Fútbol • Opiniones vs estadísticas

¿Quién fue el mejor técnico de la Selección?

La última vez que Argentina se quedó con la Copa del Mundo fue hace 32 años, en México. Desde ese momento se sigue debatiendo quién fue el entrenador más exitoso. Opinan "Caruso" Lombardi y Horacio Pagani.

J. M. Arana, F. Antonietti, M. Nava y M. Pérez Pochat // Lunes 26 de noviembre de 2018 | 10:38

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Los entrenadores más importantes de la selección luego de 1986. (Fotos. Télam)

Carlos Salvador Bilardo se convirtió en un ícono del deporte nacional. Supo trabajar de una manera poco convencional, con ideas bien claras y un equipo que entendía a la perfección lo que tenía que hacer con la pelota. Sin embargo, pasó mucho tiempo desde la máxima gloria de 1986 y fue gestándose la duda sobre quién fue el mejor técnico después de la última Copa del Mundo.

 

¿Es acaso Bilardo único e irrepetible? Muchos se pusieron el buzo de director técnico de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) después del Doctor y algunos estuvieron muy cerca, pero ninguno conquistó la gloria. "Ningún técnico merece ser llamado 'el mejor'", opinó el entrenador Ricardo Caruso Lombardi, y agregó: "Las estadísticas no sirven para nada. Podés ser un gran técnico y no haber ganado nada. Al fin y al cabo los que juegan dentro de la cancha son los jugadores, pero jugadores de calidad siempre tuvimos, y de sobra.

 

Alfio Basile fue el primer DT luego de Bilardo. Entre 1991 y 1994 obtuvo las Copas América de Chile '91 y Ecuador '93. Sin embargo, la imagen del Coco se vio manchada por la apabullante derrota 5 a 0 ante Colombia en el Monumental por las eliminatorias del Mundial de Estados Unidos 1994, torneo al que la Argentina accedió mediante un repechaje contra Australia y que culminó en desilusión tras el dóping de Maradona. El periodista Horacio Pagani sostuvo: “Basile fue el mejor técnico de la selección. Estuvo 33 partidos invicto”. Por su parte, Lombardi opinó: “El equipo de Basile siempre iba al frente".

 

Lo sucedió Daniel Alberto Passarella, quien se fue sin demasiadas repercusiones después de quedar afuera en cuartos de final en el Mundial de Francia '98, contra Holanda. El Kaiser cumplió su contrato, pero no le renovaron por su mala relación con Julio Humberto Grondona, el presidente de la AFA de ese entonces.

 

Allí apareció Marcelo Bielsa, quien lideró la tabla de posiciones en las eliminatorias de cara al Mundial de Corea-Japón 2002. La selección del rosarino se caracterizaba por un juego avasallador y prometía mucho, pero el sueño terminó con una contundente eliminación en primera ronda. Bielsa conservó la confianza suficiente para reconstruir el equipo que consiguió el subcampeonato de la Copa América 2004 y el oro olímpico en Atenas. Ganó y renunció al cargo.

 

Asumió José Pekerman, tras un exitoso paso como director técnico de las selecciones juveniles, y plantó un equipo firme para la Copa del Mundo de Alemania 2006. Sin embargo, la Argentina quedó afuera en manos del país anfitrión por penales y con Lionel Messi en el banco. Así fue como terminó el ciclo de Pekerman.

 

“Me gustaba Basile porque priorizaba el juego", afirmó Pagani. El segundo ciclo de Basile renovaba las esperanzas de obtener, por lo menos, una Copa América luego de unos años sin trofeos. Argentina llegó a la final en 2007 pero cayó en la definición ante Brasil por 3 a 0. El “Coco” abandonó su cargo tras obtener malos resultados en las Eliminatorias.

 

En su lugar asumió Diego Armando Maradona, que obtuvo el pase a Sudáfrica 2010 en la última fecha, contra Perú. El ex futbolista abandonó el cargo luego de perder 4 a 0 con Alemania, otra vez verdugo de la Argentina en los cuartos de un Mundial.

 

Le llegó la chance a otro que supo defender los colores de la Albiceleste en 1986, Sergio Batista. El “Checho” venía de dirigir a las juveniles y de obtener el oro en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, pero no dejó una buena imagen en la Mayor: la Selección fue eliminada por Uruguay en cuartos de final de la Copa América 2011, cuando la Argentina era local.

 

Era el turno del DT del momento en el fútbol local: Alejandro Sabella, que venía de ser campeón con Estudiantes del torneo y de la Copa Libertadores. "Pachorra" llevaría inteligentemente a la Selección hasta la final del Mundial de Brasil 2014 para quedar eliminada, una vez más, en manos de los alemanes en tiempo suplementario. Poco después dejaría el cargo por cuestiones de salud.

 

Luego vino la era de Gerardo Martino, que venía de dar un paso en falso con el Barcelona. El “Tata” en dos años llevó a Argentina hacia dos finales de Copa América (Chile 2015 y la Centenario en 2016) que culminarían en subcampeonatos luego de caer las dos veces contra Chile y por penales. Pagani manifestó: “Me gustaría que Martino vuelva a la selección. Intentó hacer un recambio en un momento difícil de la selección".

 

En su lugar asumió Edgardo Bauza, que dirigió al equipo durante un breve lapso de ocho partidos. Claudio Tapia asumió como presidente de la AFA y echó al “Patón” para contratar a Jorge Sampaoli, que nunca convenció con su juego y terminó por ser despedido luego de la dura derrota ante Francia en el Mundial de Rusia 2018.

 

Hoy, Lionel Scaloni es el técnico de la selección, cargo al que llegó sin experiencia previa como DT. Pagani opinó que “es muy raro que un técnico debute como entrenador en la selección mayor de fútbol", y concluyó: “Esto solo ocurre en Argentina". Por su parte, Caruso Lombardi afirmó que “Gallardo debe ser el técnico de la selección".

 

¿Qué dicen las estadísticas?

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter