Fútbol • PERFIL

El Maradona que no fue

Tomás Felipe Carlovich, el Trinche, deslumbró con su juego en los '70 y hasta ridiculizó a la Selección Argentina. ¿Qué pasó para que este personaje mitológico no trascendiera en la historia? 

Nicolás Vacca @nicolas_vacca // Jueves 04 de mayo de 2017 | 16:21

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El Trinche hoy, a los 68 años. (Foto: Diario El Ciudadano de Rosario)

Es el hombre que despertó las miradas de todo Rosario en una época dónde el fútbol buscaba reconvertirse. Allá por los años '70, Tomás Felipe Carlovich, más conocido como el Trinche, supo deslumbrar a seguidores y rivales que colmaban las canchas para verlo jugar. Por su modo de vida y algún que otro infortunio del destino, sus pinceladas fueron mayormente vistas en el club de sus amores, Central Córdoba. En el '74, supo ganarle a la Selección Argentina. Esta es la historia de un personaje al cual compararon hasta con Diego Armando Maradona.

 

Carlovich era el número 5 que todo equipo quería tener. Sus gambetas hacían que el fútbol pareciera fácil. Surgido de las inferiores de Rosario Central, sólo jugó dos partidos con la camiseta canalla. Los técnicos que tuvo en ese entonces (Miguel Ignomiriello y Carlos Griguol) lo dejaron libre tras un confuso episodio del que nunca se habló demasiado. Lo tildaron de que entrenaba poco, que se iba de pesca. El siempre lo negó. Cuando llegó a Central Córdoba, tercer equipo de Rosario, debutó con una magia que pocas veces se había visto hasta ese entonces.

 

La leyenda que hay detrás de este jugador pelilargo de bigotes es nulamente reforzada por los videos de la época. No hay registro fílmico de aquel grandote dueño del mediocampo. Su jugada de doble caño es un mito que supera la realidad. Personalidades del fútbol como Jorge Valdano, César Luis Menotti o Carlos Aimar lo comparan con Fernando Redondo y Juan Román Riquelme. El estilo del Trinche era un ejemplo para jugadores como José Néstor Pekerman, ex Argentinos Juniors, quien alguna vez contó: “Me tomaba el tiempo para ir a verlo. Quería imitar a los que jugaban bien”. Sin tener una explosión como la que se ve hoy en día, la rapidez mental era su fuerte. Aguantaba la pelota, tocaba y asistía a sus compañeros de manera magistral. Hasta decían que el Cosmos de Pelé se había fijado en él.

 

En el '74, llegó el día de su consagración. La Selección Argentina se preparaba para el Mundial de Alemania. Un partido contra los mejores de Rosario dejó en evidencia que “un tal Carlovich” estaba hecho de otra madera. Cinco jugadores canallas y cinco de Newell's integrarían la nómina que completaría el único jugador de la B, el ídolo de Central Córdoba.

 

Su zurda tocaba el balón ante las 30 mil almas que se presentaron aquel 17 de abril. La jugada del doble túnel se hizo presente. La pelota pasaba por debajo de las piernas del rival y, cuando volvía a querer sacársela, otra vez la suela lo hacía quedar en ridículo. Aquel día humilló a la delegación que viajaría a la Copa del Mundo. Fue un 3-0 contundente: Aldo Pedro Poy y Quique Wolff, jugadores de la Selección en ese entonces, reconocieron que la derrota fue devastadora. El entrenador argentino, Vladislao Cap, hizo un pedido explícito: “Saquen a ese cinco”. El Trinche ya no era una leyenda.

 

EL ¿MITO? DEL PESCADOR

Las historias cuentan que Carlovich era un vago. Manejaba los pies como nadie, pero, a la hora de entrenarse, faltaba como ninguno. Es por esto que quizás no llegó a lucirse en la A. “Se iba de pesca”, “salía siempre que podía”, narraban las voces de la ciudad. Él siempre lo contradijo. Lo cierto es que, mito o realidad, Tomás el Trinche Carlovich fue un jugador que marcó una época con la pelota.

Enviando...
Comentarios

Dam Piglia  |  09-05-2017 13:00:27

Todo bien, pero Central Córdoba es de Rosario, no de "la capital santafesina".

Responder

Facebook

Twitter