Polideportivo • UN LUJANENSE QUE DESLUMBRA AL MUNDO

El Maradona del pool también es argentino

Giumelli, considerado por expertos mundiales como "el mejor showman del mundo" en Artistic pool, comenzó desde abajo y llegó a dormir debajo de una mesa por falta de dinero. Hoy es campeón mundial y un abanderado argentino en el mundo.

M. Cano y N. Tacchia // Jueves 15 de agosto de 2013 | 18:35

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
A los 49 años y después de ganar el Mundial de China en 2012, comenta que su único objetivo es disfrutar y no competir.

Sebastián Giumelli es un lujanense de 49 años que con humildad supo vencer las adversidades que se le presentaron en la vida, y con mucho esfuerzo, logró vivir de lo que soñó desde chico, de lo que lleva en las venas y disfruta día a día: el pool.

 

Arrancó a jugar con tan sólo siete años como divertimento, aunque luego, a los 13, empezó a competir en la zona oeste del Gran Buenos Aires y en todo el país. Ganaba los torneos sin ningún problema, y en 1992 se le abrieron las puertas en el ámbito internacional, con el certamen jugado en Los Ángeles, en el que salió cuarto entre 328 competidores. Pero su carrera no fue todo color de rosas, sino que también está marcada por el sacrificio.

 

"Viajé a Las Vegas sin dinero ni para la habitación. Tuve que dormir debajo de las mesas de pool sin que nadie me viera, o sino me iba al aeropuerto. Para bañarme lo hacía en los dormitorios de las personas con que tenía más confianza. Les decía que mi hotel quedaba lejos y no me quería enfermar. Después, cuando comíamos, los demás jugadores se pedían unos bifes anchos espectaculares y yo me conformaba con una hamburguesa, o a veces me comía la mitad de una pizza e inventaba que tenía una mosca para poder comerme otra. De esas tengo miles", confesó recordando sus aventuras.

 

Usualmente es invitado a programas de TV para hacer su show. Acá genera el asombro de Susana Giménez. (Foto: www.giumellipool.com.ar)


Pero Giumelli no es un grande sólo por sus anécdotas, sino también por sus espectaculares tiros que quedaron en la historia. De hecho, algunos no pudieron ser repetidos por nadie. Salió tercero en el primer Mundial en el que participó, en 2000 en Las Vegas, y el año pasado ganó el torneo que se disputó en China, entre otros logros que lo convirtieron en ídolo en países como Ucrania, Rusia, China y Estados Unidos. "En EE.UU. le pidieron autógrafos hasta a mi mujer por ser mi esposa", cuenta entre risas. En Argentina no es tan reconocido y no recibe apoyo (en 2002 el Gobierno se negó a bancarle un viaje), pero a pesar de esto Giumelli está "orgulloso de representar al país porque es maravilloso y no tiene precio".

 

Hoy se destaca como profesional de Bola 7, Muerte súbita, Bola 9, Bola 10 y, sobre todo, en Artistic Pool. Y aunque admite que le quedan muchos años de carrera gracias a su buena vista, Giumelli aclara que no le falta ganar nada y que su único objetivo es "disfrutar, no competir", porque goza mucho de los entrenamientos y de los shows que realiza. Desde su mirada, el pool no es un deporte, sino "una enseñanza de vida".

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.
Video

Giumelli demuestra algunos de sus trucos en un show a beneficio.

Notas relacionadas

Facebook

Twitter