Espectáculos • Entrevista

“Es una película colorida, pero de una oscuridad permanente”

Juan Pablo Kolodziej habla sobre su ópera prima "Camino sinuoso", que se estrenó el jueves pasado y retrata la vida de una atleta olímpica retirada. El realizador es el manager de Fito Páez, quien compuso la banda sonora del film.

L. Sotero, A. García y M. Gallovich // Lunes 12 de noviembre de 2018 | 18:48

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Juana Viale, una actriz cuya interpretación exhibe fortaleza y debilidad al mismo tiempo.

"Es la historia de una persona que busca reconciliarse con su pasado", dice Juan Pablo Kolodziej sobre "Camino sinuoso", su primera película: un drama coral protagonizado por Juana Viale, con participaciones de Arturo Puig y Geraldine Chaplin, y música Fito Páez, Según el realizador y guionista del film, el denominador común de las historia entrelazadas que componen la historia, rodada en Villa La Angostura, es el egoísmo. "Hice la película que tenía ganas de hacer”, asegura.

 

-¿En qué te inspiraste para crear el guion?
-El disparador fue una idea que tuve hace varios años sobre la psicología de los atletas olímpicos después de que dejan de competir. Me imaginé la historia de Mía, que en su momento fue descalificada por drogas no permitidas en una competición internacional. Ese fue el disparador para armar la historia de una persona que tiene que reconciliarse con su pasado y cuya vida está en piloto automático.

 

-¿Desde un principio sabías que ibas a componer varios relatos entrelazados?
-Voy escribiendo escenas o cosas que imagino. No tienen principio ni final. Tenía muchas cosas escritas que, cuando estaba escribiendo el guion, fui recordando y acoplando. Terminó siendo una película coral en la que el disparador principal es la historia del personaje de Juana Viale. Luego se va bifurcando hacia otras historias de vida entrelazadas entre sí por un común denominador: el egoísmo y sus consecuencias dentro de los vínculos.

 

-¿Te asesoraste con algún atleta?
-Sí, con Juana hicimos un trabajo de varios meses. Construimos el personaje juntos y hablamos con dos ex atletas argentinos que nos dieron mucha información no solo de su propia experiencia, sino de otros compañeros. Una de las personas con la que hablamos se dedica a acompañar a los deportistas cuando dejan de competir, porque quienes son olímpicos tienen una psicología muy dura desde jóvenes: pasan una adolescencia, una juventud y una adultez muy exigentes, y cuando se deben retirar, en sus treinta años, es como que ya vivieron toda la vida y no saben qué hacer. Hay un mambo en ese sentido, en cómo sigue la vida.

 

-¿Por qué pensaste en Juana Viale para el protagónico?
-Necesitaba una actriz que tuviese fortaleza y debilidad al mismo tiempo, que pudiese hacer las dos imágenes. Juana llegó de casualidad, había pensado y conversado con otras actrices, y justo apareció la posibilidad de ella. Juana es excelente, tiene esa fortaleza interna que termina de sacarla en un momento de la película. Es la imagen perfecta para la película, estoy muy contento con el trabajo que hizo.

 

 

-¿Cómo hiciste para equilibrar los distintos perfiles de los personajes?
-Todos los actores y sus rasgos son muy diferentes. Es poco usual ver en el afiche de una película un perfil como el de Juana y un coprotagonista como Arturo Puig. El papel de Geraldine Chaplin estaba escrito para un hombre, pero la directora de casting, Carolina Barbosa, me sugirió lo hiciera una mujer que tenga un rasgo de la oscuridad interesante porque, con excepción de Juana Viale, había muchos hombres. Entonces comenzamos a trabajar opciones, se lo propusimos a Geraldine y a los dos días nos contestó que lo quería hacer. Fue uno de los primeros personajes confirmados de la película.

 

-¿Qué te hizo llevar la historia a la Patagonia? 
-Es una historia oscura en un ambiente de luz, fue una decisión narrativa y estética. Villa La Angostura es uno de los paisajes más bellos que tenemos en el país, me gustaba contar esta historia oscura dentro de un lindo entorno. Sería como ver la sociedad debajo de una alfombra hermosa. Es una película colorida, luminosa, pero de una oscuridad permanente.

 

-Fito Páez compuso la banda sonora. ¿Cómo surgió la idea de su participación?
-Con Fito tengo un vínculo personal, soy el manager. Cuando surgió idea de la película, él me dijo: “Te quiero hacer la música”. Una primera película con su música es un privilegio. Él no quiso ver el libreto ni nada. Solo me dijo que cuando tuviera el primer corte se lo llevara y en función de eso íbamos a hacer la música. La musicalicé con referencias de los climas que quería transmitir en cada momento. Nos fuimos a Traslasierra, vimos la película varias veces y después con el teclado comenzó a tocar sobre cada escena. Ese día salió casi toda la música. Después me dijo que había que grabarla con una orquesta, algo que hicimos a fines de marzo con cinco músicos.

 

-¿La película cumple con tus expectativas ?
-Sí, las cumplí en el sentido de que tuve la posibilidad de hacer la película que tenía ganas de hacer. No puedo decir que me hayan faltado herramientas. Por supuesto que hago una autocrítica y cada vez que la veo encuentro errores. Pero en términos generales estoy muy contento con el trabajo, con todo el equipo, actores, técnicos y con la música, que es espectacular. Para ser una ópera prima, tuve mucha suerte.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter