Polideportivo • Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018

Llenas de ilusión, doradas de pasión

Di Santo, Birkner y Pignatiello compartirán sus sueños en la Villa Olímpica de Soldati juntos a otros 4 mil atletas de entre 15 y 18 años. Tres historias de talento y compromiso con una disciplina. 

Silvia Guzmán Coraita @sildoublebass // Domingo 07 de octubre de 2018 | 11:52

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Tres mujeres deportistas de los JJ.OO.

Ya es una realidad: comenzaron los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 y, con ellos, las ilusiones de miles de deportistas. Entre ellos están Celina Di Santo, la “Leoncita” de Lomas; Celina Birkner, campeona argentina y sudamericana de windsurf, y Delfina Pignatiello, la "niña de oro" en natación. Sus vidas, luchas y pasiones tienen lazos en común que confluyen en la primera cita olímpica para el país.  

 

Celina Di Santo entrenándose en el CENARD (Foto: Pablo Stepanec) 

 

Celina Di Santo tiene 18 años, es jugadora de hockey, estudia Administración de Empresas y juega en el club Lomas Athletic, de Lomas de Zamora. Se entrena todos los dias, ama los perros y su mayor deseo es representar a la Argentina de la mejor manera. Su pasión por el hockey empezó un poco por casualidad, cuando tenía tres años: “Iba a ver jugar a una vecina y cada vez que estaba presente, las chicas ganaban, entonces me adoptaron porque les traía suerte", cuenta Celina.

 

El amor por el deporte se le fue dando de manera natural y ahora representa a Argentina en los Juegos Olímpicos, algo que la llena de orgullo. “A los 15 años llegué a Las Leoncitas -seleccionado juvenil de hockey femenino sobre césped- como sparring. Es un salto muy grande, ya que pasás de entrenar con chicas de tu edad a hacerlo con otras más grandes, que me llevaban tres cabezas. De a poco me fui acostumbrando y empecé a disfrutarlo”.

 

“Los Juegos Olímpicos son una fiesta del deporte, tengo muchas ganas de que llegue la hora de jugar para que cada una de nosotras pueda dar lo mejor”, concluyó.

 

“Los Juegos Olímpicos son una fiesta del deporte".

 

 Celina Birkner en su tabla de windsurf (Foto: Facebook/Celina Birkner)

 

 

Celina Saubidet Birkner nació en San Isidrio, provincia de Buenos Aires y es campeona argentina y sudamericana de la disciplina de windsurf. Su capacidad es su destreza en condiciones de viento y concentración. La estirpe deportista la respalda.

 

A los 18 años le toca probarse en una competencia olímpica como ya lo hicieron sus hermanos Bautista, en Singapur 2010, y Francisco, quien en Nanjing 2014 fue medalla de oro en windsurf. Su madre, Magdalena Birkner, participó en dos Juegos Olímpicos de Invierno (1984 y 1988) como esquiadora alpina y su papá Raúl Saubidet, además de ser su entrenador, es multicampeón en clase cadete.

 

“Vivimos en una casa frente al río –cuenta– y todos los días de mi vida era despertarme y mirar gente navegar. Crecí viendo a mis hermanos entrenar con mi papá”. En 2012 empezó a competir a nivel internacional y a partir de 2016 su excelente performance la hizo cobrar notoriedad: “Fui campeona sudamericana dos veces y este año quedé tercera en el campeonato europeo. Ahora mi gran desafío son los Juegos Olímpicos de la Juventud. Por eso entreno 16 horas a la semana. Además de navegar, salgo a correr, voy al gimnasio y como muy sano”, detalla Birkner.

 

 

 Delfina Pignatiello, en el CENARD (Foto: Facebook)

 

 

Delfina Pignatiello, con 18 años, hace una vida más esforzada que un deportista profesional de 25 años. "Comencé a competir desde los 12 años. Mi mamá me enseñó a nadar desde que era bebé, y siempre la miraba cuando ella entrenaba", recuerda Delfina.

 

Se levanta a las 5.15 de la madrugada para el primer entrenamiento. Después va al colegio, almuerza, duerme una siesta y vuelve a entrenar. Cena a las 21.30 y se va a dormir. "Todo este sacrificio lo hago para lograr un objetivo más lejano del que ya logré", afirma la nadadora.

 

"Todo este sacrificio lo hago para lograr un objetivo más lejano del que ya logré".

 

La "niña de oro" de la natación es la nueva joya del deporte nacional, sobre todo en estos Juegos Olímpicos de la Juventud 2018. Registra resultados de élite y marcas comparables con adultos. Según el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), será la estrella argentina y la lupa estará sobre sus chances de ganar varias medallas para el país, lo que será una gran presión para ella.

 

“Soy una maquinita. Porque si no cumplo los horarios a rajatabla, no lo puedo hacer. Entonces me tengo que levantar 5.15. Y sí o sí dormir una siesta. O estar durmiendo temprano. Incluso, cuando cambio algo, me pongo de malhumor porque me salgo de la rutina”, confiesa Pignatiello.

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter