Polideportivo • Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018

Mujeres que martillan prejuicios

Un repaso por los nombres de las argentinas que eligieron el lanzamiento de martillo, un deporte que por décadas fue dominio de los hombres.

María Florencia Quarenta @nomaderev // Jueves 04 de octubre de 2018 | 16:06

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Jennifer Dahlgren, récord argentino y sudamericano tras un lanzamiento que registró 73,74 metros. (Foto: @JennyDahlgren / @estudiojuche)

Se habla de martillo, pero en realidad se trata de una bola metálica que pesa unos 7 kg para los hombres y 4 kg para las mujeres. Está unida a una empuñadura por un cable de acero. Gana quien tire la esfera más lejos sin salirse del círculo de lanzamiento. Los hombres vienen compitiendo desde los Juegos Olímpicos de París 1900. 
Aunque ya en 1932, la española Margot Moles logró un récord mundial al lanzar el martillo hasta los 22,85 metros, la disciplina femenina recién fue ratificada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) en 1995, y se la consideró olímpica a partir de la edición de Sídney 2000.
Por esos años, empezaron a sonar los primeros nombres de las argentinas que se interesaron por la disciplina y desafiaron la idea de que el campo de juego solo le pertenecía a los hombres. Según los registros de la IAAF, en 1998 la santafesina Karina Moya obtuvo un resultado de 61,85 metros. En el ranking femenino de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA), la atleta ocupa actualmente el tercer lugar con su mejor marca de 63,51 metros después de competir en Rosario en 2004.
En mayo de 2000, la cordobesa Erika Melián se sumó a los registros de la IAAF con una marca de 51,74 metros tras competir en Brasil. La atleta está segunda en el ranking nacional gracias a los 64,75 metros que consiguió en 2004. Cuatro meses después, la entrerriana Mariana Yolanda La Nasa registró una distancia de 53,93 metros, por la que hoy se encuentra en el octavo lugar del ranking nacional. 
A fines de ese año y tras ganar dos campeonatos en Brasil y Colombia, la porteña Jennifer Dahlgren dio comienzo a una carrera exitosa que hasta hoy ostenta el récord argentino y sudamericano en la disciplina al haber llegado a los 73,74 metros en 2010. La atleta participó de los mundiales de Helsinki 2005, Osaka 2007 y Berlín 2009. También representó al país en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Beijing 2008, tal como lo hiciera su madre, Irene Fitzner, en Múnich 1972 en carreras de velocidad.
Dahlgren es hoy reconocida mundialmente, pero también sufrió la discriminación por incursionar en un deporte dominado por hombres durante décadas. En una entrevista enmarcada en el día internacional de la mujer, la atleta confesó las inseguridades que sintió por el rechazo de los hombres que no la querían en sus espacios. También por parte de las mujeres que la trataban de “machona”. 
El lanzamiento de martillo aún es un desafío para las argentinas, al no contar con la confianza y la infraestructura que se les da a los hombres. Aún así, siguen intentando. Dahlgren encabeza el ranking del año pasado con una marca de 70,18 metros. Lejos, le siguen atletas como Daniela Gómez, Araceli Nahuel, Lucía Bacci y María Victoria Graff, una joven neuquina que se consagró campeona nacional U18.

Se habla de martillo, pero en realidad se trata de una bola metálica que pesa unos 7 kilos para los hombres y 4 kilos para las mujeres. Está unida a una empuñadura por un cable de acero. Gana quien tira la esfera más lejos sin salirse del círculo de lanzamiento.

 

Los hombres vienen compitiendo desde los Juegos Olímpicos de París 1900 aunque, ya en 1932, la española Margot Moles logró un récord mundial al lanzar el martillo hasta los 22,85 metros. La disciplina femenina recién fue ratificada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) en 1995 y se la consideró olímpica a partir de la edición de Sydney 2000.

 

Por esos años, empezaron a sonar los primeros nombres de las argentinas que se interesaron por la disciplina y desafiaron la idea de que el campo de juego solo le pertenecía a los hombres. Según los registros de la IAAF, en 1998 la santafesina Karina Moya obtuvo un resultado de 61,85 metros. En el ranking femenino de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA), la atleta ocupa actualmente el tercer lugar con su mejor marca de 63,51 metros, después de competir en Rosario en 2004.

 

En mayo de 2000, la cordobesa Erika Melián se sumó a los registros de la IAAF con una marca de 51,74 metros tras competir en Brasil. La atleta está segunda en el ranking nacional gracias a los 64,75 metros que consiguió en 2004. Cuatro meses después, la entrerriana Mariana Yolanda La Nasa registró una distancia de 53,93 metros, por la que hoy se encuentra en el octavo lugar del ranking nacional. 

 

A fines de ese año y tras ganar dos campeonatos en Brasil y Colombia, la porteña Jennifer Dahlgren dio comienzo a una carrera exitosa que hasta hoy ostenta el récord argentino y sudamericano en la disciplina al haber llegado a los 73,74 metros en 2010. La atleta participó de los mundiales de Helsinki 2005, Osaka 2007 y Berlín 2009. También representó al país en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Beijing 2008, tal como lo hiciera su madre, Irene Fitzner, en Münich 1972 en carreras de velocidad.

 

Dahlgren es hoy reconocida mundialmente, pero también sufrió la discriminación por incursionar en un deporte dominado por hombres durante décadas. En una entrevista enmarcada en el Día Internacional de la Mujer, la atleta confesó las inseguridades que sintió por el rechazo de los hombres que no la querían en sus espacios. También por parte de las mujeres que la trataban de “machona”. 

El lanzamiento de martillo aún hoy es un desafío para las argentinas, al no contar con la confianza y la infraestructura que se les da a los hombres. Sin embargo, siguen intentando. Dahlgren encabeza el ranking del año pasado con una marca de 70,18 metros. Lejos, le siguen atletas como Daniela Gómez, Araceli Nahuel, Lucía Bacci y María Victoria Graff, una joven neuquina que se consagró campeona nacional U18. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter