Espectáculos • Cine

"Familia sumergida": la amabilidad de los extraños

La ópera prima como directora de la actriz María Alché es una historia trágica con paisajes fantasmales y un trabajo memorable de Mercedes Morán. Cobertura en video.

Ignacio Dunand @AndyDunand // Jueves 18 de octubre de 2018 | 14:52

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Mercedes Morán regala una interpretación diferente a las que nos tiene acostumbrados.

La inestabilidad emocional despliega un arco infinito de posibilidades tentadoras de ser plasmadas en una película. Y la ópera prima de María Alché es un ejemplo correcto, una historia que se construye por una pérdida y desde el revoltijo sentimental que esto provoca.
Marcela (Mercedes Morán) acaba de perder a su hermana y desarmar su casa es la única tarea restante para cerrar el proceso de duelo. La irrupción de un desconocido en su vida, Nacho (Esteban Bigliardi), es el detonante de un viaje introspectivo por los sentimientos de Marcela. Del inusual encuentro nace un affaire de conexión profunda y sonrisas pícaras. 

La inestabilidad emocional despliega un arco infinito de posibilidades tentadoras para una película. Y "Familia sumergida", la ópera prima de María Alché, es un ejemplo correcto, una historia que se construye alrededor de una pérdida y desde el revoltijo sentimental que esto provoca.

 

Marcela (Mercedes Morán) acaba de perder a su hermana. Desarmar su casa es la única tarea restante para cerrar el proceso de duelo. La irrupción de un desconocido en su vida, Nacho (Esteban Bigliardi), es el detonante de un viaje introspectivo por los sentimientos de Marcela. Del inusual encuentro nace un affaire de conexión profunda y sonrisas pícaras. 

 

Es inevitable distinguir que el estilo desarrollado por Alché toma prestado recursos del cine de Lucrecia Martel (planos fijos, universos complejos con entramados movedizos) para contar la historia de Marcela. También es una decisión acertada que primen las miradas penetrantes antes que los diálogos largos.

 

Es un gran año de trabajo para Mercedes Morán y "Familia sumergida" no es la excepción. Su personaje se encuentra en la encrucijada de arriesgarse a los placeres de Nacho o resguardarse en el confort de su familia. Marcela se precipita hacia un abismo entre lo cotidiano y lo nuevo, una transformación intangible que puede cambiar el rumbo de su vida.

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter