NiUnaMenos • Ayer, en el Club Cultural Matienzo

¿Y ahora que sí nos ven?: los feminismos después de la media sanción

Diputadas y referentes que llevaron al Congreso el proyecto de ley por la legalización del aborto debatieron sobre el escenario que abrió la decisión en Diputados.

Martín Raschinsky @martinaschin // Miércoles 18 de julio de 2018 | 14:17

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Las diputadas debatieron frente a un salón lleno las distintas perspectivas sobre el debate histórico por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. (Foto: Facebook Ueplas)

Suena Nina Simone: "I put a spell on you". Las charlas entre los círculos amistosos no varían de la temática que convocó esta reunión: deconstruir y redefinir todo. Absolutamente todo. La sala del Club Cultural Matienzo alberga gente de lo más variopinta. Pero todos y todas tienen alguna prenda de ese color que los une: el verde.

 

Hasta hace unos meses era utópico pensar que una delegada gremial del Partido Obrero como Vanina Biasi estuviera sentada exactamente al lado de una diputada nacional por Cambiemos como Silvia Lospennato. O que Nathalia González Seligra, diputada por el PTS-FIT, acordara en varios de los puntos planteados por la radical integrante de Cambiemos y diputada nacional Karina Banfi, o con la diputada nacional por Unidad Ciudadana Gabriela Cerruti. Pero así fue. Así está siendo.

 

Convocada por las organizaciones Economía Femini(s)ta, Ueplas, Activá el Congreso, Chana y Aquelarre, la reunión respondió a un intento por repensar la política y la militancia desde el feminismo, un movimiento que sirvió para trascender fronteras ideológicas al menos en la lucha por la legalización del aborto. Sol Prieto, socióloga y doctora en Ciencias Sociales, comandó el debate; comenzó con un racconto histórico sobre la lucha de las mujeres en Argentina: desde el primer Congreso Feminista, hasta la lucha por el voto, entre muchas otras cuestiones. 

 

La consigna de la actividad en el Matienzo era clara: “¿Qué viene después de la media sanción ahora que sí nos ven?”. Durante la charla todas las participantes brindaron su opinión sobre la participación social, el proyecto de ley y, por supuesto, la votación en la Cámara de Diputados. Las cinco, casi como si lo hubieran ensayado, remarcaron la insoslayable relevancia del actor social en este avance legislativo.

 

En sus intervenciones, Cerruti amplió el espectro de análisis sobre el movimiento feminista, observando que “la marea verde es un fenómeno urbano que ha calado hondo y que es mucho más que la legalización del aborto”. De esta manera, apuntó a que el proyecto de ley en discusión es un aspecto más de la conquista social que se lleva y llevará a cabo a raíz de esto.

 

Además, explicó que el camino para la aceptación del proyecto de ley fue arduo y que el tema tuvo que ser introducido de a poco. De manera que primero se tratara de un problema de salud pública, luego de libertades individuales y en última instancia del derecho de cada mujer. “Hay que legalizar porque nosotras somos dueñas de nuestro deseo”, afirmó la diputada.

 

Ambas militantes de la izquierda troskista, pero sobre todo la delegada Biasi, hicieron hincapié en que las luchas por los derechos de las mujeres no obnubilan sus marcadas diferencias ideológicas. “Soy sorora con las de mi clase”, comentó Biasi, pero recordó que al tiempo que se militaba el aborto, desde el Gobierno se firmaba el acuerdo con el FMI. La diputada González adhirió a estas declaraciones y agregó: “Veníamos de un Congreso dudoso y un diciembre complicado" (en referencia a la represión sufrida por manifestantes durante el debate sobre la Reforma Previsional).

 

Sin embargo, ambas dirigentes resaltaron la importancia de permanecer en unidad cuando la situación así lo demande: “Hay que abstraerse de la ideología y tomar decisiones concretas sobre la realidad”, sentenció Biasi.

 

Desde Cambiemos, Banfi apuntó que la Cámara de Diputados “es más accesible”, insinuando que el Senado es un hueso duro de roer. Por lo cual señaló que “la calle es fundamental” para sostener la lucha dentro del Parlamento.

 

En tanto, Lospennato reivindicó la labor de todos los colectivos y organizaciones, sin discriminar por signo político. Pero además contestó a Gabriela Cerruti, quien había afirmado que la lucha feminista "también es una lucha anticapitalista", con el argumento de que hay países capitalistas de centro derecha que garantizan mayores derechos a las mujeres que otros de corte más socialista

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter