Polideportivo • Negocios con la redonda

"El dinero cambió la esencia del juego"

Ángel Cappa presentó el libro "También nos roban el fútbol" en una charla en TEA y DeporTEA. Escrito junto a su hija María, análiza cómo el deporte más popular del mundo pasó de ser una pasión a una competencia entre marcas.

Juan Falco // Martes 20 de junio de 2017 | 19:30

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Morresi, Ángel Cappa, María Cappa y César Luis Menotti. (Foto: @mariacappaf)

El fútbol como juego era un modo de expresarnos, de identificarnos y de ganar el respeto propio y ajeno. Era algo muy profundo, iba más allá del resultado. El dinero, transfiriendo los valores del capitalismo y el negocio al juego, lo fue cambiando. Ahora estamos habituados a escuchar frases como ‘Hay que ganar como sea’, dijo durante la charla en TEA y DeportTEA Ángel Cappa, quien estuvo acompañado por su hija María, el extécnico César Luis Menotti y el exjugador Claudio Morresi.  

 

María Cappa, periodista y coautora, aseguró que “los medios y los empresarios alejaron al hincha del club y lo transformaron en un cliente”. Sobre el papel de la mujer en la comunicación y, más específicamente, en el mundo del fútbol, un ámbito tradicionalmente machista, dijo que “el problema es que tanto el deporte como el periodismo deportivo están dominados por un macho soberbio que cree tener no sólo la razón sino también el talento". "Parece ser que los hombres son más capaces que las mujeres de hablar de fútbol o jugarlo. Quizás si ellas hubieran tenido la misma libertad para jugar desde la misma época en la que lo están haciendo ellos, a lo mejor serían mejores”, dijo la hija del DT, con el acento castizo que le dio haber vivido tantos años en España. 

 

La periodista también destacó la situación del fútbol de los Estados Unidos, donde los equipos masculinos y femeninos comenzaron prácticamente al mismo tiempo: “Las mujeres son las que hacen ganar más dinero a la Federación, las que cosechan mayor audiencia, las que ganan títulos y, por lo visto, son las que mejor juegan. No queremos anular al hombre, con que nos dejen en paz estaría bien”.

 

César Menotti también aportó comentarios sobre el libro desde su experiencia futbolística y su amistad con Cappa: “Acá hay un trabajo de investigación y un compromiso muy serios. Es fácil decir ‘éste era un ladrón’, pero la participación de María ofrece cierta garantía de todo eso que uno ve, dice y no puede probar. ‘Fútbol sin trampas’ (el libro que publicó Menotti junto a Cappa en 1986) es distinto, empezó como una conversación con Ángel y no tuvo el agregado de investigación que tiene este nuevo libro”.

 

Cerca del final de la presentación surgió una de las preguntas fundamentales para entender la situación del fútbol: en qué momento comenzaron a ‘robárselo‘ los empresarios. María Cappa expresó: “Como ha sido paulatino, no hay una fecha específica, pero sí dos momentos fundamentales: el primero es cuando la televisión comenzó a regularizar la retransmisión de los partidos, alrededor de los años '60 o '70, porque a partir de ahí los clubes se hacen dependientes del dinero de la televisión, lo que hace que los que tienen el dinero y los medios empiecen a dominar al resto".

 

El segundo, siempre según la periodista, se da en la década del '90 a raíz del "Caso Bosman", en referencia al pedido de libertad de acción de un futbolista belga después de terminar su contrato que generó que los clubes pudieran contratar jugadores extranjeros sin límite, acumulando así más poder.

 

Fue también Cappa hija quien dejó asentado el mensaje fundamental del libro: “Cuando se habla de esperanza de cambio, parece que estamos hablando de algo utópico y no es así. El conflicto entre los jugadores de la selección de Uruguay y la empresa empresa dueña de los derechos de imagen y TV dio el ejemplo de lo que se logra cuando los jugadores recuperan lo que les arrebataron. Y lo lograron porque se unieron y fueron con la ley por delante”.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter