Ejecutivo Nacional. Desde ese momento, recorrió el país durante 280 días recabando testimonios de sobrevivientes y familiares de desaparecidos, y visitando edificios en los que habían funcionado Centros Clandestinos de Detención (CCD). Para muchas víctimas, representó la primera oportunidad de contar lo que habían padecido. Todos quienes formaron parte de la CONADEP e investigaron los aberrantes crímenes de lesa humanidad que cometió la última dictadura militar hicieron su trabajo ad honorem.

 

En una entrevista con Diario PublicableRuiz Guiñazú definió su participación en la CONADEP como un descenso a los infiernos, a la zona más oscura del alma humana. Además sostuvo: "Los miembros de la comisión no tomaban testimonios. En un principio el Ministerio del Interior había mandado gente de ahí para tomar las declaraciones, pero como no estaban acostumbrados a escuchar tanto horror, no aguantaron. Entonces, organismos como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) mandaron gente para que tomaran las denuncias. Analizábamos determinados casos y los íbamos agrupando por semejanzas".

 

Por su parte, también en diálogo con este medio, Fernández Meijide recordó: "Nosotros no sabíamos siquiera la cantidad de desaparecidos que había; aunque se dijera 30 mil, que fue una cifra que vino de afuera, no sabíamos nada. El que dirigía el Centro Cultural San Martín, Javier Torre, cedió una habitación grande, una especie de sala, para que se reuniera la comisión. Entonces empezaron a llover denuncias, no sólo de la gente que las reiteraba, sino de todos los que habían estado asustados y nunca se habían acercado a un organismo".

 

Presentación del informe "Nunca Más"

El informe final -que más tarde fue publicado bajo el nombre de "Nunca Más"- se entregó al presidente Alfonsín el 20 de septiembre de 1984, en un recordado acto encabezado por Ernesto Sábato, quien en su discurso anticipó un sinfín de cifras aterradoras. El video que se publica a continuación registra ese momento.

 

 

La presentación de la investigación estuvo acompañada por una movilización que reunió a casi 200 mil personas. "Mucho de lo que hizo la CONADEP es lo que después los fiscales utilizaron como prueba en los juicios contra las juntas militares. Toda la política de derechos humanos generó una legislación que no existía: la tipificación de la figura de desaparición forzada de persona en el Código Penal, la aparición de los llamados delitos de lesa humanidad, que por su característica pasaron a ser imprescriptibles", contó el político radical e impulsor de la política de los derechos humanos durante el gobierno de Alfonsín, Leopoldo Moreau.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter