Polideportivo • TENIS

¿Qué fue de la vida de Robin Soderling?

El sueco, ex N°4 del mundo y verdugo de Rafael Nadal en Roland Garros, decidió retirarse hace un año a causa de una severa mononucleosis. Ahora se dedica a patrocinar su propia marca de pelotas, "RS Black Edition".

Ariel Silva // Jueves 29 de diciembre de 2016 | 19:51

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Potente servicio y una derecha avasallante. Así jugaba Soderling y así llegó a N°4 del mundo.

“He decidido poner fin a mi carrera como tenista profesional. Me es imposible entrenar al 100 por ciento y me veo obligado a descansar luego de cualquier esfuerzo físico”. Con estas palabras, el tenista sueco Robin Soderling, de 32 años, le puso punto final a su carrera como profesional en diciembre de 2015. A pesar de su retiro del profesionalismo, Soderling aún se relaciona con el tenis y es fundador de una conocida marca de pelotas en su país.

 

Sin duda, es uno de los deportistas más recordados en los últimos años en el mundo del tenis. Su fugaz desaparición de las canchas en 2011 tras una grave mononucleosis -enfermedad que genera fiebre, fatiga muscular e indisposición física- fue la causa principal por la que Soderling dejó el tenis. "Es una enfermedad poco común y quizás no le tomó el debido respeto a la misma. Siempre fue un tenista que exigió al límite su cuerpo", dijo Fernando Vergara, periodista de ESPN, quien opinó sobre el esfuerzo físico que el tenista sueco acarreó durante sus años de entrenamiento como profesional.

 

Ya para 2016 y luego de su retiro definitivo, el Soderling decidió poner énfasis en su vida familiar y a sus dos hijos. Además, el sueco sigue ligado a la industria del tenis con su empresa "RS Black Edition", un emprendimiento que se relacionó a la fabricación de pelotas de tenis y de encordados para raquetas. Tal fue el éxito del proyecto que la marca fue nombrada representante de la pelota oficial del torneo ATP 250 de Estocolmo y del abierto de Memphis, en Estados Unidos.

 

El sueco fue profesional desde 2001 y tuvo su momento de mayor gloria entre 2009 y 2010, cuando llegó a ser top 5 del ranking ATP. Pero sin duda, Soderling es recordado por ser el primer jugador en haber derrotado al español Rafael Nadal en Roland Garros, en 2009. Así, los encuentros entre ambos tenistas siempre dieron que hablar por una rivalidad dentro y fuera del campo de juego.

 

Wimbledon 2007 fue el inicio de la disputa entre Soderling y Nadal cuando el escandinavo, molesto por el tiempo que Rafa se tomaba para concretar el saque, se dedicó a burlarse de los gestos del español. "Fue algo más bien divertido. Yo tuve que esperarlo como 200 veces en cada punto. Él me esperó sólo una vez y ya empezaba a menear la cabeza. Pero bueno, tal vez no debería haberlo hecho", dijo Soderling en una conferencia de prensa luego del polémico partido en donde Nadal se llevó la victoria tras un duro encuentro de cinco sets.

 

El sueco cosechó una marca de 310-170 y llegó a ubicarse número 4 del escalafón en noviembre de 2010. Además, Soderling ganó 10 títulos de singles a lo largo de su carrera -en su historial de 20 finales disputadas- y logró llegar a la final del Abierto de Francia en dos ocasiones: en 2009 -vencido por el suizo Roger Federer y en 2010 derrotado por Nadal.

 

FRÍO Y POCO AMIGABLE

"Yo estoy aquí para jugar al tenis, no para hacer amigos. No puedo hacer nada si no caigo bien, me da igual ser más o menos popular". Frío, calculador, derecha fulminante y un jugador al que no le tembló el pulso para superar a duros rivales en la cancha. Así de peculiar era Robin Soderling.

 

Durante su larga y extensa carrera, se ganó la fama de tenista antideportivo por su comportamiento dentro y fuera de la court. "Un tipo muy extraño; a decir verdad, quizá el peor que se portó conmigo en una pista. No tiene amigos en el vestuario", declaró Nadal, luego de un frenético partido de cinco sets contra el sueco en Wimbledon 2007.

 

La personalidad del sueco siempre calzó en forma perfecta con su estilo de juego y esto lo demostró a la hora de exhibir su tenis ortodoxo. "Soderling era bastante particular. Un saque muy potente, promediaba los 225 kilómetros por hora. Apoyaba mucho su tenis en la derecha y siempre trataba de imponer su tenis avasallante. Pura potencia", afirmó Vergara.

 

El sueco demostró ser un atleta de élite a base de sus potentes servicios y de sus garrotazos planos. Sin embargo, todos lo recordarán por ser el primer verdugo en destronar a Rafael Nadal ese 31 de mayo, en París.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter