Espectáculos • ENTREVISTA

"Mi obra siempre va a ser mi propia experimentación"

Luego de lanzar el disco "La mano en el fuego", el cantante español Muerdo visita la Argentina para dar una serie de shows durante todo el mes. En esta charla con Diario Publicable, habla sobre los cambios musicales en su nuevo álbum, el origen de sus canciones, la mixtura de ritmos y sus nuevos desafíos artísticos.

Delfina Haddad @delfihaddad // Martes 16 de octubre de 2018 | 17:35

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La música de Muerdo está mayormente  influenciada por ritmos brasileños y cubanos. 

Oriundo de Murcia, Paskual Kantero se define como un "cantautor mestizo". Viene triunfado en la música desde 2011 bajo el nombre artístico de Muerdo. "No tiene un sentido tan profundo como parece", dice sobre ese nombre, y agrega: "Queríamos que fuera corto y sirviera para trabajar en formato acústico con mi guitarra. Recién ahora ampliamos a formatos más grandes, de banda. No quería trabajar con mi nombre y apellido porque es algo que ya está demasiado visto". 

 

Sus canciones se caracterizan por una mezcla de sonidos provenientes principalmente de América Latina. "La mano en el fuego" es el más reciente de sus cuatro discos y el primero con producción del sello Warner Music. Antes trabajó con artistas como el cantante de rock español Carlos Tarque, y Lola Membrillo, del grupo argentino Perotá Chingó.

 

Muerdo ya hizo giras por España, Colombia, México y Chile, y desde comienzos de octubre está en la Argentina. Dio shows en Tandil y Mar del Plata, y durante esta semana se presentará en Córdoba, Rosario y La Plata. El cierre será el próximo domingo a las 20 en el Niceto Club de Palermo.

 

-Sos europeo pero tus canciones tienen sonidos latinos. ¿De dónde surge ese interés? ¿Hay algún país que te haya influenciado?
-Desde pequeño escuché mucha música latina por mis padres, que eran muy fanáticos de Los Panchos, Antonio Machín, Eydie Gormé y Atahualpa Yupanqui. Esas sonoridades fueron quedando en mi inconsciente, en mi bagaje musical personal. Ir a La Habana me marcó muchísimo porque fue la primera vez que salí de España por un proyecto musical. Fue conocer una cultura totalmente diferente. En mis canciones hay una sonoridad cubana que ya estaba en mí desde antes de esa primera visita. Me llamaban mucho la atención los sonidos latinos, y obviamente esa atención se fue acrecentando con las visitas a Cuba. 

 

 -Teniendo en cuenta que todavía no visitaste Brasil, ¿alguna vez pensaste en incorporar el Bossa Nova a tus canciones?

-En el primer disco, "Flores entre el acero", hay una especie de Bossa Nova no ortodoxo. La música de Cuba y de Brasil forman parte de mis grandes influencias. El uso de séptimas en las armonías es algo muy brasileño y muy cubano, al igual que el arpegio. Son dos músicas que, a su vez, tienen mucho que ver entre sí. Me encantaría ir a Brasil, íbamos a ir en el marco de la gira de este año pero no fue posible porque la barrera del idioma se siente un poco.

 

-En este nuevo disco se nota una influencia más pop en el sonido...

-Si, así es. Sobre todo en "La mano en el fuego" y "No me sigas", que son bastante más pop de lo habitual. Pero creo que el resto del disco mantiene la línea que veníamos trabajando con "Viento sur", ritmos como chacarera o reggae. La verdad es que tenemos la mente muy abierta. Tratamos de despojarnos de prejuicios y de arriesgar un poco más en cada disco, incorporando cosas nuevas. Yo soy totalmente antiprejuicios, me gusta vivir la música de manera libre, sin que nadie me diga lo que tengo que hacer.

 

-¿Todas las letras nacen de experiencias personales?

-Sí, las letras son puramente personales, sobre todo en este último disco. Los anteriores quizá sean un poco más sociales o hablen más de generalidades u opiniones sobre el mundo, pero este disco es muy personal. Es muy de mi interior, de mis relaciones personales y experiencias. Creo que también porque las canciones las escribo para mí, son un poco mi manera de aclarar ideas o sanar alguna herida. Tengo la necesidad de parar el ritmo al final de cada gira. Mi momento de calma, de ordenar las ideas, es cuando agarro la guitarra y me pongo a componer. Ahí aflora lo que estoy pasando y narro ese proceso en las canciones. Es como mi psicoanálisis.

 

 

-En la canción "La mano en el fuego" decís "caí para crecer". ¿Eso también responde a una experiencia personal?
-Esa canción narra una época oscura de la personalidad de uno mismo o de la vida misma. Muchas veces tratamos de mostrar la canción como lo más luminoso, lo más bonito y agradable, y nos olvidamos de hacernos humanos. A mí no me gusta que la gente me vea como un Mesías que trae la posta sobre cómo vivir, porque no tengo idea de cómo hay que hacerlo. Soy el primero que comete errores y que cuando llega a casa se siente mal, pero es verdad que sé extraer un aprendizaje de todas esas experiencias. La canción habla de que no está prohibido caer. Al contrario, está muy bien caer, al igual que está bien poder extraer un aprendizaje de esa caída, y utilizarlo para crecer.

 

-En una entrevista dijiste que no te gusta escuchar tus canciones después del lanzamiento de cada disco. ¿Por qué?

-Porque cuando sale un disco, ya llevo un año o más con esas canciones. En el proceso de mezcla y masterización tenés que escucharlas muchísimas veces y vas perdiendo la objetividad y la frescura en el oído. Cuando sale el disco, lo escucho en distintos dispositivos por curiosidad, a ver cómo suena en un auto o en otro equipo, y después no lo escucho más porque no me aporta nada. A lo mejor, si ahora escuchara alguna canción del primer disco, probablemente me daría vergüenza.

 

-¿Qué es lo que viene de aquí en adelante?
-Se viene un sonido un poco más actual, la incorporación de electrónica. Me interesa el género porque vivo en este siglo y todavía puedo decir que tengo menos de 30 años (risas). Además, me gusta experimentar con sonidos más actuales. Me interesan esas mezclas. Calle 13 es un paradigma de esa mezcla entre lo actual, lo sintético y lo electrónico, con el folclore. Me gusta también el DJ argentino Chancha Vía Circuito, que es capaz de mezclar esos ritmos. Además, ya hice cuatro discos orgánicos, con instrumentos reales y una banda, y ahora quiero llegar a un sonido que mezcle lo orgánico con lo actual. Esta elección no tiene que ver con querer atraer otro tipo de público, porque me parece tan importante la obra que voy a dejar cuando me muera que no puedo hacerla en función de los oyentes. Mi obra siempre va a ser mi propia experimentación.

 

PARA ANOTAR EN LA AGENDA

* Jueves 18 a las 21.30 en El vecindario (Av. Marcelo T. De Alvear 835, Córdoba)

 

*Viernes 19 a las 21 en Distrito Siete (Av. Ovidio Lagos 790, Rosario)

 

*Sábado 20 a las 21 en Teatro Bar (Calle 43 N° 632, entre 7 y 8, La Plata)

 

*Domingo 21 a las 20 en Niceto Club (Niceto Vega 5510, Capital Federal)

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter