Polideportivo • Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018

"En el momento exacto de saltar, me siento justo y preparado"

Comenzó a practicar deportes desde muy chico. Hoy, a los 17, es N°1 del ranking americano en su categoría y cuarto en el ranking mundial. Pablo Zaffaroni Unrein, el entrerriano que quiere volar alto en salto con garrocha.

Silvia Guzmán @sildoublebass // Viernes 05 de octubre de 2018 | 13:21

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Pablo Zafaronni en una práctica antes de los JJOO  (F: Gentileza P. Stefanec)  

Pablo Zaffaroni Unrein es de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, ciudad que vio pasar la antorcha olímpica cuando llegó Argentina, meses atrás, porque fue el relevista encargado de portarla. En los próximos días, le tocará representar a Argentina en los Juegos Olímpicos de la Juventus en salto con garrocha, disciplina que descubrió de muy chico.   

 

Esta prueba requiere de buena velocidad de carrera, músculos fuertes en la espalda y una gran habilidad gimnástica. “El salto con garrocha apareció en mi vida cuando tenía 11 años, al dejar la gimnasia artística", cuenta. "Allí encontré la adrenalina y la emoción que estaba buscando”, agrega, quien llegó a Buenos Aires el jueves 4 a la madrugada, para ir directo a la Villa Olímpica a hacer un reconocimiento de la pista y hacer todos los trámites para instalarse en el lugar.

 

Ganador de medallas nacionales e internacionales de salto con garrocha, está en Madrid hace tres semanas preparándose para la competición junto a su entrenador, Javier Benítez, quien forma parte del programa de Buenos Aires 2018. Su entrenadora principal, Patricia Lescano, presidente de la Federación Atlética, se quedó en Entre Ríos junto a la familia del uruguayense.

 

Zaffaroni en una práctica de salto con garrocha (Foto: Pablo Stefanec)

 

En Madrid, Pablo lleva la misma rutina que en su ciudad. Se levanta a las 8, desayuna y parte al entrenamiento. A las 14.30 almuerza y continúa con el entrenamiento. “Si tengo que entrenar después del almuerzo, como carbohidratos para hacer la digestión más rápido. A la noche sí como más proteínas para que recuperen los músculos”. Luego tiene sesión de recuperación con hielo. “No es un entrenamiento muy excesivo, son cuatro horas, lo necesario para estar a punto para los Juegos”.

 

Comparte habitación con su amigo, Pedro Garrido, oriundo de General Villegas quien está entre los mejores 9 del mundo, según el criterio utilizado por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) para cada continente. “Con Pedro nos gusta escuchar trap y rock nacional para relajarnos”

 

Paralelamente, se encuentra cursando el último año de la secundaria, pero prefiere no pensar en eso ahora. “Después de los Juegos Olímpicos vuelvo a Asunción del Uruguay donde mis profesores me esperan con evaluaciones y trabajos prácticos para rendir y así terminar el secundario”.

 

El salto de garrocha tuvo su primera aparición en 1986 en los Juegos Olímpicos de Atenas. Tiene dos categorías: masculina y femenina, sin embargo, esta última tuvo su debut en los JJ.OO. de Sydney 2000.

 

Se salta con una pértiga o garrocha flexible. Suele ser de fibra de vidrio y carbono, materiales que reemplazaron al bambú y al metal en la década de '60. El objeto a superar es una barra transversal que se encuentra a una altura entre 4 y 5 metros de altura. 

 

- ¿Que expectativas tenés para los JJOO?

- Siento que va a ser algo muy fuerte, y muy emocionante para todos los atletas. Además, de compartir con todos los deportes, vamos a estar con deportistas de todos los países del mundo. Va a ser una competencia muy buena. Podré compartir con toda mi familia y amigos que van a venir a apoyarme. Van a ser unos días de pura adrenalina.

 

 

- ¿Qué pasa por tu cabeza en el momento exacto que estás por saltar?

- Hay que controlar tres cosas: sentimientos, mente y cuerpo. Sino podes coordinar la mente con el cuerpo, no podes coordinar nada. Hay que encontrar el equilibrio. Y antes de saltar trato de memorizar los detalles, tengo presente las correcciones que siempre me hacen, busco solidificar las técnicas que tengo que emplear y tener el sentimiento justo y necesario para no pasarme, pero tampoco quedarme corto. En el momento exacto de saltar, me siento justo y preparado. Por ejemplo, cuando te dicen una cucharada grande de harina para una receta y tu cuchara puede ser más grande o más chica, pero vos sentís cuando es lo justo para que esté bien la masa. Es un sentimiento donde vos te decís: "Ahora voy, ya estoy listo y salís y das todo para ejecutarlo bien". La mente juega un papel muy fuerte.

 

 

- ¿Tenés alguna frase de cabecera?

- Si, una de Hugo Gómez, que es el entrenador de Pedro Barrido en velocidad, me dijo: “Tal vez resistas los golpes, pero estás dispuesto a morir. Pero si él (por su contrincante) quiere enfrentarme también estará dispuesto”, esto es más para el boxeo, pero me motivó cuando me lo dijo. Y hay otras dos que son propias: “Nunca pares y nunca te conformes, hasta que lo bueno sea mejor y lo mejor excelente” y la otra que le he escuchado muchas veces es “las medallas se ganan de lunes a viernes y los sábados se pasan a buscarlas”, porque los sábados son las competencias.

-¿Cómo fue que arrancaste con gimnasia artística?

- De chico era muy inquieto, y sigo siéndolo. Y practicaba de todo en mi casa lo que era muy peligroso. Entonces, mis papás me mandaron a gimnasia artística, para practicar en un lugar seguro y además para que me canse. (dice riéndose Pablo). Y me encantó. Me salía todo. Me gustaba ir a entrenar. Me dedicaba. Con el tiempo entré a un nivel de Elite. Me preparé para el plan Sudamericano, pero no pude viajar porque no tenía pasaporte. La verdad que la pase muy bien con gimnasia artística. Lo mejor de todo fue que me dio muchas enseñanzas, sobretodo físicas, para lo que hago ahora.

 

 

-Y así diste el salto hacia la garrocha. ¿Cómo fue ese cambio?

-Me encontré con Patricia Lescano. Ella sabía que era bueno en gimnasia, y que estaba buscando algún deporte, pasé por varios: rugby y atletismo. Entonces, me llevó a la pista, me probó, y me dijo que “de una tenía que hacer salto en garrocha”. Y yo me copé en un segundo.

 

 

 

 

-Y fuiste seleccionado para los JJOO 2018. ¿Qué sentiste cuando te enteraste?

- No habían confirmado el equipo todavía, no sabía si iban dos o tres o si iban siete u ocho y sabía que había posibilidades. Pero hasta que no te confirman no sabes nada realmente. Cuando me llaman y me dicen que estoy adentro, me largué a llorar, estaba en el cine viendo una película de Darín,  no me acuerdo que película, se me borró. Fue una mezcla de emoción y alivio, porque era mucha la presión.

 

 

- Comparaste el entrenamiento de afuera con el de Argentina. ¿Cuáles serían las diferencias que considerás que existe con el entrenamiento o los entrenadores?

- En realidad la diferencia que hay es cuando estamos entrenando, que es al aire libre y si llueve en las pistas de Argentina no tenemos techo. Por ejemplo, en Brasil las pistas están techadas y eso te permite no cortar el entrenamiento o tenemos otras alternativas.Y en lo que respecta a entrenadores, ahora tengo un gran equipo que son: Javier Benítez, especialista en todo lo que es garrocha y Patricia Lescano que es especialista en mi preparación previa. Ellos me preparan muy bien. Y los entrenadores de afuera tienen generalmente una vasta experiencia y a veces les “enseñan” a los entrenadores que tengo. Es más una retroalimentación y eso suma mucho.

 

 

- Cuando termines el secundario, ¿tenés ganas de hacer una carrera universitaria?

- Si quiero estudiar medicina o ingeniería. No sé si el año que viene porque tengo ganas de dedicarle tiempo al atletismo. Pero trataré de hacer las dos cosas a las vez. Siempre priorizando el deporte.

 

 

- Con Germán Chariaviglio (campeón sub 20 en salto con garrocha) se hicieron amigos en Brasil. ¿Qué consejos te da?

- Él me apoya un montón, y hablamos seguido. Siempre me dice que me tome todo con mucha calma porque tengo tiempo por delante. Que piense, más adelante, en becas para estudiar afuera. Él tiene mucha experiencia, y es una persona muy culta.

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter